Últimas noticias

Esparza (UPN) acusa a Aramburu de “jugar a la política” con el Convenio Económico

El presidente de UPN, Javier Esparza, ha alertado de la “irresponsabilidad” del Gobierno de Navarra por intentar “cuadrar” los presupuestos de 2016 con un recorte “unilateral” de su aportación al Estado, un gesto que además le resta credibilidad a la hora de negociar el nuevo Convenio Económico

En un desayuno con la prensa, convocado para analizar los retos de la formación regionalista y de Navarra para el año 2017, Esparza ha incidido en las consecuencias que puede tener el hecho de que “un técnico” como el consejero foral de Hacienda, Mikel Aranburu, “se haya puesto a jugar a la política”.

Se refería así a la decisión del Gobierno de recortar el abono del últimos de los cuatro pagos anuales de Navarra al Estado, ya que mientras los tres primeros han sido de 153 millones de euros (que hubieran sumado con el último los 613 millones estipulados), la última aportación ha sido de sólo 60 millones, con el argumento de la negociación pendiente del Convenio con el Estado dará cifras menores que las actuales.

Al respecto, Esparza ha insistido en que eso es “faltar a la palabra” y deja a Navarra es “una posición de poca credibilidad frente al Estado en un momento trascendental” en el que necesita de esa confianza para negociar el nuevo convenio, negociación para la que UPN ha mostrado su apoyo, pero ha advertido de que “primero” debe cumplir con el actual pacto.

Sobre los motivos para el cambio de postura del Gobierno con los pagos, ha señalado que si el Ejecutivo de Barkos hubiera creído que debía pagar menos, lo hubiera hecho desde el primer trimestre de 2016, pero el recorte de 93 millones de euros lo ha hecho “el último día del año” y “de forma unilateral” porque “no cuadra el Presupuesto y le faltan cien millones de euros” para “intentar cumplir con el objetivo de déficit”.

Todo ello pese a que el Gobierno, en 2016 “ha tenido más recursos económicos, más dinero, pero no le llega para cubrir ese acuerdo programático, porque no están gestionando bien el presupuesto, porque lo hicieron mal. Y como no le llega, no paga e incumple”, dejando a Navarra en “una posición de poca credibilidad frente al Estado” en un “momento trascendental” porque debe negociar con él.

El de la negociación del Convenio con el Estado ha sido uno de los asuntos indicados por Esparza como “reto” para 2017, año en el que ha instado a la oposición a “dejar de hablar de la herencia recibida” de UPN, y a que si lo hacen “reconozcan también lo bueno”.

También este año los regionalistas pondrán el foco en vigilar la gestión en la sanidad, donde el Gobierno “no está planificando el futuro” y en la Hacienda, que “está perdiendo reconocimiento y credibilidad”, así como en la Convivencia, ha dicho tras lamentar que el nacionalismo de dos de los partidos del Ejecutivo.

La continuidad del Canal de Navarra y del Tren de Altas Prestaciones, la bajada de impuestos a los ciudadanos, el respeto del euskera “como patrimonio cultural y no como arma política”, la igualdad de oportunidades en la educación y la apuesta por el inglés, son otras de las áreas de trabajo para UPN este año.

“Vamos a trabajar para que este 2017 no sea el año en el que veamos las ikurriñas en las instituciones, no sea el año en el que veamos que el 3 de diciembre es el Día de Euskadi, no sea el año en que se continúe esa persecución que se está produciendo a modelos educativos por razones ideológicas o a empresas navarras por razones ideológicas”, ha señalado Esparza.

Tras asegurar que en el plano nacional UPN “no tiene atadura” respecto al PP en su voto a los presupuestos Generales del estado, ha señalado que las “prioridades” ya trasladadas a Mariano Rajoy para dar su apoyo son los avances en el Canal de Navarra y TAV, la devolución de los 45 millones de euros adelantados por Navarra para las obras del TAV, la renovación del convenio con el CENER y la carretera Soria-Tudela.

En cuanto al balance de 2016, lo ha tildado como “el año de la confusión política” por las disparidades entre los cuatro partidos que apoyan al Gobierno, dos con una “hoja de ruta nacionalista” que “manejan a su antojo” a los otros dos “populistas”.

El de Uxue Barkos se ha rebelado como “un Gobierno que ha generado problemas donde no los había y no ha generado soluciones a los problemas de los ciudadanos”, con un “claro acoso y derribo” al PAI y una apuesta por la Renta de Inclusión Social que “no saben a dónde nos va a llevar”.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies