Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El desplante de Ted Cruz a Trump provoca un drama en la Convención republicana

NAVARRA INFORMACIÓN/EFE

La negativa del senador Ted Cruz, el gran rival de Donald Trump en las primarias republicanas, a apoyar al magnate como candidato a la presidencia de EEUU convirtió la Convención Nacional del partido en un drama.

El desafío del senador por Texas, que provocó tensión y abucheos en el plenario del cónclave de Cleveland (Ohio), evidenció, con aires casi de tragedia teatral, la profunda división del partido ante la candidatura presidencial del polémico multimillonario.

En veinte minutos el senador de Texas Ted Cruz, el que más cerca quedó del candidato republicano a la presidencia de EEUU, Donald Trump, pasó de ser ovacionado a ser abucheado y abandonar con la cabeza agachada el plenario de la Convención Republicana de Cleveland. El desplante de Cruz deja al descubierto la fractura del Partido Republicano en la víspera de que Trump clausure este jueves el cónclave del partido, al que se dirigirá para hacer oficial que acepta la nominación como candidato a la presidencia de EE.UU.

En su intervención, Cruz se negó insistentemente a mencionar a Trump (solo le nombró al comienzo, en el segundo párrafo de su discurso, para felicitarle por la nominación) y dar así por primera vez su apoyo al candidato, lo que fue poco a poco calentando los ánimos de gran parte de los varios miles de delegados concentrados aquí.

Cruz habló de la necesidad de votar “lo que dicte la conciencia” y por candidatos que defiendan los valores de la libertad de elección y la menor injerencia del gobierno, incluso apoyó que se levante un muro con México para frenar la inmigración irregular, pero en ningún momento pidió el voto por Trump.

“Estamos luchando -decía- no sólo por un candidato particular o una campaña, sino porque cada uno de nosotros quiere poder decirle a nuestros hijos y nietos que hicimos lo mejor por su futuro y nuestro país”.

La delegación de Nueva York, estado del que es oriundo Trump, interrumpió el discurso de Cruz al grito de “¡dilo, dilo!”, pidiendo que el senador al menos concediera su derrota y brindara el nombre del magnate como opción de voto para las elecciones de noviembre.

Tal fue la tensión provocada que, según algunos testigos, la esposa de Cruz, Heidi, tuvo que abandonar escoltada el estadio del Quicken Loans, en el que se celebra la convención, tras ser increpada por delegados pro-Trump que consideraron una falta de respeto el desplante del senador.

En consecuencia, la intervención de Cruz, de origen cubano, eclipsó por completo el discurso de aceptación del gobernador de Indiana, Mike Pence, como aspirante de Trump a la vicepresidencia, en la que iban a ser su gran noche ante la Convención.

Escena teatral con Trump como testigo

Cruz, cuyos delegados intentaron una rebelión en la convención para que se permitiera votar a conciencia y en línea con la disciplina del partido, se centró en pedir el voto para las elecciones al Senado y Cámara de Representantes que se celebran a la par que las presidenciales.

Para añadir más drama a esta intriga palaciega, Trump se personó en la tribuna de invitados justo cuando Cruz comenzaba a recibir los abucheos y con semblante serio contempló el ensordecedor abucheo en el estadio a la espera de que saliera a hablar su hijo Eric.

“Levantaos, hablad y votad con vuestra conciencia, votad a candidatos (…) en los que confiáis para defender nuestra libertad y ser fieles a la Constitución”, concluyó Cruz, mientras las cámaras de televisión enfocaban a un cariacontecido Donald Trump.

El candidato republicano, Donald Trump, junto a su hija Ivanka, escucha serio el discurso de Cruz.El candidato republicano, Donald Trump, junto a su hija Ivanka, escucha serio el discurso de Cruz.

Como respuesta al desafío del senador de Texas, que mantuvo la compostura frente a una jauría de delegados ofendidos, la convención republicana se deshizo en gritos de “¡Queremos a Trump!” durante el discurso del hijo de magnate.

La respuesta del magnate neoyorquino llegó poco después, como tiene costumbre, en su cuenta de la red social Twitter. “¡Guau! Ted Cruz ha sido abucheado en el escenario, no ha honrado su juramento (de lealtad al partido). Vi el discurso dos horas antes, pero le dejamos hablar igualmente. ¡No pasa nada!”, escribió el empresario de los casinos.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies