Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El G7 apuesta por estímulos fiscales y reformas para reactivar la economía

La canciller alemana, Angela Merkel (2d); el primer ministro nipón, Shinzo Abe (c); el primer ministro británico, David Cameron (3i), el primer ministro italiano, Matteo Renzi (d), el presidente Galo, François Hollande (2i), el presidente del Consejo de la unión Europea, Donald Tusk (i), y el presidente de la Comisión de la Unión Europea, Jean-Claude Juncker (3i), antes del comienzo de una reunión celebrada en el marco de la cumbre del G7 en el hotel Shima Kanko en Shima (Japón) hoy.

Ise-Shima (Japón), 26 may (EFE).- Los líderes del G7 apostaron hoy por aplicar estímulos fiscales y reformas estructurales en función de la situación de cada país, como receta común para dejar atrás la incertidumbre económica global y volver a la senda del crecimiento.

En la primera jornada de su cumbre anual, que en esta ocasión se celebra en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón), el Grupo de los Siete acercó posturas para lanzar un mensaje unificado sobre política económica, pese a que volvieron a escenificar sus diferentes enfoques y estrategias.

Los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido coinciden en su diagnóstico de la coyuntura económica, que definen “de incertidumbre creciente” debido a factores como la ralentización de China y de otros países emergentes o la caída de los precios del petróleo.

El mandatario nipón, Shinzo Abe, fue más allá y señaló que el panorama económico actual se asemeja al escenario de crisis global que quedó tras la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, según los últimos datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre precios de productos primarios.

Ante esta situación, los líderes del G7 piden incrementar las inversiones estatales y aplicar otros estímulos fiscales “de forma flexible y en función de la capacidad y la situación de cada país, con el objetivo de estimular la demanda, explicó el portavoz de Exteriores del Gobierno nipón, Yasuhisa Kawamura.

Al mismo tiempo, el Grupo de los Siete destaca la necesidad de hacer reformas estructurales y de promover una mayor apertura de los mercados con vistas a mejorar la competitividad, dijo en rueda de prensa el portavoz.

Este enfoque supone un punto intermedio entre las posturas de Japón, Estados Unidos y Canadá, partidario de políticas comunes de estímulos fiscales e inversión pública, y las de Reino Unido y Alemania, más partidarios de la disciplina presupuestaria y de las reformas estructurales.

La postura común sigue la línea acordada por los ministros de Finanzas del G7 durante la reunión que celebraron el fin de semana pasado en Sendai, y será precisada en una declaración conjunta que los líderes tienen previsto adoptar el viernes, en la segunda y última jornada de la cumbre.

El texto, que lleva el nombre provisional de “Iniciativa económica de Ise-Shima”, incluirá puntos como la necesidad de invertir en infraestructuras, educación y el sector digital, y subrayará la importancia de impulsar los acuerdos de libre comercio, entre otras medidas, señalaron fuentes diplomáticas.

Los líderes del G7 también comenzaron a tratar hoy los principales desafíos en materia de seguridad y de política de exteriores, aunque prevén profundizar en estos temas durante la jornada del viernes.

En estas primeras reuniones, los líderes expresaron su inquietud compartida ante la situación de Crimea (Ucrania), el auge del terrorismo y el extremismo violento en Oriente Medio y los desarrollos armamentísticos de Corea del Norte.

El presidente estadounidense, Barack Obama, señaló en este sentido que el régimen que lidera Kim Jong-un “sigue siendo una amenaza a medio plazo” y una “gran preocupación” para la comunidad internacional.

“No hemos visto los progresos que querríamos ver en cuanto a esfuerzos para detener el programa nuclear norcoreano”, afirmó el mandatario estadounidense durante una comparecencia ante los medios.

Los líderes destacaron la necesidad de mantener el “imperio de la ley” en el Mar de China Meridional ante la pujanza de Pekín en la zona, y recalcaron su repulsa a las acciones unilaterales o por la fuerza que alteren el orden territorial.

Las reuniones continuarán el viernes en el exclusivo hotel situado en la isla de Kashiko donde se alojan los líderes, y concluirán a media tarde, cuando Abe y Obama partan hacia Hiroshima para la histórica visita que el presidente estadounidense realizará a esta ciudad nipona atacada con la bomba atómica en 1945. EFE

Antonio Hermosín

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies