Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los médicos recomiendan la polipíldora en diabéticos para prevenir infartos

Cinco sociedades científicas han elaborado el I Documento de consenso del uso clínico de la polipíldora -indicada para prevenir los segundos infartos-, en el que recomiendan también su uso, en prevención primaria, en determinados pacientes, especialmente en aquellos que padecen diabetes.

Esta es una de las principales novedades del documento consensuado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) y Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

La guía, presentada en la II Reunión de Expertos en Enfermedad Cardiovascular, celebrada en Madrid, cuando se cumple un año de la llegada de la polipíldora a España, tiene como objetivo protacolizar el uso de esta opción terapéutica que, en una sola cápsula, incluye tres fármacos recomendados para prevenir segundos infartos.

“Está claro que, a nivel de prevención secundaria de la cardiopatía isquémica, la polipíldora está totalmente refrendada por las guías, pero en el nuevo documento de consenso también se recomienda su uso en pacientes en prevención secundaria del ictus aterotrombótico y de la arteriopatía periférica”, según el doctor José Ramón González-Juanatey, ex presidente de la SEC.

Pero lo “más novedoso” es la recomendación en prevención primaria, “en aquellos casos con hipertensión de alto riesgo vascular, en pacientes con enfermedad aterosclerótica subclínica, con cierto grado de insuficiencia renal, y, especialmente en pacientes con diabetes”, explica este cardiólogo.

El fármaco, desarrollado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en colaboración con la empresa farmacéutica Ferrer, se comercializa en España con el nombre de Trinomia.

Incluye tres protectores vasculares: un antiagregante plaquetario para evitar la formación de trombo (ácido acetilsalicílico), una estatina para controlar los niveles de colesterol y para estabilizar la placa de ateroma (atorvastatina) y un inhibidor de la ECA, antihipertensivo que evita el remodelado del corazón que se produce tras un infarto (ramipril).

Aunque un paciente tratado óptimamente con esa triple terapia puede reducir su riesgo “considerablemente”, lo cierto es que solo la mitad de ellos cumple correctamente el tratamiento, señala el doctor González-Juanatey.

Y eso a pesar de que sufrir un infarto multiplica hasta 10 veces el riesgo de muerte, nuevo infarto o insuficiencia cardíaca respecto a la población que no ha padecido ningún evento cardiovascular.

La polipíldora, al ofrecer tres fármacos en una sola cápsula “resulta de mucha ayuda para los pacientes, sobre todo en malos cumplidores terapéuticos, y también para los médicos, como estrategia que simplifica la prescripción”, precisa este cardiólogo. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies