Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Tal día como hoy…. Fin de la Guerra de Secesión

Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy, el 9 de abril de 1865, el general en jefe del ejército confederado Robert E. Lee, rendía su ejército en Appomattox, en el estado de Virginia,  ante el general del ejército nordista Ulysses S. Grant, poniendo así fin a la guerra civil estadounidense, llamada por todos la Guerra de Secesión.

La guerra civil estadounidense transcurrió entre 1861 y 1865. Los dos bandos enfrentados fueron las fuerzas de los estados del Norte, la Unión,  contra los recién formados estados confederados de américa, integrados por once estados del sur que proclamaron su independencia.

Fue una lucha entre dos modos de vida y economía totalmente distintos: Los Estados del Norte tenían una economía diversificada (agricultura, ganadería, industria y comercio), con preferencia por la mano de obra europea y por las formas democráticas y burguesas; los Estados del Sur, en cambio, poseían una economía basada en la agricultura (cultivo del algodón, la caña de azúcar y el tabaco), una mano de obra formada por esclavos negros y una inclinación a las formas aristocráticas.

Por otra parte, mientras los 15 Estados del Sur, con una población de 10 000 000 de habitantes, de los cuales alrededor de 3 500 000 eran negros, se declararon esclavistas, es decir, defensores de la esclavitud porque convenía así a sus intereses; los 18 Estados del Norte, con una población de 20 000 000 de habitantes se pronunciaron por la abolición de la esclavitud, eran Abolicionistas o Antiesclavistas.

Tal profunda rivalidad surgida entre ambas regiones llegó a su punto culminante en 1860. En este año fue elegido presidente Abraham Lincoln, de ideas anti-esclavistas, que fue llevado por un nuevo partido nacional formado, justamente, por los propios abolicionistas, denominado el Republicano.

Esta elección, que fue considerada por los esclavistas como una declaratoria de guerra, dada su posición abolicionista, determinó la separación del Estado de Carolina del Sur de los demás Estados de la Unión. Retiró sus representantes del Congreso y se adueñó de los arsenales, aduanas, edificios, y demás bienes del gobierno federal. Otros once estados siguieron su ejemplo. Con capital en Richmond (Virginia), y elegido presidente Jefferson Davis,  iniciaron la guerra, al bombardear el fuerte Summer, que defendía el puerto de Charleston (1861).

La cruenta guerra duró cuatro años;  más de dos mil combates, y alrededor de 1 500 000 de muertos. Su costo ascendió a 3 000 000 000 de dólares. La energía de Lincoln, la acción de sus generales Grant y Sherman y el creciente poderío de sus fuerzas aseguraron el triunfo de los nordistas, que culminó con la disolución de la Confederación del Sur y el reingreso de los Estados secesionistas a la Unión (1865). En esos mismos días Lincoln, que acababa de ser reelecto presidente, y que se prestaba a iniciar una obra de reconciliación y reconstrucción nacional, fue asesinado por un exaltado esclavista, quien selló, así, trágicamente esa querella.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies