Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Las mujeres felices no viven más

Las mujeres felices no viven más

La felicidad o la ausencia de esta no tienen ningún efecto directo sobre las tasas de mortalidad

Así lo demuestra un estudio realizado con 700.000 mujeres de Reino Unido

Podemos vivir una vida feliz o llena de desdichas, pero esos dos factores no influyen en nuestra mortalidad. Así lo afirma una nueva investigación, liderada por expertos de la Universidad de New South Wales (Australia), que revoca la relación entre estrés, infelicidad y mala salud. Los resultados del estudio se publican en la revista The Lancet.

Sin embargo, este trabajo, que ha contado con la participación de 700.000 mujeres de Reino Unido desde 1996 a 2001, sostiene que una mala salud puede causar cierta desdicha, y de ahí que la infelicidad se asocie con una mayor mortalidad.

Para Bette Liu, investigadora principal de la institución australiana, “la enfermedad te hace infeliz, pero la infelicidad por sí sola no te hace mal. Es decir, no se observó un efecto directo de este estado o del estrés sobre la mortalidad, incluso en un estudio de una década a tantas mujeres”.

Tres años después de unirse al estudio, a las mujeres participantes se les envió un cuestionario para que valoraran su estado de salud, felicidad y estrés. Cinco de cada seis mujeres indicaron que eran generalmente felices, pero una de cada seis afirmó que era infeliz.

Al igual que en otros trabajos, la infelicidad se asoció con tabaquismo, falta de ejercicio, diversas privaciones y no vivir con un compañero. No obstante, las relaciones más fuertes fueron en las mujeres que ya se encontraban en mal estado de salud, las cuales tendieron a decir que eran infelices y estaban estresadas.

Sin embargo, después de tener en cuenta problemas de salud anteriores, tabaquismo y otros factores socioeconómicos y de estilo de vida, los científicos encontraron que la infelicidad en sí ya no se asociaba con un aumento de la mortalidad. Dicho de otra forma, que la tasa global de mortalidad entre las que estaban descontentas era la misma que entre las que estaban generalmente satisfechas.

Según los autores, “el estudio es tan grande que se descarta que la infelicidad sea una causa directa de cualquier aumento sustancial en la mortalidad general en las mujeres”. Los resultados son válidos tanto para la mortalidad general, como para la mortalidad por cáncer y enfermedades del corazón.

Por su parte, Richard Peto, investigador de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y otro de los autores del trabajo, subraya que aunque muchos todavía creen que el estrés o infelicidad puede causar directamente la enfermedad, simplemente están confundiendo la causa con el efecto.

“Sí, se puede tener una vida larga y feliz o una vida larga e infeliz; yo desde luego prefiero la primera”, explica a Sinc Peto. Informes anteriores que asociaban la reducción de la mortalidad con la felicidad o con otras medidas de bienestar no habían permitido adecuadamente valorar el fuerte efecto de una mala salud en la infelicidad y el estrés y no excluían estos sesgos por causalidad inversa.

“Por supuesto que las personas que están enfermas tienden a ser más infelices que los que están bien, pero el estudio realizado en Reino Unido muestra que la felicidad y la infelicidad no tienen ningún efecto directo sobre las tasas de mortalidad”, concluye Peto.

(Fuente: SINC)

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies