Últimas noticias

Uno de cada cuatro conductores imputados en julio por alcoholemia había sufrido un accidente

La Policía Foral imputó el mes pasado a 55 personas como presuntas autoras de delitos contra la seguridad vial

La Policía Foral imputó el pasado mes de julio a 55 conductores como presuntos autores de delitos contra la seguridad vial, de los que la mitad (29) lo fueron por superar la tasa de alcohol permitida.

Cabe destacar que uno de cada cuatro de estos últimos conductores había sufrido justo antes un accidente de tráfico. De hecho, uno de ellos, que quintuplicó la tasa de alcoholemia, fue trasladado como herido grave al Complejo Hospitalario de Navarra tras verse implicado en un siniestro acaecido en la Autopista de Navarra (AP-15), en las inmediaciones de Marcilla.

Además del mencionado conductor, que quintuplicó la tasa, de los otros 28 que fueron imputados por alcoholemia, cuatro cuadruplicaron el límite establecido y 16 lo triplicaron.

Del resto de conductores imputados por la Policía Foral durante el mes de julio, diez no habían obtenido nunca el permiso, nueve habían perdido todos los puntos del carné, tres conducían de forma temeraria, dos fueron considerados cooperadores necesarios para que otra persona cometiera un delito vial, uno no quiso realizar la prueba de alcoholemia y el último conducía con síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Actuaciones destacables

Como se ha indicado, uno de los conductores imputados quintuplicó la tasa de alcoholemia tras verse involucrado en un accidente en la Autopista de Navarra (AP-15), a la altura de Marcilla, el pasado 1 de julio. Este varón, de 30 años y vecino de Buñuel, también fue imputado por conducción temeraria.

El accidente consistió en una colisión frontal entre dos vehículos. Los dos ocupantes de uno de ellos resultaron heridos leves y fueron trasladados al Hospital Reina Sofía de Tudela, y el único ocupante del otro vehículo, que era el conductor posteriormente imputado, sufrió heridas de pronóstico grave y fue evacuado al Complejo Hospitalario de Navarra.

Según la investigación policial, el conductor de este último vehículo se incorporó a la autopista, en dirección contraria, por un ramal por el que circulaba el otro vehículo siniestrado. Además, el primer vehículo se había visto implicado en otro accidente, ocurrido 200 metros antes.

Un camionero búlgaro “mucho borracho”

Otra de las actuaciones destacables es la detención el 6 de julio en Cordovilla (Galar) de un camionero, de 33 años y vecino de Bulgaria, por presentar síntomas evidentes de estar influenciado por bebidas alcohólicas y no querer realizar la prueba de detección.

La Policía Foral fue alertada por los trabajadores de un local de Cordovilla debido al estado de excitación en el que se encontraba un cliente. Cuando los agentes llegaron al lugar, vieron a esta persona montada en un camión, en el asiento del conductor, y con el motor en marcha.

Los policías instaron al camionero a que bajara del vehículo y le recomendaron que pasara la noche durmiendo en el camión antes de ponerse de nuevo al volante. El conductor, se negó expresándoles que “no, dos rotondas y Zaragoza” y afirmó estar “mucho borracho”. Los agentes intentaron realizarle en varias ocasiones las pruebas de etilometría, pero el conductor se negó y fue detenido por este motivo.

Detenido en Lodosa

Finalmente, la Policía Foral detuvo en Lodosa a un vecino de Mendavia, de 21 años, como presunto autor de tres delitos: conducción temeraria; circular sin haber obtenido nunca el permiso; y resistencia, desobediencia y atentado contra agente de la autoridad. Además, fue denunciado administrativo por dar positivo en la prueba de drogas.

Los hechos ocurrieron el 30 de julio, cuando una patrulla de la Policía Foral dio el alto a un vehículo que circulaba por Lodosa a gran velocidad y de forma irregular. El conductor hizo caso omiso a las señales policiales y huyó poniendo en riesgo la integridad física de varios viandantes y obligando a un par de vehículos a retirarse para evitar un accidente, uno de ellos tuvo que subirse a una acera para no colisionar.

Una vez detenido, el conductor del vehículo fugado presentó resistencia a los agentes y agredió a uno de ellos. Más tarde manifestó que no había hecho caso al alto policial porque nunca había obtenido el permiso policial.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies