Últimas noticias

Francia condena a cárcel a los etarras de logística Garitagoitia, Borrero y Plaza

a justicia francesa condenó hoy a tres etarras de logística, al imponer 15 años de cárcel a Iurgi Garitagoitia, 13 a Asier Borrero y 12 a Itziar Plaza, los dos primeros por herir a un gendarme en junio de 2009, un mes antes de su arresto, y la tercera como responsable de los zulos de la banda.

Los tres tienen causas pendientes con la justicia española por su implicación en comandos de la organización terrorista a mediados de los años 2000, y el Tribunal de lo Criminal de París incluyó en su sentencia la expulsión definitiva de Francia al término de sus respectivas condenas, lo que conlleva su entrega a España.

Los jueces consideraron a Garitagoitia Salegui (32 años) y Borrero Toribio (31 años), ambos naturales de la ciudad vizcaína de Baracaldo, culpables del principal cargo por el que estaban encausados: tentativa de homicidio voluntario sobre un agente de la autoridad con la agravante de terrorismo.

Los dos iban en un coche robado el 8 de junio de 2009 por una carretera de un área rural del departamento de Lozère (sur de Francia) cuando dispararon contra un vehículo de la Gendarmería que se puso a perseguirlos e hirieron de bala en la mano a uno de los dos agentes que lo ocupaban, el ayudante jefe Robin Champetier.

Según la acusación, fue Garitagoitia el que abrió fuego contra los gendarmes, los dos tiros impactaron en el parabrisas y uno de ellos alcanzó a Champetier.

Esa es la razón de que la pena sea más fuerte para Garitagoitia que para Borrero, quien, de acuerdo con el relato de la instrucción, iba al volante y dio un frenazo al coche para que su compañero apuntara con mayor precisión.

La Fiscalía, de hecho, se mostró convencida de que los tiros iban destinados a matar.

Cuando fueron detenidos el 4 de julio de 2009 en una carretera entre Pau y Tarbes (suroeste de Francia), Borrero era quien llevaba en la cintura la pistola utilizada en esa acción y, al igual que las que estaban en posesión de los otros dos componentes de la célula, procedía de un robo cometido por ETA en octubre de 2006 en la empresa Sidam, al sureste del país.

En el momento del arresto también se les requisó -en particular a Itziar Plaza- abundante documentación interna referida a los zulos de la banda, algunos de los cuales pudieron ser así localizados en los meses siguientes.

Junto a uno de ellos situado en la localidad de Chadrat, en el departamento de Puy de Dôme (centro de Francia), y que estaba vigilado por la Guardia Civil, fueron capturados el 9 de enero de 2010 los etarras Eider Uruburu e Iñaki Iribarren.

Otro, que figuraba en los ficheros de la banda identificado como «Palestina», fue hallado el pasado mes de diciembre en el departamento de Tarn y en su interior todavía había una pistola, munición y polvo de aluminio para la fabricación de explosivos, así como material para falsificar documentos y soportes informáticos.

En este proceso judicial abierto el 26 de mayo quedó demostrado que Garitagoitia, Borrero y sobre todo Plaza -en tanto que jefa del trío y con un largo periodo de clandestinidad de cinco años y medio- estuvieron en estrecho contacto con otros miembros del aparato militar.

Entre ellos, con los sucesivos jefes de esa estructura, Garikoitz Aspiazu Rubina, «Txeroki»; Mikel Carrera Sarobe, «Ata», y Aitzol Iriondo, «Gurbitz».

La justicia francesa ya había sentenciado en dos ocasiones a Itziar Plaza por su pertenencia a ese aparato militar, la primera a 12 años en 2013 y la segunda a 18 meses hace tres semanas.

El tribunal decidió hoy la fusión de las tres penas, lo que significa que su periodo de cumplimiento entre rejas queda fijado en 12 años.

Garitagoitia también había recibido una condena anterior, a un año de cárcel, por haber intentado fugarse -cuando estaba detenido- durante un traslado de la prisión a un hospital en julio de 2013.

Este etarra, justo antes de que el tribunal se retirara hoy a deliberar, leyó una declaración común en la que los encausados instaron a la justicia francesa a que «se adapte a la nueva situación» generada tras el abandono de la lucha armada anunciado por ETA.

Durante el juicio, ninguno de los tres respondió a las preguntas de los magistrados, al igual que en la fase de instrucción, siguiendo las consignas de la banda.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies