Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Condenado a tres meses de cárcel por abofetear a su hijo

Condenado a tres meses de cárcel por abofetear a su hijo

bofetada a hijo

Aunque el menor se arrepintió de presentar la denuncia, el juez también ha impuesto al progenitor una orden de alejamiento de seis meses

El menor, de 13 años, llevaba varios días llegando tarde a casa hasta que una noche su padre, nervioso, le dió una bofetada. Ahora nos preguntamos si tres meses de carcel y orden de alejamiento es una pena exagerada. Nuestro código penal dice que dar una bofetada constituye un delito de violencia doméstica castigado con una pena de 3 meses a un año de prisión.

Abofetear a un hijo es maltrato de menores. En este caso lo que ha hecho el tribunal es simplemente ajustarse a la ley. Pero a los propios jueces este castigo les parece excesivo. Y no sólo eso, además de la cárcel el juez le ha impuesto al padre una orden de alejamiento de seis meses. Medio año en el que padre e hijo no pueden tener contacto.

La sección segunda de la Audiencia de Alicante ha ratificado la condena de tres meses de prisión por un delito de maltrato en el ámbito familiar impuesta a un hombre que abofeteó a su hijo de 13 años porque había llegado a casa de madrugada, dos horas más tarde de lo que le había dicho.

Los hechos ocurrieron el 21 de junio de 2014, cuando el menor se presentó en su domicilio de la localidad alicantina de Aspe entre las 21 y las 22 horas y pidió dinero a su progenitor y a su abuelo para irse a cenar con unos amigos.

Ambos le pidieron que no volviera tarde, no más de la medianoche, ya que al parecer llevaba varios días llegando a casa a la una o las dos de la madrugada. El adolescente ignoró las indicaciones de sus parientes y regresó a la 1.30 horas, momento en que su padre, muy nervioso, «bajó las escaleras y en el rellano del edificio le golpeó en la cara», según se recoge en la sentencia hecha pública ayer por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

¿Es si esto es lo mejor para el menor? 6 de cada 10 adultos opinan que una bofetada a tiempo evita males mayores en el futuro. Los psicologos opinan que la bofetada no sirve de nada. Cada vez más menores denuncian a sus padres, y cada vez más padres denuncian a sus hijos. En este caso, sabemos que el menor se arrepintió de denunciar a su padre, pero esto no evita que se tenga que cumplir la sentencia.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies