Últimas noticias

Condenadas dos menores por acosar a otra que se suicidó en Gijón en 2013

Condenadas dos menores por acosar a otra que se suicidó en Gijón en 2013

carla-se-suicido-tras-denunciar-acoso-escolar_MDSVID20140326_0025_10

Las adolescentes han reconocido los hechos y han sido sentenciadas por delito contra la integridad moral a cuatro meses de tareas socioeducativas

Carla Díaz Magnien se tiró por un acantilado en 2013, con 14 años.

El Juzgado de Menores de Oviedo ha condenado a dos adolescentes como autoras de un delito contra la integridad moral (acoso escolar) a Carla Díaz Magniem, la niña que se suicidó en Gijón en abril de 2013 cuando tenía 14 años.

Las dos adolescentes culpables, que hoy tienen 15 y 16 años y eran compañeras de la víctima en el colegio Santo Ángel de la Guarda, han firmado el reconocimiento de los hechos y deberán realizar las tareas socioeducativas dispuestas por el juez.

La Fiscalía de Menores del Principado de Asturias decidió imputar en septiembre a las dos adolescentes, “después de las investigaciones para intentar acreditar quiénes de sus compañeras de clase pudieron haber participado en los hechos”. Aunque la representación letrada de la madre de la fallecida pedía inculpar a cuatro menores, el fiscal consideró que una de ellas era inimputable por tener menos de 14 años y la otra habría participado de “forma aislada en los hechos”.

Acantilados en GijonCarla era alumna de 2º de la ESO en el colegio Santo Ángel de la Guarda. El 11 abril de 2013, salió de su casa en dirección contraria a la escuela, cruzó la bahía y se lanzó desde el acantilado de La Providencia.

“La llamaban bizca, bollera, le echaban agua del water por encima. Le hacían rimas: ‘Topacio, un ojo para aquí y otro para el espacio’. Iban a pegarla. Hasta que no pudo más”, ha contado su madre, Montserrat Magnien. La niña se ocultaba los cortes que se hacía en las muñecas con pulseras. “Sabía que pasaba algo, pero no sabía el qué”, relataba entonces Montserrat Magnien. “Luego supe lo que fueron aquellos dos años para ella: la insultaban, le hacían daño, la perseguían, vi un vídeo en el que aparecen unas crías riéndose diciendo que le pegaban porque les salía de los cojones”.

Aunque en un primer momento el caso se archivó, la abogada Leticia de la Hoz logró su reapertura. “Puede parecer una condena simbólica pero no es así. Se está reconociendo el caso y las menores han admitido los hechos”, explica De la Hoz. Dado que en España no existe un delito referido al acoso escolar como tal, los hechos son constitutivos de un ilícito contra la integridad moral, recogido en el artículo 173.1 del Código Penal.

La Fiscalía Superior del Principado de Asturias, en un comunicado que emitió poco después de que se conociera la sentencia, ha detallado que las menores condenadas “asumieron los hechos” y “aceptaron la realización de tareas socioeducativas durante cuatro meses orientadas a mejorar la empatía, el control de impulsos y la asunción de las consecuencias de sus actos”. El escrito, suscrito por todas las partes, señala que que Carla “comenzó a tener problemas con los compañeros de clase” a finales de 2012.

“Cuando estaban ociosas o por simple diversión se dirigían a Carla para meterse con ella, llamándola bollera o virola;en al menos dos ocasiones en febrero de 2013 la siguieron hasta el baño, obligándola una vez a encerrarse en el retrete para esconderse de ellas y le arrojaron agua por encima de la puerta”, se lee en el comunicado.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies