Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Imputado el conductor del autobús siniestrado por presuntos delitos de homicidio, lesiones e imprudencia

Imputado el conductor del autobús siniestrado por presuntos delitos de homicidio, lesiones e imprudencia
La grúa retira el autobús. (Foto: Reuters).
La grúa retira el autobús. (Foto: Reuters).

Los primeros indicios recogidos por los investigadores de la Guardia Civil de Tráfico apuntan a que el conductor del autobús siniestrado a las 23:20 de la noche del sábado en Cieza (Murcia), suceso en el que catorce personas perdieron la vida, se produjo por un exceso de velocidad. No obstante, aún no se puede descartar que esa circunstancia se debiera a un fallo mecánico, en concreto de los frenos, versión ésta que sostuvo el profesional ante los agentes. Además, esta hipótesis podría verse corroborada por el hecho de que segundos antes del accidente gritara a su compañero que no podía frenar, tal como aseguran algunos testigos.

Si fallaron o no los frenos del autobús será algo que acabarán por determinar los expertos que sometan al vehículo a las pertinentes pruebas periciales. Pero los primeros datos arrojados por la investigación apuntaban ayer a un supuesto exceso de velocidad que, ligado a una hipotética distracción, habría desembocado en una pérdida de control del vehículo por parte del chófer, quien ya no pudo impedir que el autocar destrozara el quitamiedos y se precipitara por un desnivel de unos veinte metros, dando varias vueltas de campana.

Según esa teoría, que deberá ser confirmada o desmentida por los datos que vayan surgiendo conforme avance la investigación, el autobús regresaba a Bullas desde Madrid, llevando en sus asientos a medio centenar de vecinos que habían participado en una excursión al Cerro de los Ángeles. Allí había se había recordado a la mística María Maravillas de Jesús, quien estuvo estrechamente vinculada a la localidad de Bullas, pues solía pasar largas temporadas en la zona de Carrascalejo junto a sus abuelos.

La expedición, compuesta por un centenar de fieles repartidos en dos autobuses de la compañía J. Ruiz de Calasparra, emprendió el camino de retorno ya bien avanzada la tarde, y poco antes de la once y media de la noche habían entrado en la Región de Murcia. Estaba previsto que para poco después de la medianoche estuvieran entrando en sus casas.

Sin embargo, la tragedia se desató cuando apenas faltaban 60 kilómetros para alcanzar el punto de destino. Los conductores de los dos autocares abandonaron la autovía A-30 y tomaron la salida de Calasparra, con la intención de coger la carretera RM-730 que habría de llevarles hasta Bullas. Pero uno de los vehículos no pudo trazar la curva, saltó sobre el quitamiedos y fue a precipitarse por un barranco, dando vueltas de campana hasta detenerse sobre uno de sus costados en una especie de explanada.

El padre de una de las mujeres que viajaban en el autobús y que resultaron heridas explicó un par de horas después que su hija, con la que había logrado intercambiar unas palabras antes de ser trasladada a un hospital, le había asegurado que escuchó al chófer gritar: «¡Los frenos no me responden!». Al parecer, su grito desesperado habría ido dirigido a su compañero de viaje, otro conductor profesional con el que se había ido relevando durante el trayecto, en concreto en La Roda.

Sin huellas de frenado

La hipótesis de un posible fallo en el sistema de frenado se veía reforzada por la ausencia de huellas de neumático en la calzada, ya que el autobús se precipitó contra el quitamiedos, ya en vía libre hacia el barranco, sin dejar rastro de su paso sobre el asfalto.

Con todo, y pese a ello, los especialistas de la Guardia Civil de Tráfico, que ya en esas primeras horas comenzaron a analizar el escenario de la tragedia, llegaron a la conclusión preliminar de que el vehículo habría salido a excesiva velocidad de la autovía, en concreto a unos 90 kilómetros por hora, lo que explicaría que el conductor hubiera hecho «un recto» para acabar cayendo por el desnivel.

En esa misma línea apuntó ayer el delegado del Gobierno en la Región, Joaquín Bascuñana, quien a su llegada a Bullas explicó a los periodistas que el exceso de velocidad era la causa más probable barajada por los investigadores. Igualmente reseñó que, por esa razón, el conductor había sido imputado por homicidio imprudente -serían hasta el momento catorce los supuestos delitos que se le atribuirían- y lesiones, a razón de un delito por cada uno de los viajeros que sufrieron heridas.

Tras el accidente, el conductor fue sometido a distintas pruebas que demostraron que no había bebido alcohol ni consumido ningún tipo de sustancia estupefaciente. Ayer por la tarde abandonó el hospital y quedó detenido y hoy está previsto que preste declaración ante el juez.

Las diligencias judiciales están siendo coordinadas por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Cieza, que se encontraba en funciones de guardia cuando se produjo el accidente, poco antes de la medianoche del sábado.

Ya en ese mismo momento se trasladó hasta el escenario de la tragedia, acompañada de la secretaria judicial y del forense de guardia, para supervisar el levantamiento de los cadáveres -los de los diez pasajeros que fallecieron en el acto- y empezar a dirigir la investigación. También supervisó las labores de inspección técnico-policial realizadas por el equipo de Policía Científica, así como el inicio de los trabajos de identificación de fallecidos de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Murcia.

Pasó la ITV el viernes

A primeras horas de la tarde de ayer el autocar fue retirado del lugar del siniestro. Se trata de un vehículo Irizar PB modelo DVL, que está dotado con barra antivuelco y un sistema de frenado ABS/ASR. El autobús fue fabricado hace diez años, según explicó a ABC el propietario, que afirmó además que el pasado viernes fue sometido a la ITV para garantizar que pudiera realizar el viaje en perfectas condiciones de seguridad. No obstante, esta persona, que como es lógico estaba muy afectada por lo sucedido, no quiso hacer más comentarios en relación con la tragedia.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies