Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los gitanos protestarán ante la RAE por definirles como estafadores en la nueva edición del diccionario

Los gitanos protestarán ante la RAE por definirles como estafadores en la nueva edición del diccionario
Definición de gitano en la RAE digital.
Definición de gitano en la RAE digital.

La Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad ha convocado una manifestación el próximo 7 de noviembre frente a la sede de la Real Academia Española en Madrid para protestar por que la última publicación de la edición 2014 les llame «estafadores». Es la cuarta acepción de la definición de gitano: «Que se sirve de engaños y artificios para defraudar a una persona en algún asunto. Que intenta engañar a alguien con astucias y mentiras».

A juicio de esta etnia, se trata de un término «obsoleto» que no hace más que alimentar «una serie de prejuicios y estereotipos que ya existen sobre nuestro pueblo».

Los gitanos españoles están en pie de guerra. ¿El motivo? Que en la última edición del ‘Diccionario de la lengua española’ elaborado por la Real Academia Española (RAE), en la quinta acepción de la palabra ‘gitano’, aparece la palabra ‘trapacero’. Y según la propia RAE, un trapacero es una persona ‘que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto’ y claro, los gitanos han montado en cólera ante semejante definición. “La RAE, con su nuevo Diccionario, ha dado una inyección de ánimo y vitalidad a todos los racistas de este país que ahora, como mal menor, seguirán llamándonos trapaceros”, asegura Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de Unión Romaní.

Resulta curiosa la ‘queja’ de este colectivo si tenemos en cuenta que más de medio millar de expertos y miembros de las 22 instituciones en España, América y Filipinas han participado en la 23ª edición, que duplica el número de palabras utilizadas desde aquel primer diccionario de 1780. El Diccionario, que vio la luz la semana pasada, se presenta en un solo volumen de 2.376 páginas de papel semibiblia y se venderá al precio de 99 euros.

La asociación recuerda que, en palabras de su director (José Manuel Blecua), el diccionario no debe ser políticamente correcto, «lo que nos lleva a pensar -dice el colectivo- que a los/las componentes de la RAE les gusta esta definición, ya que están de acuerdo en legitimarla aunque sea de manera lingüística» contribuyendo así a reproducir de nuevo los mecanismos de «manipulación, segregación y marginación de todo un pueblo y su cultura».

No es la primera vez que los gitanos piden a los académicos que revisen esta definición y rectifiquen. Tras solicitarlo en marzo de 2012 la Unión Romaní, la RAE se comprometió a revisar esta acepción, aunque ya advertía de que todas las decisiones que se adopten con el diccionario de la lengua tienen que ser consensuadas con las Academias hispanoamericanas de la Lengua Española.

A juzgar por los dos años que han pasado desde esta reivindicación y que la nueva edición ya está en la calle, todo apunta a que ha triunfado la calle y no lo políticamente correcto.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies