Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El estrés familiar multiplica en las mujeres el riesgo de sufrir hipertensión, infarto e ictus

El estrés familiar multiplica en las mujeres el riesgo de sufrir hipertensión, infarto e ictus
prismasa
prismasa

El estrés familiar ya está reconocido como factor de riesgo cardiovascular, factor que va cobrando importancia debido a su alta prevalencia entre la población actual

Según una nueva investigación, el estrés familiar multiplica el riesgo de hipertensión, infarto de miocardio e ictus en mujeres, especialmente entre las casadas, las que tienen mayor nivel de estudios y aquellas que desarrollan una carrera vocacional.

El estudio epidemiológico psicosocial MONICA, presentado en el Congreso Anual de la Sociedad Europea de Cardiología (SEC), que se celebra en Barcelona, realizó un cuestionario sobre conciencia y actitud en torno a la salud en una cohorte de población femenina en Rusia, las mujeres con estrés familiar elevado presentan 1,39 veces más riesgo de hipertensión arterial; 5,59 veces más probabilidad de infarto y 3,53 veces más riesgo de accidente cerebrovascular, en comparación con las que no sufren este trastorno.

En el estudio, que refleja un 21% de prevalencia de estrés familiar, se han analizado 870 mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 64 años –una muestra extraída del programa de la OMS “MONICA-psychosocial”–, de las que se realizó un seguimiento de 16 años en cuanto a incidencia de hipertensión, infarto de miocardio e ictus.

El profesor José Ramón González-Juanatey, presidente de la SEC, ha explicado que “el estrés familiar ya se había asociado en otros estudios previos a la enfermedad cardiovascular, y en concreto al infarto de miocardio. Se sabe que el estrés está vinculado a la hipertensión, ya que condiciona un aumento de la catecolamina, y probablemente al desarrollo de la diabetes, puesto que en el proceso intervienen un tipo de hormonas que promueven la resistencia a la insulina”.

También el estado civil es una variable influyente puesto que, como se desprende del trabajo, las mujeres casadas sometidas a estrés en sus hogares registran mayores tasas de HTA, infarto agudo de miocardio e ictus. Un incremento también asociado, en especial en lo que respecta a la hipertensión arterial, a mujeres con estudios universitarios y vocacionales, en comparación con aquellas que han recibido educación básica o las que no sufren estrés en casa.

No obstante, dado que se trata de un estudio representativo de un determinado subgrupo de población, González-Juanatey considera que “es interesante el contraste de los datos de este trabajo, que vuelve a reflejar la necesidad de manejar el estrés en la prevención cardiovascular, y resulta útil para comprender mejor los posibles mecanismos que vinculan estrés y enfermedad cardiovascular”.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies