Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Ficción y realidad se entremezclan

Hay un dilema que se plantean tanto los lectores como los amantes del cine, como los modernos “seriofilos” y es que va antes la realidad o la ficción. Para algunos la realidad va antes por ser la fuente de inspiración y el campo de observación de escritores y guionistas. Aunque a veces es la obstinada realidad lo que imita o copia la ficción. Y es que empieza a ver demasiadas afinidades, similitudes o coincidencias entre nuestro recién y flamante presidente Pedro Sánchez y su esposa Begoña Gómez con el matrimonio Underwood.

Estimado lector queda avisado que a partir de estas líneas se desvelaran las líneas principales de la conocida serie de Netflix, a la cual estaba enganchado Barack Obama, Castillo de naipes (House of Cards), la cual es una adaptación de una miniserie de la británica BBC basada en una novela de Michael Dobbs. Por una vez y sin que sirva de precedente los norteamericanos han mejorado la versión. En ella el maquiavélico, cínico y ambicioso principal personaje brillantemente interpretado por Kevin Spacey, nada más comenzar nos sorprende rompiendo la llamada cuarta pared para dirigirse al espectador haciéndonos participes de sus pretensiones políticas y juicios de valor de quienes le rodean. Frank Underwood, que es el nombre del personaje, no ve colmada sus aspiraciones políticas y se siente minusvalorado por sus compañeros del partido demócrata y desde ese momento maniobra para no sólo alcanzarlas sino además lograr la dimisión del presidente de Estados Unidos, en su favor y así llegar al famoso ala oeste de la Casa Blanca y en sucesivas temporadas, salir reelegido posteriormente contra viento y marea. ¿Esta trama no les resulta ligeramente familiar? Pero lo mejor es que su cónyuge es rubia, magníficamente interpretada por Robin Wright, además de una brillante ejecutiva que dirige una ONG para cultivar su propio ego e influencia. Deseosa de poseer un mayor protagonismo internacional decide cambiar su organización y no duda en llevar a cabo recortes y despedir a aquellos que la entorpecen en sus propósitos, compartiendo las ansias de poder y el pragmatismo sin límites de su marido. Como ven la realidad española se empieza a parecer a la ficción norteamericana. Por ello algunos esperamos con gran interés la sexta y última temporada de la serie que se anuncia para noviembre de este año.

Y es que, sin llegar a los cien días de gobierno, el señor. P. Sánchez tiene demasiados palotes en su cuenta de debe en la línea de despropósitos, agravios y desaciertos.

Empezando por el medio millón de euros de la reforma de la Moncloa, siguiendo por el aumento de un 30% de costes del Consejo de Ministros y de la colocación de numerosos asesores. Me parece que el viejo profesor socialista Tierno Galván no se refería a este tipo de “colocación” cuando dijo aquello de: “El que no esté colocado que se coloque”.

Sin olvidar que parece que ha rescatado la yenka para baile del verano con lo de “palente” y “patras” con el tema de la inmigración y según este o no con Angela Merkel.

Otro asunto que indigna al españolito medio es como habiendo empezado en junio en su nuevo puesto se tomen todos los del Gobierno un mes de vacaciones. Cuando a cualquier currito en esa situación le corresponden dos días por mes trabajado. O sea, ni una semana, y ellos se van cuatro. Ya sé que no es lo mismo, pero un poco de vergüenza y de guardar las formas no estaría de más sobre todo cuando muchos de nuestros compatriotas tienen contratos por ETT y ni siquiera tienen días y otros son autónomos y falsos autónomos y andan haciendo encaje de bolillos para pillar unos días de descanso en verano.

Pero la guinda la pone la excusa de la agenda cultural nocturna. Personalmente entiendo que un presidente debe facilitar el trabajo a su equipo de seguridad y seguir los consejos oportunos en esa materia. Pero venderme el usufructo de un avión público para asistir a un concierto de rock con su esposa adornándolo con una visita al alcalde de Castellón, es querer llamarnos tontos a la cara.

Sobre gustos no hay nada escrito más espero que el asesor de cultura, se gane el sueldo y le sugiera que el año que viene aproveche mejor la agenda nocturna y se acerque por Olite, Mérida y Almagro; mejor que un concierto de un grupo de segunda fila, será ver al Brujo en escena, o a Lolita revindicando la feminidad y libertad de la mujer en Fedra o disfrutar a Lope de Vega y Calderón de la Barca en un corral como antaño, rompiendo una lanza por el teatro gran olvidado junto con la danza.

Ya sé que la vida es un sueño…y los presidentes cada vez más se parecen a los bombones de Forrest Gump, que hasta que no los pruebas no sabes si serán dulces o amargos.

Jesús Bodegas Frías, Biólogo con experiencia en producción y seguridad alimentaria.

Artículo anterior Opinión sobre el proyecto España Rumbo al Sur

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies