Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El norte no olvida

Algunos ven la vida como una partida de ajedrez, como el sueco Ingmar Bergman en El séptimo sello (1957), en donde la muerte, al final, siempre gana. Otros la consideran una maratón, en la que cada paso es la toma de una decisión. Decisión que implica la toma de una opción, lo que nos recuerda a Hamlet ante su dilema de “ser no ser, esta es la opción”, traducción personalmente más acertada que la literal, “esa es la cuestión”.

Y otros la definen como una sucesión de microfelicidades alternadas con pequeñas grandes desgracias. En ese camino de búsqueda, que todo ser humano lleva en su interior.

De lo que no escapamos ninguna persona, es que hay hechos vitales, tanto positivos como negativos, que se gravan a fuego en nuestra memoria. Y nos llegamos a acordar de detalles tan minúsculos como la ropa que llevábamos o qué y quién dijo esto o aquello. Ya sean vivencias colectivas, todos recordamos con quien estábamos, y en donde vimos el gol de Iniesta de la final del mundial, y lo mismo con el 11S o el 23F; como de índole personal, el día de nuestra boda, el nacimiento de nuestros hijos y la muerte de nuestros más allegados.

Adelanto que las empresas tienen toda la legitimidad del mundo, que no quiere decir que sea justo, a cerrar, según su conveniencia la sede o planta productiva y buscar un mayor beneficio para sus socios y accionistas, allí donde consideren puedan ser más eficaces. Mas, aquellos valores tradicionales de responsabilidad, lealtad y honestidad con la comunidad, en la que se han asentado y en donde han desarrollado durante tanto tiempo su actividad, son claramente insuficientes habiendo caído lamentablemente en el baúl de los recuerdos.

La fecha que marca este triste hito en nuestra comunidad fue el martes, 22 de noviembre de 1994, hace 25 años. Entonces 176 personas iban a ser los convidados de piedra y protagonistas pese a su pesar, de la que iba ser la primera gran deslocalización. Aunque en aquel momento esa palabra no existía en el uso verbal cotidiano. Tampoco sabían que se convirtirían en caso de estudio para los másteres de gestión de empresa en la formación de nuevos directivos, tanto de recursos humanos, como de directores generales.

La comunicación del cierre de Danone de su planta en Iraizoz fue una operación perfectamente estudiada. El director de la planta, junto con la dirección de recursos humanos del grupo en Barcelona llevaban preparándola, entre tres y seis meses. Al nuevo comité, recién elegido, representante de los trabajadores le supuso un jarro de agua helada, especialmente tras las obras e inversiones de remodelación de la planta llevadas a cabo principalmente durante ese último año (nuevos proceso de cuajada, estufa de fermentación de yogures, ampliación de la depuradora, paletización automática, que había provocado un rejuvenecimiento de la plantilla con jubilaciones anticipadas un año antes y nuevas contrataciones de personal especializado con su pase a fijos al finalizar la implantación del tercer turno productivo tres años antes, …).

Sus más directos colaboradores (cuatro personas) se enteraron una semana antes del aviso público, el resto del equipo técnico (no llegábamos a 20) media hora antes de que se reuniera con el comité. y simultáneamente se explicará el cierre al resto de plantas del grupo, en una operación de “marketing” mezcla de Blitzkrieg (guerra relámpago) y Operación Overlord.

Quiero resaltar la valía profesional y personal de todos mis compañeros de Danone Ultzama, desde el día del cierre (22/11/1994) hasta que se produjo el cese total de actividad (30-06-1995) pese a la tensión y la incertidumbre de nuestro futuro, se cumplieron los objetivos asignados durante ese tiempo. Incluso tras la carta certificada con nocturnidad, que nos envió el director de recursos humanos (Martínez Rius), dándonos un ultimátum en marzo.

Y es que el norte no olvida, como decían en la conocida serie de HBO y parafraseó, seguramente sin saberlo, un compañero en nuestra comida de reencuentro anual, tampoco olvidamos como el Gobierno Foral, presidido en aquel entonces por Juan Cruz Allí, que bien poco hizo por nosotros.

Este año Danone, ha presumido de cumplir cien años, pero a las luces con las que lo ha celebrado hay que añadir las sombras de 176 zombies, pues así es como nos describió un director de una importante empresa al hacer una entrevista de trabajo en 1998, quizá recordando la tira de Oroz (25-11-1994).

Sería un buen ejercicio sociológico y periodístico conocer el recorrido vital de los primeros deslocalizados. A la vez que recordar que el sector de producción de leche ha sido el gran olvidado de la Administración, con una baja rentabilidad por litro de leche, producto que se usa como reclamo por las grandes superficies. El consumidor debe elegir entre un sector que vertebre el territorio, con pueblos habitados que aporten riqueza a la comunidad, o por una o dos explotaciones de gran tamaño que aboquen a la desaparición de explotaciones de pequeño y mediano tamaño en el norte de Navarra a pesar de que dispone de un clima y de un forraje de calidad a bajo costo.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies