Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Comienza la guerra en Estados Unidos

Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy, un 16 de diciembre de 1773 se produce en Boston (Estados Unidos) el denominado “Motín del té”, un acontecimiento de rebeldía por parte de las colonias inglesas de norteamericanas frente a la metrópoli británica, considerado una de las causas de la posterior guerra de la independencia.

Los antecedentes al motín son claros: un abuso por parte de la metrópoli sobre la colonia, puesto que debido a los problemas económicos causados a Gran Bretaña por la “Guerra de los siete años” contra Francia, necesitaban recaudar al máximo… centrándose en las colonias para que se hiciesen cargo de nuevos tributos.

Esto causó un gran malestar entre la población de colonos ingleses de norteamericana, hecho que se vio agravado más si cabe mediante la creación de un nuevo tributo, aquel que gravaba diversos productos (entre ellos el té).

Esto produjo un boicot por parte de los colonos al té de la metrópoli, lo que hizo que las ventas bajasen de una manera espectacular, creándose alrededor de todo esto un mercado de contrabando y compras ilegales de té a holandeses y chinos.

Para hacerle frente, en mayo de 1773, el gobierno británico decidió eliminar los impuestos sobre el té (Acta del té), por lo que ahora el precio al que se vendía era inferior al que podían hacerlo los contrabandistas.

Fue la gota que colmó el vaso, se produjeron protestas en Filadelfia, Nueva York y Boston; aunque en esta última ciudad fueron especialmente violentas.

Samuel Adams, al frente de los denominados “Hijos de la libertad” disfrazados de indios mohawk, asaltó los barcos que acababan de llegar con un enorme cargamento de té al puerto de Boston, arrojando toda la carga por la borda, casi 45 toneladas de té que fueron a parar al mar, con las consiguientes pérdidas económicas para la metrópoli y la Compañía Británica de las Indias Orientales.

La represión por parte de las autoridades británicas no se hizo esperar; se cerró el puerto (1774), se instauraron nuevas leyes (represivas y draconianas) y se declaró el estado de excepción.

Ahora, más que nunca, los norteamericanos se sentían heridos y menospreciados, creciendo y avivándose por momentos la llama de la independencia que no tardaría mucho en estallar.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies