Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

40 años del Golpe de Estado del 23 de febrero

Hoy se cumplen 40 años del Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981

El intento fallido del golpe llevado a cabo por un grupo de militares al mando del Teniente Coronel Tejero, en el momento en el que entraron en Congreso de los Diputados durante la votación para la investidura de presidente Calvo Sotelo, quien iba a ser elegido para sustituir a Adolfo Suárez, primer presidente de la democracia. Los dos eran del partido recién creado Centro Democrático y Social (CDS)

Un golpe de Estado que se estaba gestando hacía varios meses, un golpe de Estado esperado, no querido por unos y pretendido por otros. En un primer momento parecía apoyado por todas las regiones importantes, pero, poco a poco, fueron desistiendo y el apoyo quedó en un visible y necesario desbanecimiento.

La situación política y económica en España era inestable, preocupante. Los asesinatos de ETA, sectores del ejército que se resistían a aceptar la democracia, el país se tambaleaba hacía el caos. Una tensión que ni el gobierno ni sus instituciones pudo contener.

Un golpe de Estado anunciado y evitado que 40 años después se recuerda como 23 F, con sus luces y sombras documentadas y razonadas. En las que el Rey Juan Carlos está presente como persona indispensable formando parte del mismo golpe o por el contrario salvaguardando de la democracia. Para unos la situación requería de un cambio de gobierno de integración de todos los partidos (incluido el PCE)  con un nuevo presidente, para otros el momento de acabar con la “amenaza” del nuevo sistema democrático. El Rey Juan Carlos en medio. Intentando que su autoridad fuera aceptada por todos, ya que era la figura de “Estado” que Franco dejó como su sucesor en 1975.

Desde 1977 el ejército ya expresaba su malestar por lo que estaba suponiendo la “intromisión” de la democracia y la legalización del Partido Comunista (PCE). De tal manera que parte del Ejército y militares empezaron a formalizar y organizar la Operación Galaxia, una intentona golpista dirigida por Antonio Tejero, pero que fue disuelta en 1978 con cárcel de seis meses para éste.

Las críticas hacia el presidente Suárez eran cada vez mayores. Emilio Romero, periodista de ABC, publicó un artículo expresando el rechazo a la política de Suárez proponiendo un “golpe de timón” y un posible candidato a presidente: el General Alfonso Armada, uno de los que, junto a Tejero, organizaron el golpe del 23F. Armada que pronto se retractaría y abandonaría fue el instructor-profesor del entonces Príncipe Juan Carlos conviertiéndose en su fiel amigo y consejero.

Así las cosas, un 23 de febrero de 1981, en el Congreso de los Diputados a las 18:00 de la tarde se procedía a la votación de la investidura Calvo Sotelo cuando veintidós minutos más tarde, 18:22, en el momento en el que iba a emitir su voto el diputado socialista Manuel Núñez Encabo, un grupo de guardia civiles armados entraron en el hemiciclo dirigidos por el Teniente Coronel, Antonio Tejero. Quien se dirigió hasta la tribuna y al grito de “quieto todo el mundo” “todos al suelo”, hizo que todos los diputados cayeran al suelo. Se le llamó operación Duque de Ahumada por ser éste el fundador de la Guardia Civil.

El Vicepresidente del Gobierno, teniente general Gutiérrez Mellado, con más graduación de los que allí se encontraban, se levantó, y le ordenó a Tejero que se pusiera firme y le entregase el arma. Cosa que no se produjo. Tejero efectuó un disparó al aire que fue seguido por unas ráfagas. Todavía hoy se pueden ver las marcas en el Congreso.

Los diputados obedecían las órdenes de Tejero y estaban en el suelo, sin embargo, Carrillo del PCE y Suárez se mantuvieron sentados en sus escaños.

Este hecho pudo ser grabado por TVE gracias a Pedro Fancisco Martín quien mantuvo la cámara durante aproximadamente media hora y gracias a ello podemos conocer lo que ocurrió ese 23 F en el hemiciclo. La retransmisión radiofónica de la cadena SER fue fundamental pues con la inmediatez del tiempo y forma se acercó a los ciudadanos lo que estaba ocurriendo en ese momento.

Tras estos hechos y el hemiciclo tomado, el Rey daría su discurso rechazando el golpe de Estado y erigiéndose en la figura de confraternización y democracia. Emitido por TVE para todos los españoles, lo emitió a la 1:15 de la madrugada, transcurridas casi 7 horas.

 

 

 

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. Soflama

    Mientras el Congreso estaba secuestrado y la administración sin mandos el Rey Juan Carlos, como jefe del Estado y máxima autoridad militar ordenó: “se acabó el cachondeo”. Los tanques de Milans del Bosch se dieron la vuelta y el golpe se derrumbó como un castillo de naipes. Esto es un hecho objetivo perfectamente verificable. Lo que ocurrió en los despachos es muy interesante pero Juan Carlos desmanteló el golpe en un plis plas.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies