Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los cristianos derrotan a los musulmanes en Las Navas de Tolosa

  • Por José V. Ciordia

Tal día como hoy, El 16 de julio de 1212, un ejército de 70.000 hombres, derrotaba a 120.000 almohades en el norte de la provincia de Jaén, junto a Despeñaperros.

A finales del siglo XI, los almohades, beréberes norteafricanos, defensores férreos de la religión musulmana, habían penetrado en la Península. En poco tiempo, habían conseguido imponerse al resto de tribus árabes presentes y habían derrotado a las tropas castellanas de Alfonso VIII en Alarcos (1195), estando a un paso de conquistar Toledo.

La amenaza almohade recomendaba la unión de los 5 reinos hispánicos del momento- Castilla, Aragón, Navarra, León y Portugal-.

En 1212, el Papa Inocencio III  proclama la Santa Cruzada para parar el impulso almohade. El Papa instó a los Reyes cristianos que olvidaran sus rencillas so pena de excomunión. El Arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada, estuvo predicando la cruzada por Francia y en las iglesias de toda Europa que animó a los creyentes a alistarse. Llegaron a España miles de cruzados procedentes de Italia, Francia y Alemania y a su frente los obispos de Narbona, Nantes y Burdeos

El 20 de julio de 1212; las tropas cristianas salen de Toledo. El ejército estaba formado por unos 85.000 soldados, 65000 españoles y 20000 extranjeros.  Al frente,  Don Diego López de Haro, el señor de Vizcaya.

Al no permitir el saqueo y la rapiña, los cruzados extranjeros abandonarían la marcha al poco tiempo. Fue importante para la moral del ejército cristiano, quedando constituido finalmente, por unos 60.000 hombres. Afortunadamente, al ejército cristiano se incorporó Pedro II de Aragón, gran amigo de Alfonso VIII. Aragón aportó a la empresa, unos 3.000 caballeros y unos 2.000 soldados. Los reyes cristianos decidieron continuar y combatir. Poco tiempo después, se incorporaba Sancho VII rey de Navarra con 200 caballeros y unos 2.000 peones.

El paso por Sierra Morena, les condujo hacia un lugar llamado la Mesa del Rey, donde se estableció el campamento cristiano.

El 15 de julio de 1212, los dos ejército estaba frente afrente. En la madrugada del 16 de julio las tropas están dispuestas para el combate.

  • Navas de Tolosa Monumento en 1902
  • Detalle monumento navas de tolosa 1902
  • Navas de Tolosa conmemorativo de la batalla 2012

La Batalla

El primero que dio la orden de combatir fue Alfonso VIII. Después de una larga operación de lanzamientos de flechas, “la clásica preparación artillera de la época”, atacó la caballería pesada castellana. El abanderado de castilla, el vizcaíno López de Haro, atacó frontalmente con miles de jinetes. El choque fue absolutamente brutal, y el golpe hizo daño en la vanguardia almohade. Esta operación obligó a un primero movimiento de retirada de las vanguardias musulmanas; pero más tarde los infantes musulmanes desorganizaban el ataque de la caballería y descabalgaban a los jinetes castellanos. Los alfanjes degollaban a los cristianos, entonces al-Nasir ordenó el contraataque con el grueso del ejército musulmán lo que obligó a retroceder a los cristianos.

La segunda línea con la caballería ligera almohade, equipada con arcos y alfanjes, atacó con gran eficiencia produciendo un gran desgaste a las tropas de López de Haro. La segunda línea cristiana se adelantó y entró en combate para suplir las abundantes bajas sufridas. La situación fue crítica para los cristianos, muchos se retiraron, exceptuando López de Haro, su hijo, Núñez de Lara y las órdenes militares, que se mantienen heroicamente en combate cerrado.

Al ver retroceder a los cristianos, los musulmanes rompieron su formación cerrada para perseguirles, lo que fue un grave error táctico. Esta peligrosa maniobra de los musulmanes, debilitó el centro del ejército almohade.

Se lanzó la última y desesperada carga, la que se consideró como la carga de los tres reyes. Pedro II, Alfonso VIII y Sancho VII se pusieron al frente de sus hombres y de las órdenes militares; era el último aliento de los cruzados. Los cristianos se lanzaron al campo de batalla con todo lo que tenían. Era vencer o morir, vencer o ser invadidos por los almohades.

Los cristianos rebasaron la segunda y la tercera línea almohade. Una acción heroica de sancho VII de Navarra, provocó que las tropas navarras se presentaran delante de la majestuosa tienda roja de campaña de al-Nasir. El Califa sólo tuvo tiempo para huir junto con un grupo de leales. La guardia negra se había quedado para defender la tienda. Los hombres de Sancho fueron matando uno a uno a los miembros de la guardia y rompieron las cadenas de circundaban la tienda. Estas cadenas pasaría posteriormente la parte fundamental del escudo de Navarra.

Miles de hombres cayeron -90.000 almohades y 5.000 cristianos-. El Califa escapó huyendo,  una vez perdida ya la batalla. Esa noche se refugió en Baeza.

Desde 1212 los almohades dejaron de ser una fuerza combativa. Los musulmanes de la Península Ibérica nunca más se recuperaron de esta derrota. Esta victoria expandió los territorios cristianos consolidando el avance definitivo de la Reconquista.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies