Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier
Roncesvalles

El escudo de Roncesvalles se compone de: 4 partes, dos de fondo dorado con enebro y otras dos de fondo plateado con ciervo de astas y pezuñas de oro. Procede este escudo del sello céreo más antiguo que posee la villa, en concreto, del siglo XIII, en el que se ve un enebro- en vascuence Orreaga-y un ciervo.

Escudo de Roncesvalles

  RONCESVALLES    
  Categoría  
Villa
  Superficie en km2  
15,1
  Distancia a Pamplona  
47
  Altitud  
944
  Habitantes  
26
 
 

 

Situación


Casi todo el término municipal se halla situado en el monte denominado Quinto Real, cuya cima más importante es Orzanzurieta, limitando al Norte con Valcarlos, al este con los montes de Aezcoa, y al sur y al oeste con Burguete.

.

Historia


La colegiata, antiguo hospital de peregrinos, núcleo original del municipio, fue fundada en 1127, por parte del Obispado de Pamplona. La difusión del nombre de Roncesvalles a través de cantares de gesta que narraban la batalla del 778 facilitó el auge del Hospital. El rey Sancho VII el fuerte construyó la actual iglesia que se consagró en 1219 y en la que recibió sepultura el propio monarca.

Durante el siglo XIII, el dominio de la colegiata en Navarra se extiende por todo el territorio. Propiedades tanto al norte como al sur, engrosan un rico patrimonio, que se amplia durante el siglo XIV y XV.

Pero lo que distingue a Roncesvalles de otros enclaves eclesiásticos, es que su dominio alcanzó no solo a España sino a otros países de Europa Occidental. Ya en 1193 recibiría su primera propiedad fuera de Navarra, en concreto, en Galicia. A principios del siglo XII, en Zamora, en Segovia, en Soria, en Guipúzcoa, en Aragón, en Valencia y en la propia Sevilla. Fuera de España tuvo propiedades en Portugal-hasta el siglo XIX-, en Bolonia (Italia), en Londres (Inglaterra) y en Francia.

La colegiata llegó a tener 118 personas a su cargo en su momento de mayor esplendor a comienzos del siglo XVIII, época en la que comenzó su declive, tras el devastador incendio que sufrió en 1724 y la ofensiva francesa en la Guerra de la Convención que destruyó algunos de sus edificios, y la Guerra de la Independencia de 1808-1814 que obligaría a la venta de parte de sus bienes inmateriales como joyas, artículos de orfebrería, etc.

Los años siguientes sumen al monasterio en una profunda crisis, las guerras carlistas, las desamortizaciones arruinan lo hecho hasta entonces. El lugar no se recuperaría hasta comienzos del siglo XX, cuando se inician las romerías a Roncesvalles, que harían recuperar parte del esplendor de antaño.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR