Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier
Orbaiceta

El escudo de armas de Orbaiceta tiene el siguiente blasón: Sobre fondo de plata bordeado de rojo, encino y jabalí. Este escudo es el privativo del valle de Aézcoa y al propio tiempo de cada uno de sus pueblos.

Orbaiceta
ORBAICETA
Categoría
Lugar
Superficie en km2
82,31
Distancia a Pamplona
59 km
Altitud
765
Habitantes
214

 

Situación


Se extiende entre el río Irati y sus afluentes, macizo de Quinto Real al norte y monte Aézcoa al este y al oeste.

Historia


En su término se localiza un importante sector dolménico, señal de la antigüedad del doblamiento de esta zona. En la Edad Medía formaba parte del señorío real formada por los lugares del actual valle de Aézcoa. Sufrió los desastres del fuego acaecido el 22 de agosto de 1377, que terminó con casi todo su caserío.

Mientras existió esta unidad administrativa, la historia de Orbaiceta se confunde con la del valle de Aézcoa hasta los años que van desde 1835 a 1845 en los que este lugar se separó del valle. Precisamente este siglo XIX, no trae agradable recuerdo para sus vecinos, puesto que sufren las guerras de la Convención, Independencia y Carlista respectivamente.

Destaca en su historia la Real Fábrica de Armas construida en el siglo XVIII y con uso hasta el siglo XIX.

La fábrica nace al fusionarse los establecimientos metalúrgicos que existían en esos parajes desde finales del siglo XV y que funcionaban como fábricas de armas. Esto ocurrió durante el reinado de Carlos III, monarca inquieto, ilustrado, que vio oportunidad de modernización, en la creación de esta fábrica. No podía sospechar que el emplazamiento propuesto y realizado, iba a provocar continuos intentos del enemigo natural, Francia, de conquistarlo, como se demuestra en 1790, cuando soldados franceses la queman por primera vez y en 1808 por segunda.

Estuvo a punto, entonces, de ser abandonada definitivamente. Su actividad continuó hasta 1844, cuando se comprueba su escasa rentabilidad, fruto de sus malas comunicaciones con el exterior; su ya entonces, poco práctica maquinaría y su cara producción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR