Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier
Lesaca

El escudo del municipio de Lesaca se compone de: Dividido en cuatro partes. Arriba a la izquierda, dos puntas de flecha azules y sobre dorado, dos lobos negros andantes. Arriba a la derecha, una cruz azul sobre nubes. Abajo, a la izquierda, las cadenas de Navarra. Abajo, a la derecha, una encina y a los lados abarcas de oro atadas con lazos rojos.

LESACA
Categoría
Villa
Superficie en km2
54,7
Distancia a Pamplona
75
Altitud
77
Habitantes
2.737

 

Situación:


Limita al norte con el municipio de Irún (Guipúzcoa) y el de Bera de Bidasoa; al sur con los de Goizueta y Aranaz; al oeste con los de Yanci y Echalar.

Tiene 5.486 Ha, de las cuales 4.711 (el 85,5%, corresponden a la propiedad comunal: 1.996 de helechales, 1.783 de monte maderable, 758 de pastos).

La red hidrográfica del arroyo Onín, en forma de abanico, avena la mayor parte del territorio hacia Lesaca y el Bidasoa, cuyo cauce discurre a unos 50 m de altitud; este río recibe también directamente otros arroyos y regatas, como el Endara, que avena la parte occidental del término.

 

Historia


Consta ya en documento del año 980 del obispo Arsius sobre los límites diocesanos de Bayona, confirmados en todo caso por los papas Pascual II (1102) y Celestino III (1194). Así mismo, cuando Alfonso VIII de Castilla concedió a Fuenterrabía una carta puebla (1203) señaló entre sus fronteras los montes de Lesaca. Los dos primeros Registros de cuentas (1266 y 1280) no recogen ningún tipo de contribución procedente de esta localidad. Cabe suponer, pues, que el núcleo urbano nace al mismo tiempo (primera mitad del siglo XIV) que la denominada agrupación de Cinco Villas de Montaña.

La villa se rebeló (1358) contra el monarca navarro, Carlos II, pero Domingo Martínez, vecino del lugar, y Juan Pérez de Ezpeleta, escudero, obligaron a la población a volver a la obediencia real. Diez años después (1368) el rey concedió a Tercellet de Anecurt todas las rentas de Lesaca y Bera en pago a los servicios que le había prestado durante su prisión en Francia. El nuevo propietario decidió (1373) vender al soberano navarro dichas rentas por la cantidad de 6.000 francos, a quien a su vez, las donó (1378) a Anecurt Guillermo, bastardo de la casa de Armañac. Parece ser, que Carlos II había concedido ciertos privilegios a la villa ya que Carlos III amplió (1402) las concesiones hechas por su padre. Estas gracias concedidas se deben, posiblemente, al importante papel que desempeñó Lesaca en la defensa de la frontera frente a Guipúzcoa, en especial en el siglo XIV cuando los bandidos procedentes de estas tierras irrumpieron en el reino en busca de botín.

A efectos fiscales está catalogada en los Registros de Comptos (1395) como buena villa, si bien no está documentada su asistencia a Cortes hasta el siglo XVI (1525). Juan II les eximió del pago (1444) de impuestos, durante treinta años, en compensación a los grandes daños que la población había sufrido en la guerra con Castilla. Juan de Labrit y Catalina les otorgaron (1499) celebrar mercado quincenalmente y dos ferias anuales de quince días cada una. Tal vez, la mayor fuente de ingresos de la zona la constituían las ferrerías diseminadas por todo el término y que en ocasiones el rey enajenaba a particulares para su explotación como es el caso de Juan Pérez y Martín de Goizueta (1320).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies