Lacturale TOP
Paris en el armario Principal
Paris en el armario Principal
Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier
Baztán

El escudo del municipio del Baztán se compone de: Un juego de ajedrez en blanco y negro.

escudo_de_baztan_con_casco-svg

La leyenda  nos cuenta  que el rey pamplonés Sancho Abarca les dio por escudo este símbolo, en testimonio de  su valor en la guerra, y  de que su lealtad exponía sus vidas  en defensa de su Rey. La realidad cuenta, no obstante, que fue Sancho VII el Fuerte, tras el heroico comportamiento de los baztaneses en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 quien les concedería dicho blasón.

Como rasgo curioso, y dada la hidalguía de los naturales del valle, todos los vecinos pueden usar este blasón, razón por la que se ve grabado en casi todas las fachadas de las casas y caseríos, con variaciones en los elementos ornamentales, según los gustos de las distintas épocas históricas.

 

BAZTÁN
Categoría
Municipio compuesto
Superficie en km2
377,2
Distancia a Pamplona
58
Altitud
200
Habitantes
7.792

Municipio compuesto por quince lugares y numerosos barrios y caseríos dispersos; no se halla dividido, como la mayor parte de los ayuntamientos compuestos navarros, en concejos, sino que todo él funciona como si fuera un concejo, una sola casa. He aquí la relación de los lugares, con los barrios correspondientes entre paréntesis: Almándoz, Ániz, Arizcun (Aincialde, Bozate, Ordoqui, Pertalas) Arráyoz (Mardea), Azpilcueta (Apayoa, Arribiltoa, Urrasun y Zuaztoy) Berroeta, Ciga (Zuraurre), Elizondo (Anzamborda, Bearzun, Berro, Echaide), Elvetea (Bearzun), Errazu (Gorostapolo, Iñárbil), Garzáin (Ainzano, Aríztegui, Echerri), Irurita, Lecároz (Arozteguía, Huarte, Ohárriz), Maya y Oronoz (Mugaire y Zozaya). Elizondo es la sede del ayuntamiento. Es tradicional llamarle Valle y Universidad de Baztán.

Situación:


Limita al norte con Francia, y los municipios navarros de Urdax y Zugarramurdi, al este  también con Francia, al sur con los montes de Quinto Real, Erreguerena, Lanz y los montes comunales de Anué y Ulzama y al oeste con los municipios de Donamaría, Bértiz-Arana, Echalar y Francia.

Se halla atravesado por el río Bidasoa, llamado en esta zona también Baztán.

 

Historia


Por su emplazamiento en la vertiente atlántica del Pirineo y su inscripción hasta el siglo XVI en la diócesis de Bayona, cabe suponer -a falta de documentación fehaciente- que en época romana estuvo encuadrado en la provincia gala de Novempopulania; luego pertenecería a la monarquía franca, dentro de la demarcación llamada ya “Vasconia”, es decir, Gascuña, entre el río Garona y la división pirenaica de aguas.

El valle debió de unirse a la monarquía pamplonesa junto con Guipúzcoa al menos desde los tiempos de Sancho Garcés III el Mayor (1004-1035). En todo caso, bajo Sancho Garcés IV el de Peñalén consta ya como una de las “tenencias” del reino.

A partir del siglo XV, sufrió un gran desarrollo demográfico al explotarse intensamente los recursos naturales del valle, pero en particular por las ventajas que su condición social- la de hidalgos- ofrecía a los vecinos.

Su especial situación, en la frontera franco-española, otorgó al valle la condición de escenario bélico en las diversas contiendas entre ambos países. El castillo de Maya fue (1521) el último foco de resistencia de los partidarios de Enrique II, nieto de los últimos reyes de Navarra y último de los Albret que intento recuperar las tierras de Navarra, tras la incorporación de esta a Castilla.. Un siglo después (1639) los propios baztaneses rechazaron las tropas francesas del duque de Agramont, en una de las múltiples acciones de la guerra de Treinta Años. Peor suerte corrió durante la guerra de la Convención (1793-1795): el valle resultó especialmente afectado por las correrías y movimientos del ejército galo.

Retaguardia carlista en la I y III Guerras carlistas, fue residencia primero del pretendiente Carlos V (Arizkun, 1834) y zona de batalla después; a las acciones de Ciga y Elizondo (1834), favorables a los liberales, siguió el incendio de Lecároz (14.3.1835), ordenado por el general Espoz y Mina que, hostigado por la artillería carlista, mandó prender fuego a la población tras fusilar a los habitantes quintados que encontró en ella; sólo se salvaron tres casas y la iglesia. Cuarenta años después, una de las últimas victorias alfonsinas sobre las tropas de Carlos VII, Peña Plata (19.2.1876) le valieron al general Martínez Campos el título de marqués de Baztán.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR