Últimas noticias

Los “Negreiras” del presimiente que prostituyen las instituciones.-

Aunque el título es mío, como es lógico, debo reconocer –“al César lo que es del César…”–, que la idea me surgió después de escuchar el editorial de las seis de la mañana de Carlos Herrera en COPE, el jueves, que, en una acertada comparación con algunos personajes de la actualidad política, utilizó el apellido que hizo más conocido de lo que le hubiera gustado a muchos al que fuera vicepresidente del CTA (Comité Técnico de Árbitros), José María Enríquez Negreira. Hago un pequeño inciso para los no aficionados al fútbol, que puede que no conozcan el famoso caso Negreira, conocido como Barçagate https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Negreira, pese a que fue más o menos comentado por algunos medios de manipulación masiva de “aquella manera” y que está siendo objeto de un procedimiento judicial. Resulta que, el que fuera árbitro profesional de Primera División entre 1979 y 1992, fue después, entre 1994-2018, vicepresidente del citado órgano arbitral dependiente, más o menos, de la Real –poco– Federación Española de Fútbol –de semejante “señor”, que lleva décadas en entredicho, no podía depender nada bueno y el CTA no iba a ser una excepción–. Lo cierto es que merced a irregularidades fiscales del Barcelona en el IVA e IRPF durante los años 2015-2018, la fiscalía inició una actuación que está dando y dará bastante que hablar y que puede justificar que yo venga llamando Farça, F. C., “cariñosamente” por supuesto, al que se autodenomina “Más que un club”, que, visto lo visto, bien podría llamarse un “P..iclub”.

Me acordé también, para completar el título, de aquella famosa película americana, de 1976, dirigida por Alan J. Pakula y protagonizada, entre otros, por Robert Redford y Dustin Hoffman, Todos los hombres del presidente”, que he visto varias veces. Aunque, salvo en lo del Watergate al que da lugar aquella investigación periodística, no tiene nada que ver con lo que aquí tenemos ni en lo que se refiere al presidente ni a los supuestos hombres, “hombras y hombros” que lo acompañan. Pero vayamos a lo importante de mi particular análisis político semanal, siendo imposible, en nuestro caso, citar a todos los Negreiras y linieres que hacen bueno el dicho de que “cuando el rio suena…”.

Por orden protocolario, empecemos por la ordinal tercera, que a todos los efectos parece la “ministra número veintitrés” del no precisamente escaso gabinete –en realidad es la primera, aunque, ésta sin cartera sino con mazo y reloj, que manda mucho más en la sombra, y a efectos prácticos (legislativos), que los que sí la llevan–. Me refiero a la procatalanista Paquita Armengol, en teoría “árbitro” del poder legislativo desde ese sillón de la presidencia del Congreso de los disputados –en realidad otra “voz de su amo”, como rezaba aquella conocida marca discográfica que los más mayores recordaremos–. La penúltima de esta Gracita Negreira mayor, del contubernio de la Moncloa, ha sido la más que previsible ocultación, durante casi una semana, del informe que emitieron los letrados de la Comisión de Justicia del Congreso –al parecer, letradas– el pasado 10 de enero, del que nada se supo hasta la tarde del 16, “casualmente”, una hora después de la del cierre de presentación de enmiendas a la ley de amnistía que se tramita por la vía de urgencia en el habilitado Congreso en el Senado que a la excelentísima se le ha “ocurrido” para satisfacer a su designador. En ese informe, contrariamente a lo que informó en su día, sin firma, por si acaso, el letrado mayor Fernando Galindo, “un servidor, un amigo, un esclavo un siervo”, las letradas expresan claramente sus dudas de que la Ley de Amnistía de 1977 «pueda ser la premisa a partir de la cual se pueda deducir que la amnistía esté permitida por la Constitución y abierta al ámbito de decisión del legislador», recordando que «no está contemplada entre las competencias de las Cortes Generales recogidas en el artículo 66.2 de la Constitución: “Las CG ejercen la potestad legislativa, aprueban sus Presupuestos, controlan la acción del Gobierno y tienen las demás competencias que les atribuya la Constitución”, que prohíbe una medida cualitativamente menor como son los indultos generales…». Por ello, mantienen que «Para proceder a una amnistía sería necesaria una reforma constitucional». Todo eso después de que el ordinal segundo –detrás del Rey, mal que le pese–, el presimiente PinócHez Plagio cum Fraude, se diera otro baño “periolístico” en sus medios, El País “Pravda” –menuda ironía que esa palabra rusa signifique verdad– y RTV Espantosa, para “justificar” su penúltima concesión al de Waterloo, la ley de amnistía: “Si nos creemos que vivimos en un Estado autonómico, lo que no podemos es concebir que las transferencias, que las competencias compartidas entre la Administración General del Estado, el ayuntamiento y las comunidades autónomas es una cesión y un chantaje. Porque lo que estamos haciendo es cumplir con la ley y, en segundo lugar, creo que hacer mucho más eficaces, políticas que, sin duda, son mucho más eficaces para el día a día de nuestros conciudadanos”.

En segundo lugar, aparece, por deméritos propios, el presidente del cada día más Tribunal “prostitucional”, como lo calificó, parece que acertadamente, un conocido comunicador de las mañanas radiofónicas. Cándido Conde-Pumpido ha ejercido también de “Gracita Negreira”, y ha querido convertir la institución en una especie de tribunal de casación del Tribunal Supremo –que ahora debe ser Casi Supremo–, al que enmienda la plana al admitir el recurso del  que fuera diputado canario de Podemos, Alberto García, más conocido por “el rastas”, condenado en su día por el, supuestamente hasta ahora, máximo órgano jurisdiccional, por agredir a un policía nacional, al que pateó la cabeza. Sienta un mal precedente el TC al entrar en un terreno que no es el suyo, el juzgador, en lugar de limitarse a su función de valoración de posible vulneración de algún derecho del acusado. No sé si, en esa, a mi juicio de ignorante en leyes, desfachatez jurídica, el siervo Pumpido contemplará también una indemnización compensatoria al condenado. Recordemos que el juez del TS, Manuel Marchena, le tuvo que “aclarar” a la anterior presidente del Congreso, Meritxell Batet, cuando por imposición del PSOE y de UP trataba de dilatar la inhabilitación del diputado, que la Ley Orgánica del Poder Judicial no incluye entre las funciones del Supremo «asesorar a otros órganos constitucionales acerca de los términos de ejecución de una sentencia ya firme» y que “el cumplimiento de la inhabilitación del diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, es obligado”. Pero esto no debe contar para el fiel Pumpido, más que presumible autor/supervisor del aberrante proyecto de ley de amnistía, que sigue dispuesto a mancharse “la toga con el polvo del camino”. No me resisto a dedicar unas líneas a algunas declaraciones efectuadas por Felipe González en el coloquio celebrado en CaixaFórum por la Fundación Gregorio Peces Barba por los 45 años de la Constitución, respecto a esta aberración legislativa que constituye la ley de amnistía: «Estamos viendo que es necesario que hay que hacer una defensa de la Constitución y de sus posibles y necesarias reformas, “que exigen consenso como los que hubo hace 45 años”. Ahora, el ataque contra la Constitución es despiadado e irracional, porque no ofrecen una respuesta alternativa y hay cada vez más confusión. Es una cosa un poco rara, es difícil de aceptar, un pacto con los amnistiados, que es una autoamnistía, hecha por los propios amnistiados.Políticamente, no me parece aceptable. Políticamente, desiguala a los ciudadanos españoles sobre el territorio”. Esto no es posible constitucionalmente. Esto no es posible aceptarlo políticamente. Me duele decirlo, porque estoy haciendo una crítica del gobierno de mi partido». Y también se despachó contra sus socios de gobierno: «De los otros, no. Esos hacen lo que quieren. Es muy fácil gobernar desde la izquierda del partido socialista, es facilísimo. Es meterse en el camarote de los hermanos Marx y decir ‘yo quiero dos huevos duros más’». No tuvo en cuenta don Felipe que la izquierda del partido socialista es, precisamente, el sanchismo que lo ha sodomizado. Y tampoco perdió tiempo Arnaldo Otegui para aprovechar el regalo de Pumpido y sus muchachos: “El Estado no quería que la violencia armada de ETA desapareciera de la ecuación política de este país. Y lo digo con absoluta claridad y absoluta rotundidad, el Estado quería impedir que la violencia armada de ETA desapareciera de la ecuación política de este país. Ese era el objetivo Y para eso, lo que trató de hacer es quitarnos de la circulación a los que estábamos tratando de que eso ocurriera. Estos quince años, para nosotros han sido años de persecución política y de lawfare”.

Por último, en tercer lugar de los “Gracita Negreira”, vuelve a aparecer José Félix Tezanos, “prostituidor” con fondos públicos del que otrora fuera el prestigiado Centro de Investigaciones Sociológicas –la siempre la socorrida “pólvora del Rey” que tan generosos vuelve a algunos y tan bien se le da a la izquierda, no de manera exclusiva, pero sí destacada lo “prostibulario”, especialmente en la ERE-Andalucía–. Aquellas conocidas siglas del C.I.S son hoy las de cueva de invenciones sanchistas –pero perdiendo las mayúsculas de sus iniciales después de haber caído más bajo que la Sauna Adán, del suegro del comprador de los Negreiras–. De nuevo, en su última encuesta, primera del año, y a pesar de que algunas encuestas dicen que hasta un 40% de los que votaron a Pedro Antonio el pasado 23-J, no lo harían hoy, satisface a su señor y a su partido, el PSOE sería el posible ganador electoral, colocándole un 1’9% por encima del Partido Popular, que aventajaba a los socialistas un 1’4% en el barómetro de diciembre.

Mientras tanto, sigue el silencio del “gobierno de la transparencia” y se mantiene la incógnita sobre los acuerdos PSOE-Junts que llevaron in extremis a la aprobación de dos de los tres decretos que presentaba el desgobierno, o sea, Sánchez, la semana anterior en el Congreso (Senado). La nota de Junts no podía ser más clara: “Se acuerda una ley orgánica de delegación de competencias y recursos para que Cataluña pueda hacer una gestión integral de la inmigración, conforme al artículo150.2 de la Constitución”. Pero ante la controversia desatada, el propio Pedro Sánchez matizaba –es decir, volvía a “cambiar de opinión”– en su autohomenaje en RTVE, ya citado, que: “Todo lo que tiene que ver con el control de fronteras y las políticas de inmigración irregular y su lucha contra este tráfico de seres humanos, está residenciado donde tiene que estar residenciado, que es la administración General del Estado”.

Y ahí aparecieron esa caterva de “linieres”, corre bandas –menuda banda…– en su gran mayoría, sin personalidad ni criterio, que levantan el banderín hacia donde ven que apunta el dedo sentenciador del trencilla mayor, el sátrapa de la Moncloa. Y ahí destacaba de nuevo el genial Pachi “Nadie” López: “Cuando se hicieron estas negociaciones, que como todo el mundo vio fueron en el Senado, fueron unas negociaciones de urgencia, el papel estaba redactado de aquella manera, y por eso estas interpretaciones”. Y acompañaron los corifeos de siempre, a los que daba voz la nueva “portavoz” del ejecutivo que ya lo era del partido sanchista, Pilar Alegría “de la huerta”: “Las competencias, en materia de fronteras, y de inmigración regular, están referidas en el artículo 149 de la Constitución y por tanto son competencias únicas y exclusivas de la Administración General del Estado”. Manifestaciones que no tardaron en tener respuesta contundente para el que la quisiera entender del secretario general de Junts, Jordi Turull: Las negociaciones son ”Para que se pueda hacer un referéndum vinculante y acordado con el Estado. Y si el Estado se niega en redondo, el gobierno del Estado, como diría aquel, colorín, colorado…”, este gobierno se ha acabado. O sea que Sanchestein seguirá tragando.

Y aunque ya me estoy extendiendo demasiado y sé que me dejo muchas cosas en el tintero, no quiero dejar de comentar muy brevemente un acto que se celebra anualmente y que desde hace ya bastante tiempo viene marcando las directrices de la manipulación social que pretende condicionar el comportamiento de los ciudadanos del mundo a través de su diabólica propuesta “The big reset” (El gran reinicio), una falacia continuista de la Agenda 2930, que acreditados científicos tratan de desmontar aquí. Me refiero al conocido como Foro de Davos, World Economic Forum, WEF por sus siglas en inglés, fundado en 1971 por el alemán Klaus Schwab, que preside su reunión anual en la citada ciudad suiza y es miembro del Club Bildeberg  Este año contó, entre otros, con la contrapuesta presencia de nuestro presimiente Pedro I el Mentiroso y con el recientemente elegido nuevo presidente argentino, Javier Milei, al que por cierto nuestro primer ministro todavía no había felicitado después de mes y medio de ser elegido y dudo mucho que lo haya hecho en Davos conociendo el sectarismo enfermizo de nuestro “representante”. Intervino primero el argentino que dejó atónito al auditorio con las tres primeras líneas de su discurso: «Buenas tardes, hoy estoy acá para decirles que occidente está en peligro, porque aquellos que supuestamente deben defender los valores de Occidente, se encuentran cooptados por una visión del mundo que, inexorablemente, conduce al socialismo y, en consecuencia, a la pobreza». Fue un poco más lejos al decir que «La conclusión es obvia: el capitalismo es la única herramienta que tenemos para terminar con el hambre, la pobreza y la indigencia» y que «Gracias al capitalismo de libre empresa hoy el mundo se encuentra en su mejor momento». Invito a escuchar el discurso completo , que terminó con su característico “¡Viva la libertad, carajo!”.

Por su parte, el nuestro debió pensar que estaba en su hemicirco, en el que miente con total impunidad y se recreó recitando los “logros” de su maravillosa gestión: «Hemos ampliado los derechos laborales, hemos reducido la temporalidad –sin referirse a los cerca de 700.000 fijos discontinuos que ni son parados ni son empleados, pero que él utiliza como le interesa en cada momento–, la desigualdad y la pobreza, hemos creado más de dos millones de nuevos empleos, muchos de ellos en sectores de alto valor añadido, como la tecnología –pero tampoco dijo que la mayor parte de empleo de los cuatro últimos años ha sido empleo público–.  Y, al mismo tiempo, hemos crecido por encima de la media de la eurozona y de la OCDE –pero no dijo que es el país que más bajó y que más tardó en recuperar el nivel prepandemia y que es en el que más crece la exclusión, también de la OCDE–. Hemos sido uno de los primeros países de Europa en conseguir reducir la inflación –sin referirse, por supuesto, a que su inflación está entre las más elevadas de la UE– y hemos atraído más inversión extranjera que nunca –cuando en realidad ha caído un 23% en 2023– y nuestras empresas han alcanzado beneficios récord». Y no contento con eso, se atrevió a decir que estaba “logrando controlar el déficit”, el mismo día que supimos que nuestra deuda pública había superado los 1’57 billones (doce ceros) de euros. Terminó con su chulería característica recomendando “no prestar atención a los gurús de Silicon Valley, que sólo buscan aparecer en las listas de Forbes, más que mejorar la humanidad”. Es decir, se retrató, “Lo que haga falta por una foto más como presimiente”.

Sobre la impertinencia de la vicetercera y ministra para la absurda e innecesaria Transición Ecológica, Teresa Ribera, acusando de “implicación política importante” al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, y las reacciones de propios –para tratar de tapar el despropósito– y extraños, desde el PP “Duele ver al Gobierno de nuestro país recitar el argumentario independentista” a la Comisión Permanente del CGPJ: «Estas manifestaciones son contrarias al principio de lealtad institucional”, remito a la abundante hemeroteca al respecto.

 

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies