Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¿Jornada escolar continua o partida?

¿Jornada escolar partida o intensiva? Es la pregunta que desde hace años se plantean padres, alumnos y profesores, con detractores y defensores que, hasta ahora, no contaban con ningún estudio científico riguroso sobre las ventajas o inconvenientes que estos horarios tienen para los menores

Han sido los pediatras valencianos los que han dado el primer paso posicionándose sobre este controvertido asunto de manera clara en un informe que no deja lugar a dudas: «La jornada escolar partida mejora el rendimiento de los niños y adolescentes».
En su informe, la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) aconseja incluso que se retrase la hora de inicio de las clases y que el comedor escolar sea considerado «un elemento educativo trascendental».
Desde la Asociación Española de Pediatría, el coordinador del Comité de Promoción de la Salud, Gerardo Rodríguez, en declaraciones a Efe, califica el informe de sus colegas valencianos de «muy sensato desde el punto de vista científico y de promoción de la salud» y aboga por alcanzar una solución consensuada entre todos los agentes implicados en la educación, primando el beneficio del alumno.
Los pediatras argumentan que la jornada partida se adecua mejor a los ritmos biológicos de los alumnos, ya que favorece el sueño y su rendimiento académico, especialmente en el caso de los adolescentes.
Una tesis que también suscriben la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (Ceapa), la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica y la Fundación Jaime Bofill, que cuenta con varias investigaciones en las que expertos y pedagogos evidencian que la jornada intensiva es un modelo en retroceso en países más avanzados y que agrava las desigualdades y la segregación social.
El presidente de la Fundación Jaime Bofill, Ismael Palacín, va más allá y dice a Efe que, tras años de estudios y análisis, defienden no solo la jornada partida sino un cambio integral del sistema educativo que tenga en cuenta la experiencia de los países más avanzados en Educación y cuente con la participación de todos los expertos: inspectores, pedagogos, pediatras, sindicatos…
«Lo primero es el bienestar de los alumnos y para posibilitarlo -considera- tenemos que generar el bienestar de los docentes y las familias, pero no anteponerlo al del estudiante, que es sagrado».
En España tradicionalmente había jornada partida pero, desde hace años, cada vez son más los centros que apuestan por la continua, en la mayoría de los casos promovida por el profesorado que alega, además de su derecho a conciliar, que el rendimiento de los niños es menor por las tardes.
Una teoría que desmontan pediatras y pedagogos.
HORARIO EN BENEFICIO DE LOS ALUMNOS
El horario de la jornada partida es, aproximadamente, de 9 a 13 y de 15 a 17 horas, mientras que la continua concentra la carga lectiva entre las 9 y las 14 horas. A partir de esa hora los alumnos, de forma optativa, pueden quedarse en el comedor y hacer actividades extraescolares.
Explican los pediatras que los horarios deben adaptarse al cronorrendimiento de los alumnos para mejorar su aprendizaje y sus resultados académicos, y así evitar las distracciones o la somnolencia que se pueden producir a lo largo de la jornada lectiva.
Y que en la elaboración del horario escolar y el reparto de las asignaturas «hay que tener en cuenta que los momentos de mayor atención se producen a media mañana y en horario de tarde», indica el doctor Gonzalo Pin, jefe de la Unidad de Pediatría Integral y la Unidad de Sueño Infantil del Hospital Quironsalud Valencia y uno de los impulsores del documento.
Desde Ceapa, su vicepresidente, Miguel Dueñas, critica que durante años la jornada escolar se haya fijado en función de las necesidades de las familias y los profesores, y no del beneficio del alumno.
Ahora, lamenta, después de tantos años, la jornada intensiva está tan arraigada «que es muy difícil dar marcha atrás».
COMEDOR ESCOLAR CONTRA LA OBESIDAD
En el informe también hacen referencia al comedor escolar, un servicio que ya se ha eliminado de muchos de los colegios con jornada continua, y creen los pediatras que se debe favorecer que los más pequeños coman entre las 13:00 y las 14:00 horas y siempre con una dieta sana y equilibrada, algo que con la jornada intensiva no es posible.
En este contexto recuerdan que la obesidad ya está considerada una epidemia en España, donde tres de cada diez niños tienen sobrepeso.
«Por ello, el comedor escolar, con la implicación de toda la comunidad escolar, debe considerarse un elemento educativo esencial, y una actividad formativa y de aprendizaje más», recalca Luis Carlos Blesa, presidente de los pediatras valencianos.
SUEÑO Y ATENCIÓN
Abogan además por que las clases empiecen entre las 8:30 y las 9:00 horas, más aún en el caso de los adolescentes, y que la distribución del horario lectivo, con respecto a las materias cursadas, se organice según los momentos de mayor atención del alumnado.
«Es conveniente que se retrase la hora de inicio del horario escolar para favorecer el sueño y el rendimiento, sobre todo en el adolescente, ya que los biorritmos en esta etapa de la vida retrasan los picos de atención», explica Pin.
LA JORNADA, EN MANOS DE LAS COMUNIDADES
En España las competencias en Educación están transferidas a las comunidades autónomas, que son las que legislan sobre la jornada. Y es cada centro escolar el que la decide. Desde hace años son mayoría los centros que han apostado por la jornada continuada.
La primera objeción que plantean aquí los pediatras es si una cuestión «tan relevante» debe dejarse en manos del centro o debe ser una instancia superior la que decida, al igual que ocurre con el calendario escolar o con las asignaturas que componen el currículum.
GRUPO DE TRABAJO
La falta de datos y estudios rigurosos que hasta ahora había sobre los perjuicios o beneficios que la jornada tiene sobre los escolares ha hecho que no haya un criterio sólido y unánime sobre la misma y que esta se haya fijado más en función de la necesidad de conciliar de los padres y profesores que anteponiendo los beneficios para el menor.
Por ello, y dada la relevancia de este asunto, los pediatras instan a las administraciones correspondientes a liderar un grupo de trabajo para alcanzar una fórmula consensuada por todos los estamentos y agentes implicados en la educación de los menores: padres, madres, profesores, pediatras, nutricionistas, sociólogos y cronobiólogos, entre muchos otros.
Macarena Baena

Los niños de entre 12 y 17 años pasan más horas al año en internet que en el colegio

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies