Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

«Slow fashion», ¿el nuevo lujo?

«Slow fashion», ¿el nuevo lujo?

Artesana, atemporal, duradera, de calidad y responsable con el medioambiente. Así es la moda confeccionada a fuego lento, lo que se conoce como «slow fashion», un concepto que en España siempre ha estado vinculado al acervo artesano y al patrimonio cultural y hoy se conoce como el nuevo lujo

El "slow Fashion", ¿el nuevo lujo?

En la imagen, el presidente de la Asociación de Cradores de Moda (ACME), Modesto Lomba; Luis Torres, de Bowley, y Valentina Suárez y Margarita Ruyra, fundadoras de Es Fascinante (i a d); durante el desayuno «60 minutos de moda con EFE Estilo» en el que debatieron sobre este concepto de moda celebrado en la sede de la Agencia Efe, en Madrid. EFE/ Fernando Alvarado

«Slow fashion» es ropa «confeccionada a mano, duradera y de calidad», ha explicado este viernes el presidente de la Asociación Creadores de Moda de España (ACME), Modesto Lomba durante el desayuno «60 minutos de moda con EFE Estilo».

Pero además esta moda, añade Pepa Bueno, directora ejecutiva de ACME, es «responsable con el medioambiente»: reduce los residuos de la industria textil, utiliza los recursos de la economía local, -materiales y de mano de obra-, y pone en valor la cultura nacional.

Para Margarita Ruyra de Andrade, fundadora de Es Fascinante, portal de venta en internet que apuesta por la moda «slow» española este concepto está ligado a la sostenibilidad del la naturaleza y a una economía local que ofrece mayores recursos a los artesanos y lucha contra despoblación rural.

«La ‘slow fashion’ es una inversión», dice Valentina Suárez-Zuloaga, cofundadora de Es Fascinante, quien asegura que esta tendencia baja el ritmo de consumo y es mucho más «inteligente y responsable» invertir en piezas buenas de calidad que comprar más por menos dinero.

«Cuando se habla de artesanía en la moda se está hablado de cultura, de transmisión de conocimientos de generación en generación», ha dicho el diseñador Leandro Cano, para quien la artesanía es el «nuevo lujo».

«La artesanía pone en valor la cultura nacional y local, empodera nuestra diversidad cultural», considera Ruyra de Andrade, una reflexión que también comparte Luis Torres, artesano ceramista que aprendió el oficio gracias a su padre, un alfarero tradicional.

Sin embargo, este joven ceramista ha ido más allá, uniendo artesanía y diseño para ofrecer un producto contemporáneo, adaptado a los nuevos tiempos pero «preservando el patrimonio cultural», añade Torres, que reivindica la necesidad de un apoyo institucional.

«Lo que está claro es que la artesanía necesita tiempo y conocimiento», dice Lomba, que percibe que el consumidor vive en una pura «contradicción».

Por una parte quiere «cuidar el medioambiente y su salud», por otro consume de forma «irresponsable» pasando por alto las condiciones laborables de los trabajadores, el deterioro del planeta o los residuos que puedan generar el consumo compulsivo de prendas.

Ante esta situación de desorientación de consumo, la joven Valentina Suárez-Zuloaga cree que es necesario y muy importante educar a las nuevas generaciones en «compra responsable».

Aunque hasta hace muy poco el diseño y la confección lenta y de calidad solo estaba en boca de personas con más de 40 años, hoy en día es habitual entre los más jóvenes. «Se están empezando a concienciar, tenemos el deber de educarles», añade Suaréz-Zuloaga, quien asegura que «esta moda aunque sea más cara, a la larga compensa».

La industrialización ha normalizado la mala costura, con deficientes acabados y pésimos tejidos, «que van en contra de la ética profesional», dice el presidente de ACME, quien asegura que «el gran consumo no tiene valores, la artesanía sí».

Los hábitos de consumo desbordado nos han conducido a una mala praxis en la que se compra sin necesidad. «La democratización de la moda también tiene que hacer pensar a la sociedad para adoptar nuevos hábitos de compra», señala Luis Torres.

La moda lenta no debe de ser masiva, al contrario «tiene que ser de consumo reducido, porque su elaboración implica tiempos de espera» dice Suárez-Zuloaga, quien reconoce que «no es una moda para todo el mundo».

En esta sociedad en la que prima la moda pronta, el diseño y la confección de calidad son una oportunidad de negocio no ajena a la picaresca porque cualquiera se «sube al carro» y empieza a aparecer el «intrusismo», dice Leandro Cano, para quien la moda lenta es artesana, con piezas únicas que van ligadas a la «exclusividad».

«España es un país que se mira al espejo y no se gusta, siempre quiere ser otro», concluye Lomba, quien asegura que «si no valoras la cultura pierdes tu identidad», de ahí la importancia de preservar y poner en valor la costura artesa. EFE

Carmen Martín e Inma Tapia

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies