Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Gobierno y partidos apelan en el 12-O a acatar la sentencia del proceso separatista

El Gobierno, con su presidente en funciones a la cabeza, Pedro Sánchez, y los representantes de los principales partidos de la oposición apelaron este sábado durante la conmemoración de la Fiesta Nacional a acatar la sentencia del ‘procès’ y eludieron comentar su filtración

Los comentarios llegarán cuando se haga pública oficialmente la sentencia, según coincidieron en señalar los líderes políticos que asistieron a la recepción ofrecida por los reyes en el Palacio Real con motivo de la celebración del 12 de octubre.

Una recepción marcada por la inminencia de esa sentencia y que hizo que entre los casi 1.300 invitados, los más buscados por los periodistas para las habituales conversaciones informales fueran protagonistas de la misma como el presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena.

Él fue el primero en advertir que no habrá sentencia hasta que no esté firmada por el último magistrado, en referencia a la filtración conocida en las últimas horas y según la cual el tribunal ha acordado por unanimidad condenar a los principales responsables del ‘procès’ por delitos de sedición y malversación y descartar la acusación de rebelión.

Marchena, que ha lamentado las filtraciones, ha ratificado que la resolución se hará pública la próxima semana y que «todo está abierto».

Acorde con esa idea, Pedro Sánchez no ha querido hacer comentarios sobre la sentencia filtrada pero ha avanzado que hará una declaración institucional en Moncloa cuando se haga pública.

Ha confiado en que la Generalitat respete la legalidad y no vuelva a cometer los errores de 2017 y ha reiterado que el Gobierno tiene previstos todos los escenarios posibles y se guiará por los principios de «firmeza democrática, proporcionalidad y unidad».

Sánchez, que ha asegurado que si tiene que tomar alguna decisión de calado hablará previamente con los líderes de la oposición, ha tenido oportunidad de conversar durante la recepción con el presidente del PP, Pablo Casado, pero no con el de Ciudadanos, Albert Rivera.

Por su parte, Casado ha comentado a los informadores que Sánchez tiene su apoyo para hacer lo que deba en Cataluña.

«El Gobierno sabe que tiene red», ha dicho antes de aventurar que la sentencia del ‘procès’ puede ser «balsámica para el Estado de derecho«.

Mientras tanto, Rivera se ha limitado a eludir comentario alguno sobre la sentencia hasta que no se haga pública y a dar mucho ánimo al juez Marchena.

La filtración de la sentencia no ha gustado en el Ejecutivo, según ha admitido la ministra portavoz, Isabel Celáa, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha instado igualmente a esperar a que se conozca públicamente.

Cuando eso ocurra no teme disturbios en Cataluña y confía en que las críticas que pueda tener se expresen pacíficamente.

La inminencia de la sentencia del ‘procès’ ha opacado los comentarios sobre la cita electoral del próximo 10 de noviembre, aunque a ello se han referido también invitados como Sánchez.

El jefe del Gobierno en funciones se ha mostrado convencido de que el PSOE mejorará los resultados que vaticinan las encuestas y de que el PP no remontará, una opinión que contrasta con la expresada por Pablo Casado al augurar éste que su partido está ya por encima de los 100 escaños y que, «sin triunfalismos», tiene posibilidades reales de ganar los comicios.

No cree Sánchez que vaya a tener incidencia en las elecciones la exhumación de los restos de Franco, un asunto que Casado ha calificado de «carpetovetónico, de otro siglo».

Una de las novedades de la recepción ha sido el estreno de Vox, representado por sus principales dirigentes: Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith.

Salvo el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, han estado todos los presidentes autonómicos, muchos de ellos debutantes, como la madrileña Isabel Díaz Ayuso o la socialista María Chivite, después de cuatro años sin representación navarra.

A las ausencias del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y de dirigentes nacionalistas e independentistas, se han unido la de los exjefes del Gobierno, que no suelen prodigarse en este acto.

Sí han acudido a la invitación de los reyes numerosos exministros de gobiernos del PP y del PSOE, como Cristóbal Montoro, Esperanza Aguirre, Josep Piqué, José Montilla o Joaquín Almunia.

Después de que el pasado año el besamanos estuviera marcado por el malentendido de protocolo en el que se vio envuelto Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, el tránsito de los invitados por el Salón del Trono ha discurrido con normalidad.

Ha llamado la atención el beso con el que los reyes han saludado a María Zurita, prima de Felipe VI, y el gesto del embajador iraní, que, como es habitual, no ha estrechado la mano a la reina.

Personalidades del ámbito económico, social, cultural y religioso han completado el repertorio de invitados, que han degustado un vino español en el comedor de gala del palacio con la que se ha completado la recepción. EFE

Marchena avisa: «una sentencia no está hasta que la firma el último magistrado»

El Supremo decide condenar a los líderes del proceso separatista por sedición y malversación

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies