Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los estímulos olfativos y auditivos cambian la percepción de nuestro cuerpo

El olor a limón nos hace sentir más delgados y el de vainilla más gordos

Una investigación «pionera» desarrollada por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) junto con la Universidad de Sussex y el University College of London ha evidenciado que «los estímulos olfativos combinados con los auditivos pueden cambiar la percepción de nuestro cuerpo».

Estos resultados, que han sido publicados en el artículo ‘As Light As Your Scent: Effects of Smell and Sound on Body Image Perception’ aportan nuevos conocimientos en el campo de la neurociencia cognitiva y de la interacción persona-ordenador, según destaca la UC3M en una nota.

«Las personas se sienten más delgadas y ligeras cuando se les expone a aroma de limón, y más gruesas y pesadas cuando huelen aroma de vainilla», asegura una de las conclusiones de la investigación, que ha explorado la relación entre olores y formas corporales.

El equipo investigador ha logrado «demostrar que la imagen que tenemos de nuestro propio cuerpo se modifica en función de los estímulos que recibimos, como el olfativo», de manera que «la exposición a diferentes olores puede hacernos sentir más gruesos o esbeltos».

Otro sentido de los sentidos analizados que también influye en nuestra percepción es el del oído, como ha desvelado un dispositivo adaptado a unos zapatos, desarrollado en 2015 por la UC3M, que analiza cómo cambia la percepción que tenemos de nuestra imagen corporal cuando se modifica en tiempo real el espectro de frecuencia de los pasos al realizar una actividad física.

«Al aumentar las altas frecuencias, las personas se sienten más ligeras, más felices, caminan de forma más activa y les resulta más fácil realizar ejercicio», ha resaltado la profesora del Departamento de Informática de la UC3M Ana Tajadura-Jiménez, una de las autoras de ambas investigaciones.

Esta tecnología, basada en el estímulo auditivo, que se utilizó con éxito en 2017 para tratar a personas con dolor crónico y en 2019 para incentivar la actividad física, se ha combinado en la investigación actual con estímulos olfativos para «demostrar que ambos sentidos combinados influyen en mayor medida».

«Las distorsiones de la imagen pueden conducir a un detrimento en la salud física y emocional. Las investigaciones en neurociencia cognitiva han demostrado que se puede cambiar la percepción del cuerpo de las personas mediante estimulación visual, táctil, propioceptiva y de forma auditiva», añade Tajadura-Jiménez.

Estos resultados permitirán diseñar terapias novedosas y más efectivas para personas con trastornos de la percepción corporal, como experiencias de realidad virtual o el desarrollo de ropa interactiva o tecnología portátil que mejoren la autoconfianza de las personas y recalibren los sentimientos distorsionados del peso corporal.

En el futuro se prevé realizar esta investigación con una muestra clínica (la actual se realizó con personas sanas), evaluar si los efectos difieren en función del género y probar los efectos de otro tipo de aromas. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies