Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

De «rey» del chiringuito a «enterrador» de «tinglaos». Cosas veredes… españolito

La actualidad manda y, sobre la marcha, cambié de opinión en mi propósito de dedicar mis reflexiones y análisis del mes de Agosto a «refrescar» algunas memorias dormidas, con ideas que pudieran ayudar a explicar cómo se ha llegado a la situación actual de España, social y política, que pueden esperar una semana porque el tiempo no altera el fondo. Por el contrario, la actualidad de la esperada sesión de investidura de la candidata popular para presidir la región locomotora de España desde hace ya un par de décadas, Isabel Díaz Ayuso, creo que merece una reflexión ante algunas de las cosas escuchadas ayer en la Asamblea de Madrid.

La jornada de ayer, en la que la candidata popular fue respondiendo a las intervenciones de los representantes de la oposición, «socios» o no, porque tuvo réplicas para todos, destacó por la dureza empleada principalmente contra los del ahora feminizado Unidas Podemos e Izquierda Unida y Más Madrid, a cuyo portavoz, Íñigo Errejón, el becario de las tres comidas al día en Venezuela, calificó como «el político más traidor» por tener «Las manos manchadas de dictadura», para añadir que «está lleno de pobreza -de los demás, que no la suya, claro-, de indignidad. De eso se compone su trayectoria política». Pero, aunque habría mucho que añadir, dejo al lector que escudriñe la prensa, de uno y otro color, en la que podrá encontrar numerosos comentarios y frases literales para todos los gustos, dignas de reflexión y análisis. Una réplica tan dura que ha llevado a José Mª Sardá, otro de esos millonarios de izquierdas que proliferaron en esta etapa democrática a decir que «Monasterio es Mary Poppins al lado de Ayuso», que ya es decir, para un «odiador» nato de lo que él, entre otros muchos, califica en sus intervenciones como «extrema derecha».

Mención especial, quizás porque sea a los que mejor conozco, merece en mi opinión la intervención de la representante de VOX, Rocío Monasterio -en su línea «Monjasterio» a la que nos tiene acostumbrados su tono monjil-. Ha dicho, entre otras cosas, que «Nuestro compromiso con el PP y Ciudadanos acaba en el momento en el que comienza el de ustedes con nosotros, que es después de esta votación», pero sobre todo ha dejado caer una falsedad tan grande que me lleva a recordarle alguna información que seguramente ella desconoce ya que su irrupción en VOX fue después de una larga temporada como militante de base y «señora de», lejos de la primera línea política hasta que unos años después, cuando ya faltábamos muchos, fue «elegida» presidente madrileña del partido verde y empezó a darse a conocer desde las cámaras y micrófonos de su principal plataforma en los años de travesía del desierto -si no la única junto a la alcachofa de su fiel Luis del Pino (archivox declarado y confeso), ambas de muy baja audiencia-, la singular Intereconomía o El Toro TV, como parece llamarse ahora, del no menos singular amigo Julio Ariza, uno de los principales valedores de VOX en este tiempo. Tuvo el descaro la Sra. de Espinosa de decir que llegaban «para desmontar chiringuitos como había hecho antes su líder, Santiago Abascal», atribuyéndole al de Amurrio el «cierre» de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio, segundo generoso paraguas que le abrió el partido Popular de Madrid para que siguiese cobrando los más de 82.000 € anuales -prebendas aparte- que ya ganaba en la Agencia Regional de Protección de Datos de Madrid que, al parece, no tenía competencias como ente y que hubo que cerrar. ¿También «cerró» ese otro «chiringuito» del que vivió un buen tiempo y no está claro hasta cuando, el desleal Santi?

Para «desmemoriados» o desconocedores de la realidad, repasemos el «brillante» currículum del «héroe» de Amurrio desde su salida -por no llamarlo huída- del Partido Popular vasco del que ya llevaba más de una década viviendo sin hecho relevante alguno que se le conociera más allá de algún discurso más o menos atractivo y sin más mérito que ser nieto de alcalde franquista e hijo de concejal y miembro de la ejecutiva del PP vasco, unas buenas «credenciales» que le llevaron a ocupar una concejalía en Llodio en 1999, con 23 años y todavía sin oficio ni beneficio, ya que parece que se licenció en Sociología en Deusto allá por 2003, a los 27 añazos, una edad a la que un universitario de su época que se preciase llevaba ya no menos de cuatro o cinco años trabajando, actividad que llama poco al de Amurrio. Por los mismos «méritos», también disfrutó de sueldo público como miembro de las Juntas Generales de Álava en 2003 y2004 y fue diputado regional del Parlamento Vasco entre 2004 y 2009. Curiosamente, en medio de ese periodo, Mayo de 2006, creó la Fundación DENAES, Defensa de la Nación Española –que no tengo claro si su nombre no lo tomaría «prestado» de un libro que, con ese título, publicó José Manuel Otero Novas en 1996-, demostrando una capacidad de compatibilizar puestos sin contenido sólo factible en la «polivalencia» de un político, de la que su secretario general, jefe de la Asesoría Jurídica, diputado nacional y concejal del ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith-Molina es un claro ejemplo: «una persona, un cargo» ¿verdad don Javier? Una Fundación, DENAES, que fue la plataforma de lanzamiento a nivel nacional de Abascal, que la utilizaba para, de charla en charla con no más de veinte oyentes, irse dando a conocer en provincias y nombrando delegados, de lo que sacó altísima rentabilidad al llegar a VOX, pero vamos por pasos.

Ya establecido en Madrid bajo la protección de su madrina política Esperanza Aguirre, fue nombrado por ésta en Febrero de 2010 director de la Agencia de Protección de Datos madrileña, creada en la última etapa de Joaquín Leguina y ampliada en sus competencias -no muy claras, parece- en Julio siguiente, ya con Alberto Ruíz Gallardón como mandatario regional. Y permaneció en ese cargo hasta Diciembre de 2012, poco después de que Ignacio González sustituyera a Aguirre y cerrara la Agencia. Pero se ve que la mano de su madrina era alargada o que Abascal gozaba también de buena relación con el nuevo presidente, porque éste lo nombró director de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio Social en abril de 2013, fundación con un único trabajador además de él, una tal Anka Moldovan, y sin actividad conocida durante su mandato,​ que ese año recibió de la Comunidad una subvención de 183.600 € de los que 82.491 eran el sueldo del nuevo director, de cuya «frenética» ocupación le tocó dar cuentas en la propia Asamblea de Madrid el 5 de Noviembre de 2013 -atención a las fechas- a petición del diputado de UPyD, Alberto Reyero, cuyo enlace https://www.youtube.com/watch?v=bO0EPByqUVI vuelvo a dejar para conocimiento y juicio del que no lo haya visto, que marcaba la defunción de la Fundación

Y pedía atención a las fechas porque se da una extraña coincidencia entre la salida de ese puesto de director de la citada Fundación -Noviembre de 2013- y el inicio en VOX de Abascal, que «abandonaba» de manera sonora el PP, en carta a Mariano Rajoy que envió al periódico El Mundo por esos días, saltándose unilateralmente el guión de presentación oficial del nuevo partido, todavía en proyecto -el 17 de Diciembre, un mes después, es la fecha en que el Ministerio del Interior inscribió a VOX en su Registro como partido político y el 16 de Enero siguiente cuando se presentó a la prensa-. O sea que, el «honrado» Santi, desde ese puesto de director, sin contenido pero muy bien remunerado, parece que estaba ya en negociaciones para incorporarse a lo que saliera del proyecto iniciado en Junio anterior tras una reunión entre unos colaboradores de Alejo Vidal-Quadras (entre los que me encontraba) y otros de Ignacio Camuñas, desde las asociaciones Reconversión y Foro para la Sociedad Civil, respectivamente. Hay quien dice que hubo otra reunión con estos mismos líderes más Abascal, en Génova 13, con la cúpula del PP, que desconozco pero, de haberse celebrado, no sé cual sería antes. Abascal, que como queda dicho, llegó después del verano de ese año 2013, lo hizo exigiendo sueldo para entrar en VOX porque veía terminar su tan generosamente remunerada etapa en el chiringuito del PP que, según su amiga Rocío, él «cerró». Y como llegó junto a su delfín Iván Espinosa, pues lo pidió para los dos, y la no menor generosidad de Alejo Vidal-Quadras -¿sería característica del PP anterior ser tan generosos con recursos ajenos?- le puso a cada uno la nada despreciable cantidad de 5.000 € mensuales. Pero además, como decía antes, ofreció esa «estructura» provincial que había creado en su DENAES subvencionada, para liberar al que tendría que haberse encargado de la organización territorial del partido -otro gallo hubiera cantado- que, en su buena fe y creyendo al personaje como hubiéramos creído todos entonces -todavía no había dado su cara real el de Amurrio- le pasó los trastos y Abascal nombró coordinadores a sus delegados con excepción de tres o cuatro que no veníamos de su Fundación y ese es el principio de lo que vino después que ya he tratado en otros artículos, la precipitada aparición en público de VOX, los primeros meses de tumultuosa y encontrada vida y la consumación del golpe tras el fiasco de las elecciones europeas de Mayo de 2014, la dilución del Presidente, el infructuoso esfuerzo de uno de los Vicepresidentes, el intento en vano de una candidatura alternativa Voxista -seguidores del VOX auténtico, aclaro- y la travesía del desierto de cuatro años hasta que la llegada del Dr. Falconeti Plagio cum Fraude a la Mocloa precipitó la expansión del nuevo VOX de principios «marxistas», de Groucho Marx, me refiero: «Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros».

¿Esos son los «chiringuitos»  que ha «cerrado» su jefe de filas, Sra. Monasterio, y son los que viene VOX a cerrar también para «dar voz a los 300.000 madrileños que han votado a su partido»? Mejor, explique a esos votantes de Madrid, que fueron realmente 285.099 -que no es lo mismo que 300.000-, qué han hecho tan bien, usted y sus socios de chiringuito, para perder en las elecciones autonómicas 235.318 votos, en sólo cuatro semanas, respecto a los 520.417 que obtuvieron en las generales, nada menos que un 45’22% de votos perdidos, casi la mitad del sufragio del 28A.

Y, poco antes de terminar el artículo, me llega la noticia de que Isabel Díaz Ayuso es ya la nueva Presidente del Gobierno de Madrid. ¡Enhorabuena, Isabel! de la mayor parte de los firmantes de aquel lejano ya Manifiesto por España, en el que hubo bajas y altas, y desde el que pedimos el voto del centro derecha a la candidatura del PP, como única alternativa posible frente al retorno de la ruinosa izquierda y contrapartida al gobierno Frankestein de Pedro Sánchez. Es una buena noticia para Madrid y para España que Comunidad y Ayuntamiento de la región y ciudad punteras de nuestro país, estén de nuevo gestionadas por el Partido Popular. A ver si se repiten elecciones generales en Noviembre y replicamos el modelo.

Antonio de la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión

Artículo anterior Han pasado nueve años y todo sigue igual, tirando a peor

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies