Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¿Quién pone a un batasuno en su comisión de Derechos Humanos, señora Chivite?

Entre las noticias esperpénticas de esta semana (y ha habido unas cuantas) ha habido una que no ha recibido demasiada atención, quizá porque es una causa perdida. Me refiero a la elección, como presidente de la comisión de Derechos Humanos y Cultura Democrática en las Juntas de Guipúzcoa, de Joxemari Carrere.

En el sistema vasco, las provincias tienen una autonomía considerable, expresada a través de las Juntas de cada una de ellas. En la de Guipúzcoa gobierna una alianza de PNV y PSE, como en el resto de la comunidad… e igual que en el resto, es una alianza “abierta”: cuando el PNV no se pone de acuerdo con el PSE, vota con Bildu para sacar adelante lo que quiere. Como por ejemplo el proyecto de nuevo Estatuto vasco. Podría decirse que el PSE sirve al PNV y a Bildu de hoja de parra.

Cuando PNV (Geroa) y Bildu gobernaron Navarra con la hoja de parra de Podemos e IE, pasó algo curioso: pusieron a un batasuno de figura clave en la consejería de Paz y Convivencia. Subvencionaron el “mapa del sufrimiento” promovido por el PNV, que recoge a los asesinos pero se olvida de demasiadas víctimas y familiares, y no hablemos de los exiliados. Y su medida estrella fue la Ley de Abusos Policiales, que permitirá a un comité político dar derechos de víctima (y llamar culpable) sin pasar por un juzgado, si no lo impide el Constitucional. En resumen, hicieron lo que pudieron por borrar de la Historia (con mayúsculas, pero reciente y viva) los crímenes de ETA y de sus palmeros, y escribir justificaciones para su violencia.

Ahora, Bildu ha anunciado que está dispuesta a repetir la idea en Navarra, apoyando un gobierno de PNV con una presidenta hoja de parra del PSN, María Chivite, en el que cada decisión y cada partida presupuestaria necesitaría la complicidad de Bildu para salir adelante, y todo tendría que negociarse a través de los nacionalistas vascos.

Bien, futura presidenta. Mire a Guipúzcoa y mire a dónde nos lleva. Porque independientemente de qué partido aporte las posaderas del sillón, el poder de la presidencia navarra va a ser de quien pueda generar una mayoría. Y usted no puede. Geroa y Bildu han demostrado, en las últimas elecciones, ser ya intercambiables: dos marcas para el mismo proyecto político de integración cultural forzosa y blanqueo de la intransigencia. Podemos en Navarra es un submarino de Bildu. E IE se apunta a cualquier cosa que se diga progresista, a pesar de que los números dejen claro que la situación social ha empeorado en Navarra.

Dicho de otro modo, va hacer usted de hoja de parra. Y lo va a hacer a costa del PSN, que quedará marcado para siempre después de servir de instrumento para la agenda identitaria nacionalista. Y lo va a hacer a costa de Navarra, de su prosperidad y de su convivencia, puestas en manos de gente a las que son lo último que les importa.

Lo va a hacer, incluso, a costa de España, porque el pacto en Navarra cierra las puertas a cualquier acuerdo de investidura que no deje a Sánchez al pie de los mismos caballos separatistas que le derribaron la última vez al negarle apoyo para aprobar sus presupuestos.

Piénseselo, señora Chivite. Piénseselo una última vez. ¿De verdad le importa tanto un asiento vacío de poder, un asiento en el que va a acabar haciendo de muñeco ventrílocuo de los nacionalistas vascos porque no tiene otro modo de aprobar nada? ¿De verdad es capaz de manchar su partido, perjudicar a su comunidad, y poner el gobierno de España en manos de Esquerra Republicana de Cataluña?

¿Se da cuenta de que la aventura va a durar hasta los próximos presupuestos, si llega? ¿Se da cuenta de la resaca con la que se van a levantar, usted y el PSN, cuando se acabe el sueño?

La ambición por el poder de cambiar las cosas es comprensible, señora Chivite, Lo que no es fácil de comprender es que usted piense que el puesto de hoja de parra glorificada que le están ofreciendo Geroa y Bildu es algo más que una trampa.

En fin. Feliz fin de fiestas.

Miguel Cornejo (@miguelcornejoSE) es economista.

Artículo anterior Irlanda queda demasiado lejos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies