Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Un estudio aprecia «importante margen de mejora» en la alimentación en colegios de Navarra

Un trabajo de fin de estudios del Grado de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio rural dirigido por la UPNA y CPAEN revela que la alimentación en los colegios tiene «mucho margen de mejora» y que la calidad aumenta si disponen de cocinas en los colegios

Además, revela que los precios poco tienen que ver con la calidad de los alimentos y que la administración cumple aquí un papel fundamental, al poder establecer cuotas mínimas de productos frescos y de temporada, locales y ecológicos.

Son algunas de las conclusiones de un trabajo que analiza una práctica cuyo volumen de negocio supera los 20 millones de euros al año en Navarra, donde los niños de infantil y primaria pasan 10 años, 180 días al año, 7,5 horas al día en el colegio y de ellas 2,5 en el comedor o actividades previas y posteriores a la comida.

El estudio ha sido realizado pro Julen Onieva, dirigido por el profesor de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) Natxo Irigoien y técnicos de CPAEN, y en él han participado 34 centros escolares públicos, de los 119 que han sido autorizados para prestar el servicio de comedor en el año 2018/2019, a los que se suman las Apymas Herriko, Sortzen y el Consejo Escolar.

Se trata de un análisis e identificación de la realidad actual de los comedores escolares públicos de Navarra, donde el estudio muestra que la gestión de estos tiempos en los centros educativos en Navarra es muy diferente.

En cuanto al aspecto económico que conlleva el servicio de comedor escolar, se puede estimar que en los centros públicos de Navarra, teniendo en cuenta la cantidad de menús servidos al día (17.514), el número de días en los que los y las alumnas hacen uso del servicio en un año (180 días/año) y el precio medio del menú (3 euros/día) sin incluir el coste del servicio y cuidado, en Navarra aproximadamente supone una cantidad de 9,5 millones de euros al año.

Esta cantidad puede suponer más de 20 millones de euros al año si se consideran los centros concertados, según el estudio, que constata la «gran diversidad de modelos de comedores escolares, con mucho espacio para la mejora», donde prima la subcontratación del servicio a empresas externas y la comida es transportada hasta el centro.

En su mayoría se lleva mediante línea caliente (59 % de los casos), donde los platos se cocinan en el mismo día en el que se van a consumir y se transportan directamente hasta el centro donde se consumen. También se han identificado algunos centros en los que por la distancia entre el centro y la cocina, esta es transportada en frio, incluso desde fuera de Navarra, y posteriormente es recalentada.

En el análisis se ha podido observar que los precios del servicio de comedor son muy diferentes de unas a otras escuelas y en muchos casos estas diferencias no parecen estar determinadas mayoritariamente por las características de las materias primas utilizadas sino por otros aspectos organizativos del servicio.

Son varios los centros que han decidido dar un paso adelante y cambiar varios alimentos en los menús, llegando a incorporar más de 18 productos ecológicos al mes frente a aquellos centros en los que solamente se ofrece uno o ningún producto ecológico, sin suponer un aumento significativo en el precio pagado por los usuarios.

También, en muchos de los centros el personal es insuficiente o los comedores no disponen del tamaño adecuado, por lo que se pueden encontrar hasta 3 turnos de comida diferentes en un mismo centro, un factor que «determina enormemente la calidad y condiciones del servicio», según las mismas fuentes.

Consideran que la administración puede influir en la mejora de los comedores escolares mediante la «adecuación de cocinas que permitan cocinar in situ, comedores de tamaño suficiente, velando por los ratios de cuidadores y a sus condiciones laborales, fomentando la formación de las personas encargadas y estableciendo parámetros de calidad mínimos en los menús».

Por ello, el estudio propone que en los pliegos de licitación para la adjudicación del servicio de comedor, se establezcan cuotas mínimas de productos frescos, locales, ecológicos y de temporada, que sean bonificadas en los concursos y se limite la presencia de platos precocinados, frituras y platos recalentados. EFE

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies