Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Deuda, yuan o daños colaterales a fabricantes, cartas de China frente a EE.UU

China ejerce una gran influencia sobre la economía de Estados Unidos, y cuenta con varias bazas para lanzar «contramedidas» tras el veto estadounidense a Huawei, el último intercambio de aranceles y el aparente deterioro de las negociaciones comerciales entre Pekín y Washington

Cuando un acuerdo parecía cercano en la guerra comercial, una serie de desencuentros acabó con el presidente estadounidense, Donald Trump, cumpliendo su amenaza de aumentar los aranceles a las importaciones chinas, a lo que se unió la exclusión de Huawei del acceso a la tecnología y al mercado estadounidenses.

Pekín respondió con «contramedidas necesarias» en forma de aranceles, pero la pregunta ahora es si China tratará de utilizar otras bazas para presionar al mandatario estadounidense, que mantiene su idea de aplicar nuevas tasas si no hay trato.

El factor que muchos señalan como principal amenaza de China a Estados Unidos es la cantidad de deuda soberana que controla, situándose como su principal acreedor extranjero -solo Japón le sigue de cerca- con el 17,3 % de la vendida a otros países, es decir, 1,12 billones de dólares (1,01 billones de euros).

Desde la crisis financiera de 2008, China ha sido el principal titular foráneo de deuda estadounidense, pero la porción del pasivo estadounidense controlada por el país asiático se sitúa actualmente en su mínimo de los últimos dos años.

De marzo de 2018 -mes en el que Trump dio inicio a la guerra comercial- al mismo mes de 2019, Pekín rebajó la cifra de deuda estadounidense en su poder en un 5,7 %, 67.200 millones de dólares (60.338 millones de euros).

Medios oficiales como el nacionalista Global Times advierten de que esta tendencia continuará para «evitar riesgos» tanto económicos como políticos al diversificar sus reservas -compuestas principalmente por dólares-, así como para «apoyar al yuan» (el renminbi, la divisa nacional).

No obstante, el director del Centro de Estudios Americanos de la Universidad del Pueblo, Shi Yinhong, no cree que China vaya a deshacerse de su parte: «En las circunstancias actuales es poco probable que el Gobierno chino pueda hacer algo con la deuda de EE.UU. porque también sería muy perjudicial para China», comenta a Efe.

Aunque Shi considera que «la interdependencia económica entre ambos países se ha reducido considerablemente» en los últimos meses, una disociación económica entre las dos potencias provocaría ajustes «muy difíciles y que llevarían mucho tiempo» en China, que, sin embargo, está «preparada» para la posibilidad.

Global Times advierte de que «si las relaciones comerciales siguen deteriorándose, todas las opciones están sobre la mesa».

«Si China se deshace de la deuda de Estados Unidos, es posible que otros países le sigan, lo que desencadenaría una subida de sus tasas de interés que afectaría mucho a la economía estadounidense», pronostica Dong Dengxin, director de un instituto económico de la Universidad de Ciencia de Wuhan (centro).

Pero la influencia china va más allá de lo macroeconómico, como muestra el efecto que tiene el conflicto sobre tecnológicas estadounidenses cuya cadena productiva pasa por el gigante asiático como Apple, Intel o Qualcomm.

En lo que va de mes, la valoración bursátil de Apple ha caído casi un 15 %; la de Intel, más de un 12 %, y la de Qualcomm, casi un 21 %.

Aunque otros sectores como los juguetes o el equipamiento deportivo también se han visto afectados, otras piezas en el tablero son sectores clave en lo que los medios chinos ya llaman «guerra fría tecnológica» como el de la fabricación de chips.

El presidente chino, Xi Jinping, dejó entrever la posibilidad de utilizar las tierras raras -elementos clave para la fabricación de semiconductores- como carta en la guerra comercial, y un artículo publicado en la prensa oficial advertía de que si Trump bloquea las ventas de chips a China, muchas productoras de EE.UU. «se enfrentarían a la bancarrota».

El portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, fue algo más genérico este jueves: «Es probable que la práctica de EE.UU. de desacreditar y reprimir a las compañías chinas cause un daño mayor a las compañías y consumidores estadounidenses».

Otro de los asuntos que preocupa en Estados Unidos es la evolución del yuan, cuyo valor frente al dólar ha caído más de un 8,5 % desde el inicio del conflicto. Trump afirma que la devaluación de la divisa china es una estrategia deliberada de Pekín para hacer más atractivos sus productos en el mercado global.

En este sentido, no conviene olvidar uno de los efectos que tiene la fortaleza del dólar con respecto al yuan: muchas de las grandes empresas chinas, especialmente las promotoras inmobiliarias, cuentan con grandes deudas denominadas en dólares, y la devaluación del renminbi o yuan hace que sea más difícil pagarlas.

Un yuan excesivamente debilitado también propiciaría la fuga de capitales, algo que preocupa a Pekín, que ha aprobado medidas en los últimos años para tratar de evitarla.

A China, segunda economía mundial, no le conviene entrar en una guerra comercial total: aunque Pekín trata de reconducir su sistema económico hacia el consumo interno, casi un 20 % de su PIB todavía procede de las exportaciones de bienes y servicios, y Estados Unidos es su principal comprador con un 19 % del total. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies