Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Guardia Civil 175 años

Corría 1840. Para España eran años de bandolerismo en siglo de una invasión, contiendas en América y África, más un puñado de guerras civiles. El él, un pamplonés lo vio claro, creando la Guardia Civil. Del ejército procedieron sus contingentes iniciales, en tanto su nombre indicaba que su fin era la protección de los paisanos. Bastantes navarros sirvieron y lo hacen en sus filas.

Desde el fundador, Girón y Ezpeleta, todos sus directores fueron generales, como continúan siendo en la Gendarmería y los Carabineros, cuerpos muy similares de Francia e Italia. Así fue hasta que un gobierno designó al primer político, Roldán, del PSOE. La disposición de poner frente al Instituto un hombre de partido tal vez sea acertada o no; la persona elegida fue un error histórico: fue pionero en falsificar currículum, y saquear erario.

Cuando se creó, no lucía su prenda más representativa sino el bicornio, que podemos contemplar en el uniforme de época. Después se adoptó el tricornio, pero no el originario: este sería el de los cuadros de Carlos III y el motín de Esquilache (que tuvo el pronto de ordenar a la gente que abandonase chambergo u capa tradicionales por aquella moda napolitana). No, ese no fue el tocado de los guardias, sino el tricornio en batalla. Este, como el pico frontal molestaba al disparar en el combate, lo llevaba doblado y sujeto con un botón dorado. Era, ni más ni menos, el de gala actual, entonces también de servicio. Como se ajaba durante las patrullas, mujeres de portadores comenzaron a cubrirlo con sufrido hule oscuro. De ahí surgió el fabricarlo en material plástico (nunca se realizó en charol, dado su precio). Si ustedes se fijan, simula con un bultito tener debajo aquel botón que cerraba el saliente delantero.

Lo que si se estipulaba en el reglamento inicial era obligatoriedad de todos integrantes de lucir bigote, “ya que refuerza la autoridad” (sic); y los oficiales la medida de la perilla que podían dejarse. Algo de esto han debido oír, pues se han afeitado la mosca desde Otegui a otros cuantos bildutarras. Tal vez ahora que pisan moqueta, tienen poder y pueden hacer propaganda con dinero de nuestros impuestos, no lo ven apropiado.

El desfile conmemorativo se efectuó en horario laboral, que impidió a muchos acudir. Entre el público, numerosos miembros de VOX; en tribuna, cargos de UPN, PP y PSN, con los ex presidentes de Navarra Sanz, del Burgo y Allí. Los partidos que no acudieron a respaldar el “viva el orden y la ley”, ellos sabrán.

Invitados, miembros de ANVITE; qué menos. Sabido es la cantidad de muertos que la guardia civil tuvo frente al terrorismo; o como por dos veces puso a ETA contra las cuerdas, aunque luego en los despachos se malograse la victoria.

No se pudieron imponer condecoraciones “ya que el gobierno no ha podido firmar la concesión de recompensas”. Una vergüenza estos días que rubrican como si no hubiera un mañana. O, como dijo Rubalcaba QEPD, sin que Rajoy lo pillase, porque el B.O.E. es la mejor propaganda electoral.

Sean otros 175 años velando por los españoles.

Jesús Javier Corpas Mauleón, historiador y escritor

Artículo anterior Oro, para la feria del toro

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies