Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Coaliciones y ultranacionalistas: así está el vecindario europeo

Sirva el escenario en Finlandia tras sus elecciones para ilustrar el aspecto que presenta el vecindario europeo antes de los comicios en España: los gobiernos de coalición son la norma y la pujanza ultranacionalista empieza a dejar de ser noticia

La fragmentación de los resultados finlandeses, donde ninguna formación obtuvo más del 20 % de los votos, conduce a una negociación que deberá incluir a socios variopintos en un Ejecutivo que nacerá, a priori, con una frágil salud.

El fin de la era de las mayorías absolutas se ha cobrado un peaje en forma de inestabilidad. En algunas ocasiones, las menos, las inesperadas parejas de baile han dado frutos valiosos. En otras, los matrimonios se han convertido en una pesadilla.

La volatilidad que sufre España, que celebrará sus terceras elecciones generales en apenas tres años y medio, no es una excepción en el tablero europeo.

Vecinos como Italia o Alemania han comprobado la dificultad para alcanzar alianzas de gobierno, que luego quedan a expensas de que cualquier cambio en la dirección del viento se las lleve por delante.

Así, entre coaliciones mal avenidas y nacionalismos ascendentes, está el panorama en algunos de los principales países comunitarios:

FRANCIA

Fueron pioneros en el avance de la ultraderecha. Ahora pueden serlo con la aparición de un nuevo movimiento de centro atrapalotodo, que surgió desde dentro del sistema para dinamitar el propio sistema.

Con los socialistas noqueados en la lona y los conservadores en riesgo de seguir sus pasos, el «macronismo» se alimenta de los grandes partidos tradicionales para encarnar la única alternativa posible frente a los nacionalismos.

Gracias al régimen semipresidencialista francés -donde el jefe de Estado acumula un gran poder- y a un sistema electoral a dos vueltas que penaliza a la extrema derecha, Emmanuel Macron goza de un amplio margen para tratar de reformar el país y construir su relato de progresistas versus populistas.

El populismo de Marine Le Pen espera su turno, aunque parece haber entrado en un estancamiento que por ahora le obliga a ceder el estandarte en Europa al vicepresidente del Gobierno italiano Matteo Salvini.

ITALIA

Ejemplo exacerbado de las tendencias que recorren Europa, la pareja formada por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga podría tener sus días contados si, como parece, el partido de Salvini obtiene un gran resultado en las elecciones europeas de mayo.

Pese a los intentos del líder del M5E y también vicepresidente del Gobierno, Luigi di Maio, por distanciarse de su aliado, las encuestas apuntan a su caída y al fortalecimiento de la ultraderecha.

Consciente de ese capital político, Salvini pretende encabezar la ola nacionalpopulista en Europa, sumando incluso a elementos procedentes de la órbita conservadora como al líder húngaro, Viktor Orbán

El M5E, por el contrario, sufre por hallar aliados en otros países. Se aproximó a los «chalecos amarillos» franceses, pero el heterogéneo movimiento francés carece de líderes que puedan dar una respuesta coordinada.

ALEMANIA

EL largo y lento adiós de Angela Merkel como canciller del mayor país de la Unión Europea (UE) deja todo en suspenso.

Detrás aparecen interrogantes como el verdadero potencial de la extrema derecha de Alternativa por Alemania (AfD) en un escenario sin Merkel, la viabilidad de los socialdemócratas como partido de gobierno o el resurgir de los Verdes, que se pondrá a prueba en las europeas.

La gran coalición que dirige el país ha erosionado la popularidad de sus integrantes, aunque al mismo tiempo ha permitido una estabilidad política poco común en alianzas aparentemente «contra natura» como la de conservadores y socialdemócratas.

En la retaguardia, aunque cada vez con un papel más importante, espera la sucesora ungida por Merkel, Annegrett Kramp-Karrenbauer, más conocida como AKK.

Si nada cambia antes, habrá que esperar a 2021, el fin de la legislatura, para resolver esos dilemas que atacan a una Alemania en su momento de mayor fragilidad económica.

PORTUGAL

La fórmula portuguesa de las tres izquierdas no tiene equivalente en Europa, pero le ha servido al socialista António Costa para reforzar la imagen del país a nivel internacional y obtener unos sólidos resultados macroeconómicos.

Sostenido en el Parlamento por los comunistas y el Bloco de Esquerda, el Ejecutivo de Costa mantiene un alto nivel de popularidad, sobre todo en contraste con el decaimiento generalizado en el Partido Social Demócrata, de centroderecha, que no termina de remontar el vuelo de la mano de su líde,r Rui Rio.

Con elecciones legislativas el próximo mes de octubre, Costa parece ahora mismo gozar de solidez, aunque un escándalo por nepotismo dentro del Ejecutivo ha afectado a su imagen en las últimas semanas. EFE

Las catorce fechas que marcaron la legislatura europea más agitada

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies