Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La nueva Unidad de Rehabilitación Cardiaca del CHN atenderá a cerca de 1.400 pacientes al año

NAVARRAINFORMACIÓN.ES

El Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) ha puesto en marcha la Unidad de Rehabilitación Cardiaca (URHC) que atenderá de manera multidisciplinar a cerca de 1.400 pacientes cardiológicos, con un abanico de actividades relacionadas con la prevención cardiovascular, educación sanitaria, adquisición de hábitos de vida saludables y control de los factores de riesgo

La creación de esta nueva unidad está incluida en el Plan de Salud del Servicio Navarro de Salud (SNS) 2014-2020, dentro del programa de prevención y atención a las enfermedades vasculares y diabetes, dirigido, específicamente, a la atención y rehabilitación de la cardiopatía isquémica e insuficiencia cardiaca.

La obra para poner en marcha este nuevo servicio se inició en junio de 2018 y ha tenido una inversión total de 739.697 euros, repartidos de la siguiente manera: redacción del proyecto y dirección obra, 7.058,5 euros; ejecución de obra, 435.696 euros; equipamiento general, 61.348 euros; y equipamiento médico, 235.594 euros.

La nueva Unidad de Rehabilitación Cardíaca se localiza en la planta baja del antiguo Hospital de Navarra, junto al Servicio de Rehabilitación, en un espacio de 600 metros cuadrados. Dispone de un gimnasio de rehabilitación cardiaca de 135 m2, que incluye consulta y box de reanimación; consultas de Enfermería, Cardiología, y Rehabilitación; una consulta médica de insuficiencia cardiaca; otra de Enfermería de insuficiencia cardiaca; un Hospital de Día de insuficiencia cardiaca; así como dos vestuarios para pacientes, y aseos públicos y para personal. Todos estos nuevos locales están dotados de aire acondicionado, sistema de renovación de aire, iluminación tipo LED, y gases medicinales.

En lo que respecta al nuevo equipamiento, la unidad está dotada de 8 bicicletas estáticas, una elíptica, tres cintas para caminar o correr, colchonetas, y pesas. Dispone, también, de un sistema de monitorización completo para los 12 puestos de ejercicios instalados, un equipo de ergoespirometría, un desfibrilador, un ecocardiógrafo, cuatro monitores de constantes vitales, cuatro pulsioxímetros portátiles, y un analizador de bioimpedancia (analizador de la composición corporal: porcentaje de grasa, musculatura y variaciones de agua corporal), entre otros dispositivos.

Para su funcionamiento, la unidad cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por médicos y médicas de Cardiología y de Rehabilitación; dos enfermeras; una auxiliar y profesionales de Fisioterapia, además de una secretaria.

Programas personalizados

El tratamiento en esta nueva unidad incluye la atención escalonada en el tiempo a la cardiopatía isquémica, la insuficiencia cardiaca, el seguimiento tras la cirugía de pacientes valvulares, la hipertensión pulmonar, las cardiopatías congénitas y otras patologías. Las y los profesionales calculan que 1.400 pacientes serán susceptibles de ser incluidos, cada año, en los distintos programas de rehabilitación que se llevarán a cabo. En todos los casos, la unidad realizará una estratificación del riesgo que padece la o el paciente, incluyéndolos, así, en uno u otro tipo de programa.

Las y los pacientes clasificados de bajo riesgo seguirán un programa de ejercicio ambulatorio guiado por Atención Primaria, siempre en coordinación con la URHC, en tanto en cuanto ya se ha demostrado que el beneficio de estos es similar al realizado a nivel hospitalario.

Por su parte, en el caso de pacientes con riesgo moderado, serán incluidos en programas de ejercicio dentro de la propia unidad, y en grupos de 10 o 12 pacientes. Estos realizarán los ejercicios tres días a la semana durante dos meses, o dos días por semana durante tres meses. Este nuevo espacio está dimensionado para atender de 400 a 480 pacientes de estas características al año, en horario de mañana. Los programas de ejercicio estarán controlados por fisioterapeutas del Servicio de Rehabilitación y enfermeras del Área del Corazón, con apoyo de personal auxiliar sanitario y no sanitario.

Además, y paralelamente a estos programas de ejercicio, la unidad ofrece, también, consultas médicas de rehabilitación donde se realizará la planificación individualizada del ejercicio y solución de problemas relacionados con el mismo; consultas de cardiología con revisión de síntomas y tratamientos; consultas de enfermería orientadas a la educación y control de riesgo cardiovascular; actividades formativas; y consultas de apoyo de profesionales nutricionistas y psicólogos.

Menos ingresos y más capacidad funcional

Las enfermedades del corazón son la segunda causa más frecuente de mortalidad por detrás del cáncer, siendo además una importante causa de deterioro de la calidad de vida y del gasto sanitario.

La rehabilitación cardiaca es un proceso multidisciplinar que incluye entrenamiento físico, educación para la reducción del riesgo, cambios en el estilo de vida y uso de técnicas de modificación de conducta. Los programas de rehabilitación cardiaca asociados a los cambios de estilo de vida y mejor control de los factores de riesgo cardiovascular suponen más del 50% de la reducción de la mortalidad en la enfermedad coronaria -al resto de tratamientos apenas se les atribuye, en conjunto, un 40% adicional de beneficio-. Asimismo, está demostrado, también, que reduce el número de hospitalizaciones y de consultas; disminuye los costes derivados de la atención sanitaria, así como el consumo de medicamentos; y mejora el cumplimiento terapéutico y la satisfacción y calidad de vida de las y los pacientes, y su capacidad para realizar ejercicio.

Los programas de rehabilitación cardiaca están indicados en todas las cardiopatías. Se han demostrado beneficios en pacientes diagnosticados de cardiopatía isquémica tras un episodio agudo o un procedimiento de revascularización coronaria mediante cateterismo o cirugía cardiaca; en las y los diagnosticados de insuficiencia cardiaca crónica en situación estable; en aquellas y aquellos intervenidos de cirugía cardiaca por lesiones valvulares; y en las y los diagnosticados de hipertensión pulmonar o con cardiopatías congénitas.

Según datos del CHN, de los años 2012 a 2015, el número de pacientes atendidos por el Servicio de Cardiología, asciende al año a unos 830 con síndrome coronario agudo, 122 con revascularización de las arterias coronarias, no incluidos en el grupo previo, 220 con cirugía valvular, 140 con insuficiencia cardiaca, 5 hipertensión pulmonar, 43 cardiopatías congénitas y 35 con fibrilación auricular y sobrepeso.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies