Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El decisivo voto indeciso

En el momento de escribir estas líneas la campaña electoral, la primera la de las elecciones generales al Congreso y Senado, aún no ha comenzado, le falta poco. Mas no sé usted lector, yo estoy más que harto de los políticos. Como decía Unamano de los hunos y de los hotros, estoy cansado de su verborrea mitinera y su lenguaje políticamente correcto, asqueado de que suban el nivel de crispación social, del corruptos de hunos y el ladrones de los hotros, de que la actualidad de las noticias marque y usurpe el debate,ahora maternidad subrogada, después eutanasia, luego legalizaciones de drogas y prostitución, derechos de LGTB,… que son temas interesantes empero no se hable de los asuntos importantes y urgentes que afectan a todos, estabilidad económica, generación de empleo, control y disminución del déficit, generación de empleo, persecución del fraude fiscal, aseguramiento del sistema de pensiones, una gestión sanitaria igual para todos los usuarios y que reduzca las listas de espera, disminución de la accidentalidad laboral, un sistema educativo de futuro asentado, consistente y equilibrado y no en permanente cambio según el desgobierno de turno y las modas sociales, política de inmigración y acogida, seguridad ciudadana, disminución de la violencia y delincuencia, desmantelamiento de las redes de tráfico de drogas y personas, seguimiento y reinserción plena de las personas, preservación y conservación del medioambiente, reducción de las emisiones y los residuos, control de plagas y especies invasores, ….

También me disgusta que nos traten como a niños y nos quieran dar caramelos mal llamando a los consejos de ministros, viernes sociales, aunque los pliegos para los viajes del Inserso no se hayan aprobado y las medidas electoralistas como las bajas por paternidad, se retrasen varias semanas. Pero el cuento está servido. Y mencionar que todos los candidatos a Presidentes de Gobierno se han equivocado de profesión y quieren ser Presidentes de equipo de fútbol, y tiran la casa por la ventana realizando fichajes de última hora, aunque eso suponga pasar por el arco del triunfo los reglamentos internos, las primarias, y la opinión de sus militantes. Además rehuyen los debates serios pero acuden a programas de entretenimiento menos mal que esos días Pablo Motos estuvo acertado y les clavo algunas puyas.

A pesar de ello la política está de moda, aunque la llamada generación Z, los que pueden votar primera vez en estas elecciones, estén algo desorientados a juzgar por la video-encuesta del Intermedio el programa de Wyoming. Su nivel salvo, alguna excepción, es tristemente deplorable.

Últimamente la política tiene mucha aceptación en el cine, así nos encontramos películas como Los idus de marzo(2011), Sola contra el poder (2016), Los archivos del Pentágono (2017), El vicio del poder y El candidato  ambas del año pasado y la triunfadora en los Goya El Reino. También las series no son ajenas a este auge House of Cards, Borgen, Homeland, la española Secretos de estado, ….

De ellas se pueden sacar muchas lecciones interesantes, aunque me da que nuestros políticos son más de leer encuestas y sondeos y de buscar fotos para ser portada del Marca o el As, no en vano son la prensa más leída, el complejo de Florentino o Bartomeu, mencionado hace unas líneas, vuelve a surgir.

Hay una serie italiana, Suburra, que estaría catalogada de cine negro, pues su trama se desarrolla  en Roma y mezcla el trafico de drogas, la mafia, los pelotazos inmobiliarios, la aristocracia, el poder, la policía, las jerarquías eclesiales, la inmigración, la prensa, los políticos y la corrupción. Vamos de total actualidad. En la segunda temporada se dan una serie de circunstancias y hechos que son muy interesantes por el momento electoral en el nos hayamos.

De un lado la fragmentación política que provoca una necesidad de alianzas para alcanzar el poder. De otro la manipulación de los medios y la corrupción policial. En la serie italiana, hablan de la importancia de los votos de los indecisos y como influir en su decisión electoral. Uno de los protagonistas indica que a las personas no nos gusta perder y que los indecisos son los que a la postre deciden siempre. Les suena, la cocina del CIS y sus encuestas por parte del Sr. Tezanos, y como sólo un partido sube y sube.

De otro si el elector detecta inseguridad social o económica tendera al voto “conservador” por contra si aprecia buena gestión policial y tendencia económica favorable votará “progresismo”. Los pongo entre comillas porque  su distinción no están clara como quieren hacernos ver. Por eso fíjense en los titulares de estos días y verán como van aumentado en uno u otro sentido para que sin darnos cuenta los indecisos terminen por decantarse y voten a caballo ganador. Si usted está indeciso no se fie de los sondeos y titulares y profundice en las noticias.

Jesús Bodegas Frías, Ldo. en Ciencias Biológicas, con experiencia en Calidad y Producción.

Artículo anterior ¡Votad, votad, malditos!

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies