Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Rosa Menendez, presidenta del CSIC Rosa Menendez, presidenta del CSIC CSIC

La presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, ha asegurado en una entrevista con Efe que, en el ámbito científico, el “techo de cristal” también existe y ha destacado que las mujeres deben perseguir sus objetivos “sin miedo al fracaso”

Menéndez (Cudillero, Asturias, 1956), la primera mujer en dirigir la mayor institución científica de España, ha considerado que las mujeres son cada vez más conscientes de su capacidad “para dirigir equipos y ocupar puestos de responsabilidad”.

Esta investigadora química, que ha participado en Pamplona en la mesa redonda “La mujer en la ciencia: ¿hasta dónde puede llegar?”, organizada por la Universidad de Navarra, ha lamentado que en la ciencia española siga habiendo actitudes sexistas y se ha declarado admiradora de la investigadora Margarita Salas, precursora de la biología molecular en España.

Pregunta – Las matriculaciones en carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), están cayendo en España, sobre todo entre las mujeres. ¿Cuál cree que es el motivo?

Respuesta – Los motivos no están del todo claros. Todo parece indicar que existe un cierto rechazo de las jóvenes a estudiar disciplinas STEM por la supuesta mayor dificultad de estas carreras. Esto no debería ser así. Las capacidades de las niñas y los niños son las mismas, pero la percepción propia de su capacidad es menor en ellas.

Consciente o inconscientemente se tiende a valorar la formación científica más para los niños que para las niñas y a explicar el éxito por la inteligencia, en el caso de los niños, y por el esfuerzo, en el de las niñas. También es posible que consideren que el esfuerzo que requiere finalmente no compense y entonces dirigen su mirada hacia otros ámbitos.

P – También hay una escasa presencia de mujeres al frente de las cátedras universitarias, ya que no llegan al 25 % del total. ¿Existe el llamado ‘techo de cristal’ en el mundo académico?

R – Sí, el techo de cristal existe. Centrándonos en el nivel académico de profesores de investigación, que es el equivalente a catedráticos, dentro del CSIC el porcentaje de mujeres es también más bajo que el que debiera ser, un 25 %. No obstante, el índice del techo de cristal en el CSIC disminuye continuamente desde hace años. En el año 2000 era 2,33 y en 2018 se ha reducido a 1,36 (proporción entre hombres y mujeres en cargos de dirección).

A nivel nacional, en el ámbito científico, el índice de techo de cristal es peor, ya que se sitúa en 1,85 y lo mismo ocurre en Europa, donde es del 1,64. Por tanto, debemos seguir trabajando para alcanzar el equilibrio, un índice de techo de cristal igual a 1. Las mujeres somos cada vez más conscientes de nuestra capacidad para dirigir equipos y ocupar puestos de responsabilidad.

P – ¿La percepción de las niñas en edad escolar sobre la ciencia les aleja de esos estudios? ¿Cómo puede mejorarse esa percepción?

R – Las niñas necesitan modelos femeninos en los que fijarse y afianzar sus capacidades. Los libros de texto y los modelos que conocen en esas etapas son siempre masculinos, por lo que no toman adecuadamente conciencia de que las mujeres pueden realizar cualquier estudio, ya que no encuentran referentes femeninos. Las mujeres debemos seguir libremente nuestras ambiciones, con confianza, sin prejuicios y sin miedo al fracaso.

P – En ese sentido, ¿cuáles son las científicas a las que más admira?

R – Admiro mucho a Rosalind Franklin, no solo por su aportación fundamental en el descubrimiento de la estructura de doble hélice del ADN. Y a Margarita Salas, nuestra ilustre investigadora precursora de la biología molecular en España. Es, sin duda, un ejemplo a seguir.

P – ¿Hay actitudes sexistas en el entorno laboral científico?

R – En ciencia sí hay actitudes sexistas, muchas veces inconscientes. Algo no extraño, ya que la ciencia, como toda la sociedad, era un territorio de hombres. Son discriminaciones a veces sutiles, pero existen estudios publicados en revistas científicas de prestigio que indican sesgos, por ejemplo, en la evaluación de méritos. Los científicos pensamos que somos objetivos y neutros, pero nuestros valores son los que hemos heredado y que ahora estamos tratando de modificar. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies