Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Elecciones europeas y municipales, las más cercanas a ‘una persona, un voto’

Las elecciones europeas y las municipales serán, entre las cuatro citas electorales que se avecinan, en las que el valor del voto de cada elector estará más cerca de valer lo mismo y los resultados más próximos a los que se obtendrían mediante un sistema electoral de proporcionalidad directa.

Es la conclusión del profesor del Departamento de Economía y experto en Estadística de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) Luis Felipe Rivera, tras analizar la representatividad de cada voto en las elecciones, informa la UAH en un comunicado.

La primavera ha llegado cargada de citas electorales: la primera cita en el calendario está establecida para el día 28 de abril, elecciones generales al Congreso y al Senado, y un mes más tarde, el 26 de mayo, confluyen elecciones locales en los 8.124 municipios de España, autonómicas -se elegirán parlamentarios autonómicos en algunas comunidades autónomas, exceptuando Andalucía, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y el País Vasco y en las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla- y europeas.

Como señala el profesor Rivera, del Departamento de Economía y experto en Estadística, todos estos procesos están regulados por la Constitución Española y por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), así como por leyes específicas en las diferentes comunidades autónomas.

Aunque el objetivo sea el mismo en todos ellos, elegir a los representantes, lo cierto es que el voto de cada ciudadano no tendrá el mismo valor según los comicios.

“Es preciso tener en cuenta, por un lado, el número de representantes que conforma cada institución y, por otro, la forma de elegirlos”, indica Rivera.

En el caso del Congreso, indica el profesor de la UAH, “los diputados se eligen a través de circunscripciones provinciales”.

“Según la LOREG, cada provincia es representada por un mínimo de 2 diputados, salvo las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, que cuentan con 1 diputado cada una. De esta forma se reparten 102 diputados”, explica.

El resto, hasta 350, “se asignan de forma proporcional a la población de derecho de la provincia”, de modo que “Madrid es la provincia con más diputados en total (36), mientras que Soria cuenta únicamente con 2”.

“Esta forma de distribuir los escaños garantiza la representatividad de los territorios de menor población”, añade Rivera.

“Dentro de cada provincia, una vez efectuado el escrutinio, se elimina a aquellos partidos que no hayan superado el 3% de los votos y luego el reparto de escaños no se hace de forma proporcional, sino aplicando un sistema ideado en 1878 por Victor D’Hont, que fue un matemático y abogado belga que trabajó como profesor en la Universidad de Gante”, señala.

Este sistema es el adoptado por un gran número de países, por ejemplo Portugal, Países Bajos, Austria o Bélgica.

En virtud de Ley D’Hont, el voto de los madrileños no valdría lo mismo que el de los castellano-manchegos o los catalanes al elegir sus representantes en el Congreso, “porque en cada provincia el número de votos necesarios para elegir a cada diputado es diferente”.

“Por especificar los casos extremos, en 2016 fueron necesarios 96.272 votos por escaño en Madrid, mientras que en Soria se necesitaron solo 24.809 votos”, explica Rivera.

En resumen: según dónde viva el elector y cómo de poblada esté su provincia, así será el valor de su voto a la hora de elegir los diputados del Congreso.

En las elecciones autonómicas puede haber circunscripciones electorales -como en el caso de las elecciones en Cataluña o Castilla-La Mancha, en el que las provincias tienen una determinada representación en el Parlamento autonómico- o no -como en el caso de la Comunidad de Madrid-.

En las elecciones europeas o municipales la situación cambia, ya que la circunscripción es única, por lo que el reparto de los escaños en cada una se hace utilizando la Ley D’Hont, sin necesidad de garantizar nada más.

“Eso hace que los resultados en estas elecciones sean más próximos a los obtenidos en un sistema de proporcionalidad directa”, indica el especialista en Estadística de la UAH.

Rivera explica que el lema ‘un ciudadano un voto’ casi se cumple en las elecciones municipales y europeas. Pero solo casi porque, en cualquier caso, una vez que se han producido las votaciones, no existe una forma de reparto totalmente justa.

En opinión de este experto, “la injusticia en el reparto de los escaños se debe más al hecho de la división en circunscripciones y la asignación de escaños en cada una, que al propio método de reparto elegido”.

“En este sentido, si el reparto de diputados asignado a cada una de las circunscripciones se hiciera de forma proporcional, entonces el valor del voto sería más equitativo en las diferentes provincias, pero las provincias más despobladas no tendrían apenas representación parlamentaria”, agrega el profesor de la Universidad de Alcalá de Henares. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies