Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La primavera en Navarra será «cálida», según las predicciones

La mayoría de los modelos meteorológicos apuntan a que el de abril a junio será un trimestre «cálido en su conjunto», con temperaturas por encima de lo normal de promedio tanto en Navarra como en la península ibérica y en el conjunto de Europa, especialmente al norte del continente.

Así lo ha avanzado el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología en Navarra, Pedro Oria, quien en conferencia de prensa con motivo del cambio de estación -la primavera astronómica da comienzo oficialmente este miércoles a las 22:58 horas- ha hecho balance del invierno que hoy termina y ha avanzado la predicción estacional para los próximos meses.

Al respecto, y tras advertir de las reticencias que deben observarse ante la fiabilidad de predicciones hechas con tanta antelación, Oria sí que ha apuntado a que el trimestre de abril a junio será «cálido» en Navarra y en toda Europa, al igual que las dos últimas semanas del mes de marzo.

En cuanto a las precipitaciones se ha posicionado «con muchas más dudas» y con más «baja fiabilidad» a largo plazo, ya que algunos modelos apuntan a una ligera anomalía positiva en el este de la península pero otros indican lo contrario, una situación ante la que él opina que «probablemente estemos en valores del cómputo global para los meses de abril, mayo y junio, o quizás ligeramente superiores, pero con muchas precauciones».

En cuanto a las dos últimas semanas de marzo, las precipitaciones estarán por debajo de lo normal la próxima semana y, «con menos fiabilidad, la primera de abril parece que tampoco tendríamos lluvias por encima de lo habitual», ha avanzado Oria.

Sobre el balance climático de 2018, el experto ha señalado que el pasado fue a nivel mundial «el cuarto año más caluroso jamás registrado», lo que le ha hecho observar que «la tendencia de calentamiento global es clarísima».

«Los últimos cinco años han sido los más calurosos desde que tenemos registros, desde 1880, y esto sigue evidenciando una pauta de calentamiento acelerado», ha subrayado para apuntar que 2018 en España ha sido el decimosegundo año más cálido desde el comienzo de la serie, en 1965, y el noveno más cálido de este siglo.

La temperatura media el pasado año fue de 15,5 grados en el conjunto de España, lo que supone 0,4 grados por encima del valor normal, mientras que en Navarra, la estación de referencia que es la del aeropuerto de Pamplona marcó 0,2 grados de anomalía positiva, que marca que fue «una año más cálido» en la Comunidad foral.

En cuanto a precipitaciones, 2018 fue un año «muy húmedo en el conjunto de la península y las islas, un 25 % más que la media», y en el aeropuerto de Pamplona aún lo fue más, un 36 % más de lo normal, y con una cantidad registrada de 910 litros por metro cuadrados.

En cuanto al invierno que hoy finaliza, en el conjunto de España ha sido un trimestre cálido, «el tercero más cálido del siglo XXI, muy especialmente en zonas de montaña de la mitad norte, sobre todo en Pirineos, que es donde hemos registrado las mayores anomalías», y se ha revelado como «muy seco» en cuanto a precipitaciones en el conjunto de la península y las islas.

En Navarra Oria se ha detenido a analizar meses a mes este invierno, que en diciembre ha sido «especialmente cálido en la vertiente cantábrica y Pirineos, sobre todo en la zona del Roncal y de Salazar», con 1,5 grados por encima de la media en general, y «muy seco» en cuanto a precipitaciones.

Enero, por su parte, ha sido «un mes frío, especialmente frío en la vertiente cantábrica y Roncesvalles, con heladas muy fuertes» y seco en precipitaciones hasta el día 20, ya que la última decena de días del mes fue «extraordinariamente lluviosa en Navarra», de forma que en el norte en tan sólo 10 días se registraron anomalías de entre 200 a 300 % en estaciones como Areso, donde se superaron los 500 litros esos días.

Febrero recuperó la tendencia anterior y fue «cálido, muy especialmente en las máximas y sobre todo en la segunda quincena, en la que batimos algunos récords», ha dicho Oria, quien ha destacado que en Goizueta y Lesaka se llegaron a 28 grados el día 27 de febrero, «lo que supone la temperatura más alta de la serie».

En cuanto a precipitaciones, febrero fue muy seco a excepción de los tres primeros días, cuando Navarra registró una nevada en cotas bajas, aunque el resto del mes la tendencia fue seca y sin apenas precipitaciones. EFE

La primavera arrancará este miércoles con 4 planetas dominantes y luna llena

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies