Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

SpaceX, más cerca del hito de los vuelos tripulados comerciales al espacio

La compañía estadounidense SpaceX se acerca al hito de poner en marcha los primeros vuelos comerciales al espacio con humanos a bordo, tras el lanzamiento este sábado de una cápsula no tripulada hacia la Estación Espacial Internacional (EEI).

«¡Despega!, el siguiente gran salto de un nuevo capítulo de los sistemas de vuelos espaciales humanos de Estados Unidos ha dejado la plataforma», escribió la NASA en un su cuenta de Twitter, por la que emitió en directo el lanzamiento, que tuvo lugar a las 2.49 hora local (7.49 GMT).

Tras despegar desde la histórica plataforma 39A del complejo de Cabo Cañaveral (Florida), la misma del lanzamiento de las misiones lunares del programa Apolo, la cápsula Crew Dragon deberá alcanzar la EEI en la mañana del domingo con unos 180 kilos de suministros en su interior para los astronautas que se encuentran en la estación espacial.

El objetivo de la Demo Mission-1 (DM-1), que es un «vuelo de prueba sin tripulación a bordo», es demostrar la capacidad de SpaceX para viajar de forma «segura y fiable hacia y desde la EEI», como parte del programa de tripulación comercial de la NASA, según la compañía aeroespacial fundada por Elon Musk.

Precisamente Musk, poco después del lanzamiento, publicó en su cuenta de Twitter un video que muestra lo más parecido a un ser humano que transporta la Crew Dragon: Un maniquí ataviado con traje de astronauta llamado Ripley, el mismo nombre que la protagonista de la película «Alien».

«Estamos liderando en el espacio de nuevo», resaltó en su cuenta de Twitter el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien felicitó a la NASA y a SpaceX por el exitoso lanzamiento de hoy.

El despegue de Crew Dragon, una versión mejorada del módulo de carga Dragon, pone a EEUU «un paso más cerca del lanzamiento de astronautas estadounidenses al espacio, desde suelo estadounidense en cohetes de fabricación estadounidense», dijo Pence.

Por su parte, en una rueda de prensa posterior al despegue el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, calificó la misión de cinco días como el inicio de «una nueva era en los vuelos espaciales», en la que a través de un «robusto nuevo mercado» se podrán reducir costos e «incrementar accesos en formas que históricamente no han sido posibles».

«Es un paso revolucionario en nuestro camino de llevar a los humanos a la Luna, Marte y más allá», expresó.

Bajo un contrato con la NASA por el que recibirá 2.600 millones de dólares, el plan de SpaceX en esta primera fase es llevar a cabo un vuelo de prueba sin tripulantes, pero con suministros y equipos, a la estación espacial, a la que luego de cumplir una serie de fases llegará «de manera gradual» mañana domingo, sobre las 6.00 hora local del este de EEUU (11.00 GMT).

La Crew Dragon permanecerá acoplada a la estación espacial por cinco días, hasta el próximo viernes, día en que comenzará, de madrugada, un viaje de retorno a la Tierra, donde se espera descienda en el Océano Atlántico alrededor de las 8.45 hora local del este (13.45 GMT).

Si todo va según lo previsto, en abril próximo SpaceX llevará a cabo un nuevo test de vuelo para probar un sistema de emergencia y, meses más tarde, probablemente en julio, transportará por primera vez a dos astronautas de la NASA a la estación espacial, donde permanecerán dos semanas.

«Mientras se prepara a Dragon para el traslado de seres humanos por primera vez, SpaceX continuará haciendo viajes regulares a la EEI con suministros y carga», señala la compañía aeroespacial, que agregó que en la actualidad la cápsula es la «única nave espacial que puede traer de regreso a la Tierra una gran cantidad de carga».

La Crew Dragon cuenta con sistemas para el soporte de vida de la tripulación, nuevos paneles de control y de diseño de asientos, y un sistema de propulsión que puede usarse en caso de emergencia en el lanzamiento para poner a salvo a la tripulación.

La misión iniciada este sábado incluyó el aterrizaje exitoso de una parte del cohete Falcon 9 en la plataforma «Por supuesto que todavía te quiero», situada en el Atlántico, el trigésimo quinto de este tipo que consigue la compañía privada y con los que logra la meta de reutilizarlos.

La puesta en el espacio de la Crew Dragon es un peldaño arriba en el objetivo de la NASA de cara a la era de los vuelos comerciales tripulados, y para la que también se han asociado con la firma privada Boeing por medio de un contrato que la cadena de noticias CNN cifra en 4.200 millones de dólares.

Desde 2011, año en que la NASA finalizó el lanzamiento de sus transbordadores, EE.UU. ha tenido que recurrir a la Soyuz rusa para enviar astronautas a la EEI, acuerdo por el que pagaba a Moscú unos 80 millones dólares por asiento y, de paso, una situación engorrosa para una potencia muy orgullosa de su historia espacial y de haber pisado la Luna.

Frente a la Soyuz, con la que aun tienen vinculación contractual este año, la Crew Dragon, aseguran, tiene como ventaja que ha sido diseñada desde cero con los avances científicos más recientes. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies