Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Científicos desarrollan sistema de monitoreo inalámbrico para recién nacidos

Un equipo de investigadores ha desarrollado un sistema de sensores inalámbricos para recién nacidos para facilitar que los padres puedan tener a sus hijos entre los brazos aunque se encuentren en la Unidad de Cuidados Intensivos, informó hoy la revista Science.

El equipo responsable del proyecto, que está compuesto por un grupo interdisciplinar de científicos de la Northwestern University (Illinois, EE.UU.), anunció que ha completado una serie de pruebas preliminares en bebes prematuros en las clínicas Prentice Women’s Hospital y Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital de Chicago.

Los resultados cosechados hasta el momento concluyen que este tipo de sensores inalámbricos ofrecen datos tan precisos y fiables, como los sistemas de monitoreo tradicionales.

Una de las principales ventajas de este nuevo método de control clínico es que facilita el contacto piel con piel de los padres con sus hijos, algo que numerosos estudios han recomendado al considerar que tiene efectos beneficiosos tanto para los pequeños como para sus progenitores.

“La cantidad de cables que unen los sensores con los monitores y se enganchan a los bebes, en ocasiones a través de agujeros en las incubadoras, es asombrosa”, dijo el coautor del estudio Aaron Hamyas, jefe de neonatología del Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital.

Los sensores, que se adhieren a la piel de los niños mediante parches, resultan además menos lesivos para los neonatos, puesto que los sistemas empleados hasta la fecha requieren de una mayor cantidad de adhesivos para fijar los cables.

“Queríamos eliminar la red de cables y adhesivos molestos empleados en los actuales sistemas de control y reemplazarla con algo más seguro, más centrado en el paciente y más compatible con la interacción entre padres e hijos”, señaló el técnico de bioelectrónica y responsable de desarrollo tecnológico del proyecto, John A. Rogers.

Los investigadores calculan que este tipo de tecnología podría empezar a estar disponible en los hospitales estadounidenses en un plazo de dos o tres años y que, con ayuda de patrocinadores, esperan poder enviar miles de estos sensores a países en vías de desarrollo. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies