Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El Gobierno de Navarra insta a reflexionar sobre los riesgos del consumo de cannabis

NAVARRAINFORMACIÓN.ES

El Departamento de Salud del Gobierno de Navarra ha puesto en marcha una nueva campaña bajo el lema “ El cannabis afecta a tu cerebro ¿Lo has pensado?”

Con esta campaña propone, tanto a población joven como adulta, reflexionar sobre la normalización social del consumo recreativo de cannabis, bajo la creencia de que es inofensivo. Además, informa de los riesgos para la salud que supone, riesgos serios sobre todo si el consumo es continuado, y especialmente en menores, ya que puede suponer la ruptura de trayectorias vitales (fracasos escolares o laborales, complicación de las relaciones familiares o de amistades, accidentes, etc.).

Enmarcada en las acciones que realiza el III Plan de Prevención sobre Drogas y Adicciones, responde a la alta prevalencia en Navarra del consumo recreativo de cannabis, marihuana y otros derivados, especialmente en menores y jóvenes, con consumos situados, junto con la Comunidad Autónoma Vasca y Valencia, entre los mayores de España y los más altos de Europa.

El Consejero de Salud, Fernando Domínguez, ha presentado hoy esta campaña acompañado por la directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), María José Pérez Jarauta, y por la jefa de la sección de Promoción de la Salud y Salud en todas las políticas del ISPLN, Margarita Echauri

Consumo de cannabis en Navarra. Riegos y consecuencias

Texto

La situación del consumo de cannabis en Navarra

Las prevalencias de consumo en la Comunidad Foral son superiores a las de la media española y de los países europeos.

En Navarra la presencia y el consumo de cannabis se ha normalizado, aunque en menor grado que el alcohol o el tabaco: casi el 40% de la población adulta entre 15 y 64 años y cerca del 39% de la población entre 14 y 18 años (31% media española) lo han probado (Encuestas EDADES 2017 y ESTUDES 2016). En este grupo de edad con una tendencia descendente desde 2006 pero con dos repuntes, uno de 2008 a 2012 y otro en 2014-2016.

Por su parte, el porcentaje de población que lo ha consumido en los últimos 30 días, se sitúa en un 19% en el grupo de 18 a 29 años y en un 22% en la población de 14 a 18 (18% media española).

En el grupo de 14 a 18 años, en Navarra en ambos consumos las diferencias con la media española son estadísticamente significativas.

Si bien se requieren más estudios para concluir respecto a los efectos del consumo ocasional, continuado y de riesgo, problemático o adictivo, se constata un aumento de la presencia del cannabis en los accidentes de tráfico y aparece también acompañando a las intoxicaciones etílicas atendidas en urgencias pediátricas (menores de 15 años) en las cuales la presencia de cannabis se ha duplicado del periodo 2007-2011 al periodo 2011-2016, pasando de un 7 a un 14%.

En los Centros de Salud Mental (CSM) se mantiene de 2017 a 2018 el número de pacientes atendidos con trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de cannabinoides como diagnóstico principal o secundario, 362 casos y 355. Respecto a las atenciones en adolescentes, en el programa Suspertu de Proyecto Hombre en 2018 de 72 nuevos ingresos, 51 (71%) manifiestan consumo de cannabis con un patrón mayoritario de consumo diario y edad de inicio de 13,8 años, mayoritariamente chicos.

Los riesgos y consecuencias del cannabis

El principal componente psicoactivo en el cannabis y la marihuana lo constituye el tetrahidrocannabinol, THC, además de otros muchos componentes cannabinoides. Según el Plan nacional de drogas y otros organismos internacionales, su consumo influye en el cerebro en funciones relacionadas con la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento, la coordinación, el apetito, el dolor, el placer y la percepción sensorial y del tiempo.

A corto plazo produce efectos que se perciben como beneficiosos como bienestar y una cierta euforia. Pero también produce deterioro de la memoria y dificultad para realizar tareas que requieren atención o concentración, lo que puede afectar al aprendizaje y el rendimiento escolar o laboral, favorecer el absentismo y el fracaso, incidiendo en la ruptura de trayectorias vitales.

El THC presente en el cannabis se considera la causa principal del deterioro de las capacidades de conducción y manejo de algunas máquinas (atención, concentración, coordinación y tiempo de reacción), lo que da lugar a accidentes de tráfico o laborales con distintas consecuencias.

La tolerancia al THC es muy desigual, y diferentes dosis en distintas personas puede provocar una intoxicación que produce malestar, de estómago y/o vómitos, que se suele acompañar de sensación de agobio, falta de movilidad, sudores o escalofríos, aumento del ritmo cardíaco, desorientación, etc., y que se conoce como “blancazo”.

Se relaciona con reacciones mentales adversas como ansiedad, miedo, desconfianza o pánico y se estudia también la asociación encontrada en algunos casos entre consumo de marihuana y episodios aislados de psicosis aguda con alucinaciones, delirios, paranoia y pérdida del sentido de la identidad personal o como desencadenante de la implantación de algunos problemas graves de salud mental.

Cabe destacar, igualmente, que a los riesgos del cannabis, se suman riesgos cuando se consume con otras drogas, siendo frecuente el policonsumo.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies