Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Un gen implicado en el TDAH aumenta el riesgo de tomar sustancias adictivas

Un gen implicado en los Trastornos por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) está relacionado con el consumo de sustancias adictivas, como el tabaco, el alcohol, la cocaína o el cannabis, según un estudio en el que han participado 2.700 afectados de TDAH de EEUU, Colombia y España.

El estudio, que publica la revista ‘Translational Psychiatry’, del grupo Nature, ha descubierto que una variación concreta en el gen LPHN3 aumenta en un 40 % el riesgo de dependencia a la nicotina en los pacientes españoles afectados por el TDAH.

En la investigación han participado expertos de la Facultad de Biología y del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB), del Instituto de Investigación Sant Joan de Déu (IRSJD), el CIBER de Enfermedades Raras (CIBERER), el Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR), el CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) y los Institutos Nacionales de Salud de Bethesda (EEUU).

Uno de los genes vinculados con el TDAH es el LPHN3, que codifica la proteína latrofilina 3, «una molécula asociada a la formación de conexiones sinápticas entre algunos tipos de neuronas, y por tanto buen candidato a tener relación con cualquier trastorno psiquiátrico», ha detallado Bru Cormand, jefe de investigación en Neurogenética de la Facultad de Biología de la UB.

Este gen, además, tiene influencia en la respuesta de los pacientes a la medicación, el grado de severidad de la enfermedad y la aparición de conductas disruptivas, pero hasta ahora no se había explorado en profundidad el posible vínculo entre el gen LPHN3 y la adicción a sustancias.

En este trabajo, los expertos han aplicado un método estadístico innovador (recursive-partitioning frameworks), que integra información clínica, demográfica y genética sobre el TDAH para predecir otro trastorno comórbido (es decir, que se presenta de forma concurrente), como la adicción al tabaco, el alcohol, la cocaína, el cannabis o la marihuana, entre otros.

Las conclusiones apuntan a que, dentro del grupo de afectados españoles por el TDAH, una variación concreta en el gen LPHN3 aumenta en un 40 % el riesgo de dependencia a la nicotina.

Según los expertos, los resultados son similares en el caso del alcohol y las drogas ilegales, que se han estudiado de forma conjunta en el marco de la investigación.

«Ahora sabemos que la genética tiene un papel importante en estas conductas. Eso nos ayuda a predecir riesgos en niños y adultos con TDAH y a mejorar las estrategias de prevención, pero la genética del TDAH es muy diversa, hay muchos genes implicados y varían entre los pacientes afectados por la patología», ha añadido Cormand.

Un 75 % del TDAH tiene una base genética y el 25 % restante es atribuible a factores ambientales que son muy variables, según el experto, que advierte que los factores externos también pueden ser relevantes en las conductas adictivas, como por ejemplo, determinados estilos de vida o interacciones sociales.

«Además, la cocaína y otras sustancias adictivas -según Cormand- tienen una acción psicoestimulante similar a la del principal tratamiento farmacológico del TDAH. Eso explicaría que algunos afectados las consuman como automedicación por sus efectos aparentemente beneficiosos». EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies