Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La librería más antigua de Madrid cuelga el cartel de «cese de actividad»

La icónica librería de Nicolás de Moya, ubicada en la calle Carretas de Madrid desde 1862, ha colgado en sus vidrieras los carteles de «liquidación por cese de actividad» ante la imposibilidad de mantener el negocio por culpa de la crisis y las ventas online.

El blanco sobre negro impreso en el rótulo de Librería Nicolás Moya anuncia el único negocio centenario que perduraba en la calle Carretas.

Aún no hay fecha oficial del cierre, pero la primera librería española especializada en el “arte de curar”, la medicina, no aguanta la presión de la crisis del libro.

El fundador, Nicolás Moya, vio la oportunidad de abrir una tienda médica y tuvo que pedir el permiso de sus progenitores para empezar el negocio ya que no contaba con la mayoría de edad y dedicó su vida a comprar, traducir y editar libros médicos.
Moya inició la andadura de crear una imprenta en la que publicaría los libros de referentes de la época como los de los doctores Santiago

Ramón y Cajal, José Letamendi y Federico Loriz, o a la traducción de obras científicas francesas, inglesas y alemanas que de otra forma no hubieran llegado a España.

Mientras que el Café Gijón (1888) acogía las tertulias de los poetas y escritores, la trastienda de Moya sirvió las veces de aula para el Nobel de Medicina Ramón y Cajal, que utilizaba este escenario para compartir sus conocimientos con los colegas de otras ciudades que lo visitaban en Madrid.

Tras fallecer Moya a la edad de 74 años, las charlas cesaron y el establecimiento se desplazó del número 8 de la calle Carretas al 29, por lo que la actual tienda se abrió hace más de un siglo, en 1915, pero parece que “ya poca gente está interesada en comprar libros”, ha afirmado a Efe el dependiente del local, Eduardo Valencia.

“Ya ni siquiera los estudiantes de medicina o veterinaria vienen a comprar libros, dicen que con los apuntes y las cosas que encuentran en Internet les basta”, asevera Valencia.

Por este motivo Gema, la biznieta de Moya, ha decidido echar el cierre antes de tener más pérdidas.

Algunos golosos aprovechan los descuentos de la liquidación y Eduardo envuelve en un fino papel blanco estampado con la razón social los que serán los últimos libros que vende.

Esta librería dejará un hueco palpable en la acera de los impares de Carretas, una calle pegada a Sol que hace poco se entregó por completo a los peatones.

Valencia se imagina el futuro del establecimiento, que dejará de ser un negocio familiar para probablemente convertirse en la sede de alguna multinacional, como ocurrió con el local aledaño a la librería, que era una ortopedía con casi un siglo a sus espaldas y tuvo que echar el cierre.

“Sería bueno que las instituciones nos trasladaran un poco de apoyo y ayuda para seguir manteniendo locales históricos”, dice el librero, apenado porque el “único recuerdo” que quedará en la calle Carretas será una placa en la que se leerá: “Aquí estuvo la librería más antigua de Madrid”. EFE

Ana Márquez

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies