Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El kuatripartito en la jaula de Asirón

Me van a permitir (espero) que despida el año repitiéndome. Este artículo tiene poco de nuevo, pero hay cosas que obligan a repasar lo que ya hemos dicho.

Hay dos actos que retratan al actual alcalde de Pamplona y su mandato. Uno fue la negativa a dejar que Ciudadanos pusiese dos horas en la calle la última carpa informativa prevista para 2018, por el artículo 33 ya que no hay otra base legal para ello. Otro es el patrocinio del evento de una plataforma a favor de los presos de ETA los días 28 y 29 de Diciembre en Sarasate. Dos días para escandalizarse porque asesinos y cómplices estén encerrados. Dos días para solidarizarse y ponerse “en su piel”, con jaula y todo. Dos días para escenificar un apoyo social e institucional a esos delincuentes.

Lo decía hoy el presidente de ANVITE. Para SARE y para Asirón, queda claro que no todas las vidas valen lo mismo. Que lo que está bien para un asesino cualquiera, y no digamos para un violador, es inhumano para un “gudari” capaz de volar un supermercado, pegar un tiro en la nuca a un concejal elegido democráticamente (o a un agente del orden o un militar, no menos inocentes), extorsionar y amenazar a familias hasta que huyen de su pueblo, volar hijas de guardias civiles con morteros, o torturar a un secuestrado haciéndole jugar a la ruleta rusa. Porque esas vidas segadas o traumatizadas no les parecen igual de dignas que otras. Porque, asumámoslo, para Asirón y la gente que apoya a los presos, no todas las vidas valen lo mismo. Específicamente, sólo valen algo las de los que les caen bien. El resto se pueden segar sin que esté justificado acabar en la cárcel.

La etiqueta de “proetarra” les molesta, pero tras aprobar un acto como éste, les viene como anillo al dedo.

Asirón no sólo ha autorizado este tipo de actos, los fomenta y apadrina. Ha demostrado varias veces que si un acto es de su cuerda, la organización se facilita y el coste se perdona (desde “corrikas” a la que nos ocupa) mientras que si el acto no le gusta, el permiso se puede denegar y el coste puede exigirse hasta el procedimiento de apremio.

Un alcalde sectario y proetarra domina Pamplona. Hace y deshace, sin atención a la norma ni al juzgado (como ya vimos). Y todo ello con el 16% de los votos.

El resto de sus apoyos vienen de Geroa Bai, Podemos e IE. Esos tres partidos han puesto los barrotes de la jaula en la que ellos mismos están expuestos. Porque se han retratado. Han dejado claro que no les importa dejar Pamplona en manos de un sectario, y de un partido que entiende que matar a los navarros que no les gustan no es causa suficiente para estar en la cárcel.

Geroa, como su ventrílocuo el PNV, es experta en dejar que los radicales hagan el trabajo de acosar a sus rivales y al Estado. Pero a la señora Barkos se le da mal disimular sus simpatías, y se le ve la mano. Con la derogación de la ley foral de símbolos quiso facilitar que Asirón y los suyos disfrazaran Navarra de País Vasco para aumentar la crispación identitaria, y con la ley de “víctimas de abusos policiales” intentó premiar y subvencionar al entorno batasuno y a los colaboradores de ETA al tiempo que criminalizaba a las fuerzas del orden. La presidenta que dice ser moderada viene haciendo el juego a Bildu desde que asumió el puesto

A cambio, Geroa ha obtenido un gobierno foral en el que empotrar leyes y contrataciones que favorecen a la minoría de navarros que habla euskera. Para Geroa importan más los derechos de los vascohablantes que los de los demás navarros, aunque muchos navarros aún no lo hayan asumido.

Para Izquierda Ezquerra, cuesta saber qué justifica dejar sueltos a los sectarios en el gobierno foral y el de Pamplona. Los derechos del 80% de los navarros han disminuido (por debajo de los del resto de España, si eres madre reciente). Y la “emergencia social” se está tratando tan mal y con tan poco control que los abusos alimentan al populismo de derechas. Pero no importa, porque estos señores siguen reviviendo el 36 y cualquier aliado les parece bueno para echar a sus enemigos imaginarios del poder.

Para Podemos, los grandes traidores al movimiento del 15-M, no hay excusas. Han vendido el sueño de regeneración y cambio de miles de navarros por un puñado de sillones, subvenciones a sus afines, y un carril bici mal hecho. Son el ejemplo más crudo del “quítate tú para ponerme yo”, y sus escándalos en contrataciones y oposiciones (o su incompetencia) sólo se olvidan porque el despropósito que han organizado en el Parlamento foral, peleándose por el dinero del partido, es aún más obsceno. Sólo les ha faltado comprarse un chalet.

Pero aún más obsceno es que se sumen a las convocatorias de Bildu y afines para justificar agresiones como la de Alsasua, dejando claro que también para ellos no vale lo mismo el derecho de expresión de quien les cae bien y de quien no. A unos se les puede hacer callar con campanas o motosierras. A otros hay que dejarles una plaza en el centro de Pamplona y el apoyo municipal.

En resumen, la jaula de Sarasate no retrata sólo a los “periodistas” de medios subvencionados por el nacionalismo, o a los miembros de distintas organizaciones de su trama, que van a meterse en ella para lavar la imagen de los etarras. Retrata el sectarismo de Bildu y el de Asirón. Y retrata el de cada uno de los partidos que han sido capaces de apoyarle para llegar hasta aquí.

Están a la vista de todos. El que no quiera verlo, que no mire. Y el que tenga ojos, que tome nota. En las próximas elecciones no vale quedarse en casa.

Mientras tanto, los días 28 y 29, a mediodía, se reúnen los de la asociación navarra de víctimas de terrorismo de ETA junto al Parlamento de Navarra.

Miguel Cornejo, (@miguelcornejoSE) es economista y miembro de la junta de Ciudadanos Pamplona.

Artículo anterior La tercera España y los cordones sanitarios

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies