Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

31 de septiembre, fun fun fun

El consistorio pamplonés ha publicado y puesto en circulación 16 500 ejemplares (una pasta) de un extraño almanaque con 366 días sin ser bisiesto. Para ello, incorporan nueva jornada, ampliándolo a 31 septiembre. Han adelantado su lanzamiento un poco al día de los Inocentes, para que nadie crea que es una broma. Me imagino que dicha surrealista pieza editorial será gozo de coleccionistas; no hay mal que por bien no venga.

Como sé que habrá mentes malvadas que estarán pensando que ni eso hace bien este ayuntamiento, voy a sacarle la cara al sanedrín de Asirón, o asirondrín; yo solito, sin ayuda, aunque la tengan inmensa.

El primer control estacional conocido, lunar, data de hace unos 8.000 años y se halló en Escocia. Los antiguos egipcios funcionaron con otro solar para predecir las crecidas del Nilo. Julio César implantó en el 46 a.c. (708 ab Urbe condita) el suyo, poniendo un poco de orden apoyado en las averiguaciones de Sosígenes de Alejandría. Para reequilibrar los errores previos, ese año tuvo tuvo 455 días. ¡Pobres todos!, que aquí no hubo pagas extra hasta los años cuarenta (1944 se establece la de Navidad, en el 47 la de Julio).

En su origen los romanos lo empezaban con la primavera. Y aquí entra España en juego: Roma, a pesar del apoyo vascón, no estaba logrando vencer a los celtíberos de Numancia. Para mejor preparar la campaña, en el 153 d. c. se cambió el inicio de la cuenta al 1 de enero. De ahí la nomenclatura: febrero, mes de las hogueras purificadoras, februas; marzo por Marte; mayo por Maya diosa de la abundancia; junio por Juno; agosto por Octavio Augusto; otros, por su ordinal desde entonces etc.. Conviene decir que los días se citaban por la efeméride que se conmemoraba. La numeración fue aportada por los visigodos y oficializada por Carlomagno.

Y así ruló la cosa hasta que los estudios de la universidad de Salamanca, nuevamente España, dieron al papa Gregorio XIII la opción para perfeccionarlo hasta el anuario que porta su nombre, vigente en la mayoría del mundo. Realizado ese cambio, el 5 de octubre de 1582 pasó a ser 14 de ese mismo mes.

Como anécdota, aunque el 23 de abril de 1612 ocurrieron las muertes de Cervantes y Shakespeare, lo cierto es que con once amaneceres de separación. Desde Miguel Primo de Rivera se celebra el día del libro, y se escogió para él esa fecha tan simbólica; pero los ingleses no se modernizaron a la datación gregoriana hasta siglos después que el orbe hispano, en 1792, así que a los decesos de estas celebridades la contabilidad aún iba separada.

Los judíos cuentan desde la creación del mundo, que sitúan con perfección matemática hace 5779 años, en septiembre; más precisión es difícil. Los musulmanes desde la Hégira de Mahoma, cuando occidente ya iba por el 622; ergo aún se encuentran en 1396.

Y ya que es el cuatripartito responsable de este calendario ampliado, les comunico que su querida revolución bolchevique en realidad comenzó en noviembre, ya que venía con retraso; luego detuvieron el reloj los países invadidos a tal nivel que tuvieron que disparar contra la población fugitiva hacia mejores tiempos. Entre aquellos exiliados acogidos a la España de los años 50, los famosos Ladislav Kubala o Ferénk Puskás. Regreso al futuro es un ejemplo de título oximoroniano, muy apropiado para alguna formación que alaba aquel imperio soviético fracasado.

Pero he comenzado el artículo diciendo que iba a defender a los regidores de la sospecha de errata; y lo que digo, cumplo, que no resido en Moncloa. A ver: los que creéis que es una nueva metedura de pata de la coalición, ¿no se os están haciendo más largos de lo normal los años cuatripartitos e incluso los meses del Top Gum Sánchez? Pues eso.

Además, ¿quién es capaz de mandar la impresión de miles de ejemplares sin revisar? Hacerlo una vez editados es una frivolidad impropia con los impuestos puestos.

Otrosí: en el ámbito castrense siempre se dice que no es que el sueldo sea corto, sino los meses largos. Como al primer edil lo de la nómina escasa no afecta, tal vez dicha prórroga mensual sea sagaz golpe a la milicia complementario a la eliminación de la avenida del Ejército.

O una necesidad para que las ambulancias lleguen al hospital en la misma estación en que se atascaron en Pio XII, ¿qui lo sait?

Hemos visto, además, la marcada influencia española en método de contar el tiempo actual, algo que no puede satisfacer a los separatistas ni sus aliados.

Por otra parte, en las cronologías previas a César, muchos empleaban estiramientos de calendario para durar más en un cargo, que sabían en riesgo.

Ven cómo puede no ser un error, malpensados.

Jesús Javier Corpas Mauleón, historiador y escritor

Artículo anterior Cuentos del “amabilizador” iracundo

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies