Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La política como pelea de patio de colegio

En los últimas semanas, especialmente desde el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy y el consiguiente ascenso de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno, la política de este país, ya de por si paupérrima, se está deteriorando hasta límites inadmisibles.

A la pobre altura moral de los líderes de los diferentes partidos, sean estos de la derecha o de la izquierda y de sus acólitos, se le añaden ahora unos modos barriobajeros impropios de quienes representan a la ciudadanía.

Se ha ido poco a poco sustituyendo el debate político, el contraste de ideas y entre ideologías por insultos, desprecios y palabras malsonantes. La ironía propia de los políticos de antes, para la que es necesario un índice intelectual y educativo muy por encima de la media actual, ha ido desapareciendo del debate.

Ya no se observa la sutileza, o la fina forma de contradecir al oponente, de desmantelar sus argumentos con otros, porque entre otras cuestiones no se está preparado para ello.

Cuando todo esto impregna la vida pública actual se entra en la ley de la selva, en quién la tiene más larga utilizando un término machista, pero quizás el más oportuno para definirlo.

Aún repican en nuestra memoria la imágenes del patético espectáculo de un Rufián (apellido lógicamente) acostumbrado a ello. Hizo lo que le pide el guión, se aplicó con esmero a la hora de representar su papel, entre otras cosas porque probablemente no sabe hacer otra cosa y así destrozó de un plumazo la rotunda intervención de su compañero Tardá el día anterior. Éste por cierto sí que sabe.

ERC que al menos en mi opinión es un partido serio, se debate entre seguir con su política sensata y pragmática, lo que le cuesta duras críticas desde el sector independentista en el que se encuadra, o para compensar ese desgaste soltar a Rufián para que campe a sus anchas en Madrid.

Es probable que esta táctica le funcione a corto plazo, pero también que acabe desgastándoles a largo. Ya se sabe…eso clásico de la táctica y la estrategia.

Pero lo realmente lamentable en el incidente comentado es que todos y todas entraron al trapo siguiendo su juego, incluso alguno con experiencia contrastada como Borrell, por no hablar de la lamentable actitud de la Presidenta Pastor.  Esa actitud era para llamarle la atención eso nadie lo debe discutir, pero expulsarle del hemiciclo sólo debe ocurrir en casos de extrema gravedad y no es el caso.

Entre todos la mataron y ella sola se murió. La cortesía parlamentaria, el sentido común, o seny ya que el actor era catalán, brillaron por su ausencia llenando de pobreza intelectual lo que debería ser un lugar para la brillantez.

¿Cómo es posible que nadie supiera rebatirle, no con sus mismas armas llenas de bajeza y chabacanería, sino con argumentos inteligentes? ¿Cómo que nadie tuviera la habilidad de desmontarle, incluso dejarle en el mayor de los ridículos con dialéctica parlamentaria? ¿O es que quizás al igual que él no existe nadie capaz de utilizar estos mecanismos que hace apenas 30 años eran tan habituales allí?

Lo más lamentable es que la ciudadanía asiste entre atónita y decepcionada a este esperpento que se repite habitualmente en los debates parlamentarios, sin que nadie quiera o sepa cortarlo de raíz.

Malos tiempos para la lírica decía el sabio, malos tiempos para la altura de miras, para las posiciones educadas e inteligentes. Vivimos una escasez preocupante de estadistas, que actualmente se encuentran en vías de extinción y así la representación de la soberanía popular está en manos de gañanes impregnados de incultura. Con minúsculas excepciones como Iceta, Urkullu, Junqueras, o Domenech, estos últimos lamentablemente fuera de escena.

¿Dónde quedan aquellos tiempos en los que teníamos a Tierno, Camacho, Suarez, Carrillo, Herrero de Miñón, Roca, Peces Barba, González, Solé Tura, Curiel, incluso el mismo Fraga y otros muchos? Aquella época de riqueza ideológica se nos fue, probablemente para no volver porque lo que viene detrás no apunta buenas maneras.

Decepcionante……..

José Luis Úriz Iglesias, ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies