Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Plan de Entornos Escolares Seguros

Plan de Entornos Escolares Seguros

NAVARRAINFORMACION.ES

El Ayuntamiento de Pamplona va a poner en marcha, dentro del Plan de Entornos Escolares Seguros, el primer corredor escolar seguro en torno a la calle Monjardín, una avenida de 1,073 km. de extensión que concentra en sus cercanías seis centros escolares: San Ignacio, Liceo Monjardín, Sagrado Corazón, las escuelas infantiles Ninia Etxea y Kids Garden, y el colegio técnico Carlos III

En total, una población de más de 5.100 alumnos. El objetivo es intervenir físicamente en esta avenida y en sus calles adyacentes para impulsar recorridos más seguros a través de pasos de peatones elevados, aceras avanzadas o aceras elevadas continuas. La actuación se plantea sobre 18 cruces de calzada en dos fases: la primera, cuyo presupuesto se estima en 180.000 euros que correrán a cargo de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) de este año, priorizará la actuación sobre 11 pasos de cebra, mientras la segunda, cuyo impulso se asocia con los presupuestos de 2019, se centrará en los ocho restantes.

Este proyecto llega tras la experiencia piloto puesta en marcha este año en el barrio de Iturrama (180.000 euros de inversión) donde se analizaron 21 pasos peatonales y se actuó sobre 8 pasos de cebra situados en el entorno de las calles Pintor Maeztu, Pedro I e Iturrama, en las que se encuentran la Ikastola Amaiur y el Colegio Larraona. La valoración y los resultados positivos de esta experiencia en cuanto a calmado de tráfico en la zona y aumento de la seguridad de los peatones, constituyen la base de la decisión de impulsar definitivamente el Plan de Entornos Escolares Seguros con el proyecto de Monjardín.

Está previsto que las obras se liciten en las próximas semanas y su ejecución comience a principios de 2019.

Dos fases de actuación para un entorno con 25.000 vehículos al día

La propuesta analiza un total de 18 pasos de peatones en el entorno de la calle Monte Monjardín, una zona en la que circulan diariamente alrededor de 25.000 vehículos, que contiene vías con hasta cuatro carriles con mediana, y donde se localizan hasta seis centros escolares. En los últimos seis años se han registrado en la zona 15 atropellos.

En esta zona se distinguen tres tipos de vías: las vías principales, que comunican, bordean y dan servicios (villavesas, autobuses y comercios); las vías que se usan fundamentalmente para la circulación interna de las manzanas; y las vías de bolsas de estacionamiento, calles sin salida o con muy poco tráfico. El informe que sustenta la propuesta municipal se decanta por actuaciones diferentes para cada tipología de vía, y buscan incidir en la velocidad, que es la que marca la gravedad de las lesiones y en la visibilidad. Además, si la zona se encuentra cerca de un centro escolar o similar, se le dará un plus de señalización, tanto horizontal como vertical, y de iluminación.

El plan de actuación se idea en dos fases. En la primera se plantea actuar en 11 pasos de cebra situados en las cercanías de los centros escolares para garantizar el calmado del tráfico, limitar las afecciones ambientales y ampliar el radio de visión. La segunda fase, centrada en los siete pasos que interconectan los ámbitos de seguridad de los centros escolares darán homogeneidad a todo el corredor y ampliarán su radio de acción.

Tres tipos de intervenciones según la tipología de calle

Para las vías principales se proponen pasos de peatones elevados. Este sería el caso de ocho pasos de peatones situados en la calle Monjardín, en las proximidades de las rotondas y de los centros escolares. La rampa de subida y bajada será lo suficientemente pronunciada para que sea necesario reducir la velocidad para pasar de manera cómoda (forma trapezoidal). La plataforma  rampa se realizarán con asfalto preimpreso que incluya el color rojo. Además, en los tres pasos de peatones más próximos a los colegios, se reforzará con señal horizontal de color blanco y señal vertical.

En las vías de circulación interna dentro del barrio la opción propuesta son las aceras avanzadas, es decir, ampliar la superficie de la acera en los pasos de peatones, estrechando el espacio para el tránsito de los coches hasta una anchura de aproximadamente 3 metros por carril, haciendo así que el paso de peatones sea más corto. Estas aceras adelantadas podrán combinarse con pasos de peatones elevados en caso de que la acera esté lo suficientemente elevada como para permitir hacer una rampa que sea un obstáculo.

Esta modalidad se aplicará en 8 pasos de peatones. En estos casos, si hay plazas de estacionamiento inmediatas al paso de peatones, se prolongará la acera retirando espacio de estacionamiento para mejorar la visibilidad. En ese espacio se propone la colocación de mobiliario urbano (bancos, árboles, aparca bicis, etc.) de manera que el peatón se vea obligado a cruzar correctamente por el paso de peatones.

En el tercer tipo de vías, los pasos de peatones en bolsas de estacionamiento, calles sin salida, aparcamientos o vías con muy poco tráfico, se propone intervenir con aceras elevadas continuas. Es decir, la línea a seguir será una prolongación de la acera, que discurra de manera que evite rodeos innecesarios. El acabado dejará marcado el espacio por donde pasan los vehículos, reduciendo la anchura del rebaje. Este es el caso de dos de los pasos de peatones, ambos en la calle Aoiz.

La experiencia piloto: Itinerarios seguros en Iturrama y actuaciones en Milagrosa

La intervención en la zona de Monjardín se realiza tras la experiencia piloto iniciada en 2017 en el barrio de Iturrama, donde se están modificando 8 pasos de peatones en el entorno de la Ikastola Amaiur y el Colegio Larraona. Además, se han acometido reformas en pasos de peatones del barrio de la Milagrosa por sus bajos índices de seguridad (6 pasos) y en un paso peatonal en la Rochapea, junto al colegio Patxi Larrainzar. En total, esta experiencia piloto ha servido para establecer los modelos de intervención para mejorar la seguridad en los pasos de peatones y ha supuesto la adecuación de un total de 15 pasos. Las obras se adjudicaron por un importe de 178.000 euros.

El objetivo global que persigue el Ayuntamiento de Pamplona es el de potenciar los desplazamientos peatonales, habilitando itinerarios seguros y agradables donde la calle y las aceras recuperen un papel protagonista en la movilidad. Para avanzar en esta estrategia de movilidad y mejora de la seguridad, el Ayuntamiento de Pamplona inició en 2017 y continua en la actualidad un estudio de los más de 3.000 pasos peatonales existentes en la ciudad con el objetivo de obtener un inventario que permita, de manera sintética y concisa, categorizar estos pasos en función de su seguridad y señalar las posibles soluciones de intervención.

Este estudio prioriza en sus primeras fases los pasos situados en los entornos escolares, como son el caso de Iturrama y Monjardín, relacionándolos además con análisis de caminabilidad, es decir, rutas seguras. Y mientras se proyectan e impulsan actuaciones integrales en el resto de entornos, la propuesta que está encima de la mesa y está valorando el Ayuntamiento es la de llevar a cabo una actuación provisional en todos los pasos cercanos a centros escolares: eliminar las plazas de aparcamiento anterior y posterior a cada uno de ellos.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies