Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Messner y Wielicki: El alpinismo es el arte de sufrir, no turismo de sendero

El italiano Reinhold Messner y el polaco Krzysztof Wielicki, Premio Princesa de Asturias de los Deportes, han subrayado este jueves que el alpinismo es el «arte de sufrir», no la práctica del senderismo que se realiza ahora con expediciones turísticas por pistas preparadas «para ricos» que usan el mito de este deporte para exhibirse.

Estas dos leyendas del alpinismo han ofrecido hoy una rueda de prensa en Oviedo, la víspera de recibir el galardón, en la que han señalado que el alpinismo es más que lograr subir a una cumbre para aparecer en los medios de comunicación, más un movimiento cultural que un deporte y una forma de vida que implica vivir la montaña, escalarla y compartirla con los demás mediante conferencias.

«El alpinismo es una actividad que no tiene que ver con los Juegos Olímpicos, donde hay mucho dinero», ha aseverado Messner, leyenda viva del alpinismo que hace cuarenta años hizo la primera ascensión sin oxígeno al Everest antes de culminar en 1986 la conquista de los catorce ochomiles del planeta.

El alpinista italiano ha resaltado que «por fin» se haya reconocido el mérito de Wielicki, que representa al alpinismo polaco de los años ochenta. «Se dice que tú eres la leyenda, escalaste los grandes montes del Himalaya de forma nueva», ha contestado Wielicki, que fue el quinto hombre en ascender los catorce ochomiles y el primero en llegar en invierno, además de a la cima de la montaña más alta del mundo, a las del Kagchenjunga y el Lhotse.

El alpinista polaco, divulgador de los valores del alpinismo, ha apuntado que él y sus compañeros querían realizar una gesta, entrar en la historia con una hazaña que fuera recordada, y que por ello dejaron su profesiones y se embarcaron en la aventura de subir las cumbres más altas en invierno.

El alpinismo para Wilelicki se ha de practicar cuando nieva y hace viento. «Es una pasión, una adición, una forma de cruzar la línea roja» para saber qué riesgo es uno capaz de afrontar. «Es una sensación muy potente», ha apuntado Messner, que ha recalcado que, con su forma de escalar, uno se juega la vida y va en contra el espíritu de supervivencia mientras que en el alpinismo actual se realiza en pistas preparadas a las que se llega en helicóptero y con un montón de sherpas que te llevan las mochilas.

A los nuevos alpinistas les han pedido que afronten sus retos buscando su propia motivación «con humildad» y que intenten conseguirlos despacio, subiendo primero montañas más pequeñas para luego afrontar los ochomiles aunque ha lamentado que ahora, aunque hay alpinistas «muchos más fuertes» que antes, también hay otros a los que no les gusta sufrir «sino llegar a las cumbres». EFE

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies