Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La protuberancia

Si surgiera también por la espalda, algunas personas se enclaustrarían en un paréntesis perpetuo. Cuando se desmanda, simula una campana de Gauss entre vientre y pecho; según menguan los habitantes de este, crecen los de aquel. Cuando expande por el sillón presidencial, logra abolir el programa opositor antes del gallo más tempranero. Record para Sánchez, quizá por lo de Pedro: previo al cacareo, sepultó sus tres principales promesas, que eran suprimir la reforma laboral, publicar la lista de los grandes morosos con el erario, y convocar elecciones. Luego, tras conseguir que todas las mafias desviasen el tráfico masivo de personas hacia España —desde Bangladesh a Senegal, informa la Guardia Civil— y quintuplicar las entradas irregulares, aplica las devoluciones en caliente que tanto atacó. Por no hablar del sainete de las bombas que él vendió a Arabia Saudí para su guerra en Yemen; es el mandatario Yenka. De todo ello intenta despistar a sus votantes a través de la socorrida cortina de humo «Francisco Franco», al más puro estilo ZP.

La postura de sentado la pronuncia. Eso, sumado a la chaquetilla rígida ha dado fama boteriana a los picadores, que para nada son más gruesos que otros gremios, ni falsos como los que he citado antes.

Frente a esta gente, (los presis, no los varilargueros), «hay que hacer de tripas corazón», dicen, en expresión que nunca entendí. Siempre me pareció el estómago contrapuesto al corazón igual que el culo del toro está en las antípodas de su cornamenta. Cierto que las asuntos se deciden a cada paso más lejos de los que las sufren y pagan. Al contrario de acercar las instituciones al pueblo, las multiplican, encarecen y distancian.

Característica de bastantes vientres es que se camuflan, como la facial dureza marmórea. El de algunos, cuando pasa una garrida dama, se trueca por un amoratamiento del rostro; como un pudor violáceo. En cambio, los carotas ya ni se sonrojan cuando mienten. Y es que por el granito no corre sangre.

Un ejemplo: estos días tenemos a Felipe dándose incienso por facilitar algunos documentos que ha seleccionado para su posible lectura, cuando él impidió a toda costa desclasificar los papeles del CESID como todo lo que tenía que ver con el GAL, el 23 F o varios líos crematísticos. Hasta hizo que Juan Carlos impusiera a Aznar un cancerbero, Eduardo, para evitar indiscreciones bajo las abultadas alfombras de Defensa tras el relevo de gobierno.

En tiempos, los milites no solían portar montañita abdominal. Rara entre los caballeros, era algo más habitual entre reyes: la de Enrique VIII llegó a célebre.

Hubo significativas: la de Jesús Gil en una bañera rodado de señoritas fue la señal de la cutréz que comenzaba a corromper las televisiones. La cosa iría a más; lo de la caspa, digo. Ahora anega varias, incluidas la que denominan «servicio público» y pagamos todos, ahora centro oficial de propaganda.

Las panzas de Narcis Serra y Felipe González, en bañador sobre embarcaciones de recreo, resultaron un respaldo para aquellas palabras del superministro Solchaga de que con su gobierno se hacía fortuna muy rápido. Una muestra del progreso: el de ellos. Sin embargo, la carabela de la Universal sevillana naufragaba en su botadura; un símbolo.

En las fechas, se comentó una corriente ideológica denominada Lubinamismo. Me explico:

Llegaban con hambre de poder, así que, aposentados en cargos, plantaron campamento fijo en los restaurantes más caros. Allí, ante un ¿qué desea el señor? contestaban, «yo, lubina mismo». Lo que a priori parece alimento poco calórico, por lo que le seguían copiosos manjares.

Corrían aquellos años del pelotazo, los mangoneos de la Expo, la Olimpiada y el regalo de empresas públicas a los colegas. De los fundadores del Partido Socialista de Navarra, unos lo abandonaron por problemas de conciencia, en tanto los demás fueron condenados por corrupción excepto uno, fallecido sin juicio.

Los separatistas andan bien de ambas cosas, grasas y aprovechateguis. Disculpen, ¡ya me he pasado! Corrijo: aprobetxateguis. (Laporta, con sus prietas camisetillas horteras, demostró que carecía de complejos y de consejos). Su férreo control de los medios de comunicación impide que sus súbditos lo conozcan.

Humillada la cerviz ante la colonización anglosajona, se impuso la moda gym, running etcétera, de manera que los jetazales ahora lucen más esbeltos. Resulta evidente que, en la famiglia Pujol, el padre es más redondo que sus vástagos.

Los de incipiente bultito, Almodóvar, Bardén, Bose u otras cejas, lograron que les bajen el IVA a sus pingües negocios hasta el superreducido, así pueden ingresar más en sus SICAV a fin de esquivar a Hacienda; que paguen tipo alto ancianos, funcionarios, empleados y autónomos.

En tanto, Monedero e Iglesias cuelan sus magnos lucros, además entre frases que van por camino opuesto a su actuación o sus logros materiales. E incluso se juntan con PSOE, P de Cat -CIU, PNV, ahítos de sumarios y condenas, «para luchar por la regeneración de la política». Con dos…

Esto demuestra que la ampliación simbólica del archivo mondonguero puede ser invisible. Aunque a los sacamantecas se les suela decir panceros, es ajeno a la cuestión física. No iba contra ellos el brutal «tiros a la barriga» de Manuel Azaña.

Suspense tuvo la curva de Alfred Hitchcock, mientras que el bombo de Manolo es una tripa sonora. Las hay de buenas nuevas, porque dentro acunan vida humana. Y cerveceras; un clásico entre los que se proclaman «aficionados al deporte», sin especificar que su gusto consiste en contemplarlo sentados con provisión de bebida y viandas.

Y conste para la posteridad que servidor, en lo del cúmulo liposo, habla de oídas. También que hogaño, por encima de los Quijotes, medran los «Sánchez Panzas».

Jesús Javier Corpas Mauleón, escritor y empresario

Artículo anterior Sánchez, 25 años

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies