Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Barreras artificiales

Ruego paciencia. El artículo de hoy empieza indigesto, pero luego mejora.

El libre comercio y libre movimiento de personas a través de las fronteras es el “ingrediente secreto” de la prosperidad de la Unión Europea. Beneficia a casi todos. Hace más fácil acceder a bienes y servicios (con lo que bajan los precios) porque hace más fácil acceder a los mercados (con lo que las empresas pueden crecer). Aumenta la competencia y con ella la calidad de lo que se ofrece. Y donde hay más movimiento económico, hay más impuestos que cobrar.

Es una demostración práctica de que la economía no es un juego de “suma cero”, en la que si a unos les va bien a otros les tiene que ir mal. Cuanto más gana el otro, más tiene para pagarte. Esto no es la Edad Media: el dinero circula, y cuantas más veces circule, más bienes acabamos teniendo todos.

Por eso, participar en mercados grandes es bueno, y encerrarse es malo. Por eso la “autarquía” franquista fue un fracaso y su “desarrollismo” un éxito, sobre todo en Navarra. Por eso el crecimiento económico español (o el británico) se disparan con cada paso de integración en la Unión Europea. No es por las subvenciones, es por el libre comercio.

La libre circulación de personas funciona casi igual. Cada europeo (que hable los idiomas principales) tiene oportunidades de trabajo en 28 países. Cuando falta el empleo en un sitio, es probable que siga fuerte en otro. Los mejores tienen la posibilidad de juntarse y crear cosas que no podrían hacerse con el talento de un solo sitio (véase el CIMA de Pamplona), y los menos demandados en su tierra pueden encontrar oportunidades (véase médicos, o fontaneros, durante la crisis). Cada puesto de trabajo puede cubrirse no con el mejor de la zona sino con el mejor de 28 países, si la oferta está a la altura.

Cuando alguien quiere romper un mercado, suele ser para proteger a un grupo al que no le iría tan bien en condiciones de competencia normal. Por eso se llama “proteccionismo”.

En Navarra tenemos un gobierno proteccionista. En una de las regiones más exportadoras y más integradas de España, tenemos un gobierno que intenta reservar mercado (sobre todo laboral) a un grupo concreto y minoritario. Tan minoritario que la mayor parte de los que se benefician de ese proteccionismo vienen siendo de fuera de Navarra (Guipúzcoa concretamente).

El proteccionismo en Navarra alcanza al sector público y al privado, y va más alla del terreno económico, con inversiones en cultura y educación que no se justifican por el bien común sino por el fomento de este colectivo. Pero dejemos el “nacionalismo como industria” a un lado y fijémonos en lo que está haciendo con las contrataciones públicas.

Hoy, en Navarra, se están generando ofertas de empleo público que con demasiada frecuencia pretenden exigir euskera aunque no sea necesario. Como en el caso de Berrioplano, donde el TAN ha dictaminado que la oferta es ilegal, eso permite que sólo unos pocos puedan optar a trabajos clave en el municipio. Eso perjudica al consistorio, que se ve obligado a elegir entre una cantidad mucho más reducida de candidatos que si hubiera cumplido la ley. Perjudica a los ciudadanos, que cargarán con un funcionario mucho menos cualificado que si la oferta hubiera estado abierta a todos (algo que es menos crítico con un interventor que con un cirujano, pero también importa… y ya se está haciendo con los cirujanos en Baleares). Perjudica al 85% de los navarros que no saben euskera (más, realmente) y que tienen perfecto derecho a optar a cualquier puesto en la administración que pagan.

Hoy, en Navarra se está usando el euskera para filtrar ascensos en la administración, de modo más o menos abierto y legal (los mandos “interinos” nombrados a dedo con frecuencia siguen ahí muchos años). Algo que, de nuevo, no sólo no está justificado por las necesidades del cargo sino que perjudica a la administración, a los administrados y al resto de los funcionarios.

Hoy, en Navarra, se quiere extender la excusa para esta preferencia basada en el idioma a toda la comunidad foral y no sólo a las áreas donde ya está privilegiado.

El euskera se está usando como barrera artificial para crear un incentivo económico, un “premio”, a quien esté dispuesto a pasar por el aro de intentar asimilarse a la “cultura” vasca. Un premio que pagamos todos los navarros, vascoparlantes o no, gracias a un gobierno abertzale y a sus apoyos de Podemos e IE. Por sus propias razones electorales, que no por el bienestar de los navarros.

Como ya he argumentado en estas páginas, invocar el “derecho a ser atendido por la administración en la lengua cooficial” tiene que tener límites. No puede garantizarse más allá de lo lógico y lo económicamente eficiente, porque también tenemos otros derechos que dejan de ser atendidos cuando ponemos la lengua como filtro.

Hablar lenguas cooficiales puede ser un mérito, y habrá sin duda puestos que lo necesiten (profesores de la lengua, por ejemplo) pero exigirlas, o valorarlas desproporcionadamente en las convocatorias de empleo y ascenso, como se está haciendo ahora en Navarra, no sólo es con frecuencia ilegal (como indica el TAN) sino que perjudica a los administrados e infringe los derechos de los que no las hablan. No sólo los de un navarro para trabajar en su tierra, sino también los que tiene para trabajar en Cataluña, Baleares, Valencia, Galicia… e incluso País Vasco, donde tampoco deberían poder exigirse.

Domesticar la maquinaria nacionalista de protección económica basada en el idioma puede costar mucho esfuerzo, pero hay que intentarlo. El efecto en justicia social, libertad y hasta efectividad de las administraciones merecería la pena.

Miguel Cornejo (@miguelcornejoSE) es economista y miembro de la junta directiva de Ciudadanos Navarra.

Artículo anterior Aquí y ahora

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies